Miércoles 23/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La psicosis generada por el accidente de Spanair está provocando estrés añadido en las tripulaciones, problemas de seguridad y decisiones erróneas de los pilotos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La denuncia proviene de comandantes e inspectores de vuelos veteranos. La psicosis generada entre los pasajeros tras el accidente de Barajas está aumentando el estrés de los pilotos, que en los últimos días han tomado decisiones desacertadas, incorrectas y muy poco habituales.

El accidente de Spanair producido hace unas semanas en Barajas sigue en la cabeza de los pasajeros y está provocando algunos problemas de seguridad. Tanto pilotos como azafatas están siendo sometidos a una gran presión mediática, familiar y por parte del pasaje, que está provocando que los comandantes se estén precipitando hasta tomar decisiones erróneas.

El Confidencial Digital ha podido recoger el testimonio de primera mano de varios comandantes de líneas aéreas en activo e inspectores que supervisan a los aviones. De forma sintética, su explicación es la siguiente:

-- El pasaje se interesa ahora por cualquier anomalía que ven en el avión, contribuyendo a aumentar la presión sobre los pilotos. Esto aumenta el riesgo durante el vuelo. Un ejemplo: las azafatas de un vuelo de una de las compañías más importantes del país fueron sometidas recientemente a innumerables preguntas de los pasajeros cuando vieron desde la terminal cómo se descapotaba el motor de la aeronave para echarle aceite, una acción rutinaria.

-- Hay que tener en cuenta que estamos ante una de las profesiones con mayor presión. Según informes recientes, el trabajo de piloto es la segunda actividad con más estrés, tan sólo por detrás de los mineros.

-- La tensión ha llegado hasta tal punto que cualquier vuelo es ahora desviado. Las ‘rebeliones’ de los pasajeros también son frecuentes. En las primeras horas, tras el trágico suceso de Barajas hasta seis  vuelos de Spanair decidieron aterrizar en aeropuertos alternativos por pequeños problemas, sucesos que antes del accidente, en ningún caso, hubieran provocado esas desviaciones.

-- Además, al haberse creado una psicosis entre los pasajeros, el comandante se siente en la obligación de informar de los pequeños incidentes que, en vez de calmar la situación, contribuyen a aumentar el pánico de los viajeros.

-- Hay que recordar –explican los pilotos más veteranos- que un avión puede volar, sin vulnerar la seguridad del vuelo, con cualquier elemento que no esté operativo o que falte y se encuentre en la Lista de Equipamiento Mínimo (MEL).

Varios ejemplos gráficos. Según el MEL, un avión puede despegar aunque no tenga operativo alguno de estos elementos: la válvula antihielo, las luces del plano, el piloto automático, la calefacción de los cristales del piloto, el radioaltímetro, el radar meteorológico, un baño de la cabina, el sistema de audio del avión (siempre y cuando haya un modo de comunicarse con el pasaje) o el radar que avisa de los pasos a seguir en caso de encontrarse de frente con otro avión.

-- Además, el piloto recibe antes de cada vuelo la lista DDL, donde está reflejado el estado del avión, los sistemas que no se encuentran operativos y los días en los que la compañía debe solucionar el percance.

-- Pero hay más. Si algún elemento falla durante el vuelo no se utiliza la MEL sino la QRH (Quick reference handbook), donde se explica cómo hay que proceder en ese caso. Por ejemplo, si falla la llamada ‘hidraulic pump low preassure’ se estipula que sólo hay que quitar el interruptor para que este mecanismo no dé más problemas pues hay otras tres válvulas operativas. En el momento en el que el avión aterriza, entonces sí, se vuelve a tomar como referencia la MEL, donde por cierto se explica que sin esa válvula el avión no puede despegar.

-- Con todo ello, se quiere dejar claro el estricto control existente y cómo algunos procedimientos se están sacando de quicio… hasta poner en peligro la seguridad de los pasajeros.

-- La actuación de la prensa, poco precisa y sensacionalista en muchos casos, no está ayudando nada a los profesionales y al pasaje, concluyen los expertos consultados.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··