Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

A diferencia del Popular, esta vez ha detectado actuaciones irregulares

La CNMV frenó el ataque a Liberbank porque vio riesgo de contagio en Sabadell, Bankinter y BMN

Ha identificado a varios fondos de inversión que realizaron “ventas en corto al descubierto”. Impondrá multas económicas a los infractores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La CNMV ha decidido prohibir las ventas a corto de Liberbank. Una medida que se negó a adoptar hace una semana con el Banco Popular. ¿Por qué? La decisión viene forzada por la urgencia en frenar un ataque especulativo que amenazaba al resto de la banca mediana en España.

Cajero de Liberbank. Cajero de Liberbank.

La prohibición de las ventas a corto de Liberbank se produce después de que las acciones del banco hayan encadenado diez jornadas consecutivas de fuertes caídas. Su valor en Bolsa se ha reducido casi a la mitad.

Hay que recordar que las autoridades bursátiles de España, Francia, Italia y Bélgica prohibieron temporalmente en 2011 las operaciones a corto.

El veto se limitó entonces a determinados bancos para protegerlos también de los ataques de los inversores, que estaban lastrando su cotización y, al mismo tiempo, arrastrando al conjunto de las bolsas a una espiral bajista que encendió las alarmas.

La última vez que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tomó una decisión similar fue en julio de 2012. La prima de riesgo se disparó hasta los 640 puntos tras el rescate de la banca española. Decidió prohibir las ventas en corto para toda la Bolsa española hasta el 31 de enero de 2013.

La CNMV se negó a intervenir en el Popular

    Se trata, por tanto, de una medida excepcional. Desde entonces, no había considerado necesario adoptar esta restricción. Había dado por superadas las turbulencias sobre la deuda española tras los peores años de la crisis económica.

    Un dato relevante, tal y cómo se contó en ECD, es que la propia CNMV se negó a prohibir las ventas a corto, que estaban lastrando el valor del Popular hasta hace una semana. Lo pidieron los consejeros pero el regulador no aceptó. ¿Qué ha cambiado?

    Riesgo de contagio a otros bancos medianos

    Ahora, el escenario que tenía la CNMV encima de la mesa escondía un riesgo sistémico para la banca mediana en España. Puso el foco en tres entidades: Sabadell, Bankinter y Banco Mare Nostrum (BMN).

    Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de la situación, el Banco de España alertó al regulador de que había comenzado a constatar el nerviosismo que ha provocado entre los clientes y accionistas de estos tres bancos lo ocurrido con el Popular.

    Valoró en ese momento que existía “riesgo importante de un efecto contagio de la situación de volatilidad a estas entidades”. No había encontrado tampoco razones en la situación de Liberbank que justificasen las caídas. Por tanto, el traslado del desplome al resto de la banca mediana era cuestión de días. La prioridad se centró en frenar el ataque especulativo a Liberbank para impedir un contagio a Sabadell, Bankinter y BMN.

    Así las cosas, la decisión de prohibir las ventas a corto de Liberbank ha tratado de evitar una crisis bancaria en cadena. Se ha creado un “cortafuegos” para que el conjunto de la banca mediana no se viera afectada. En la CNMV se tuvo en cuenta que volvía a estar en juego la imagen internacional de España como país que ha encarrilado su economía.

    Además, sin un comprador claro, el Gobierno no estaba dispuesto a alargar ni un día más el desplome de Liberbank. El precio a pagar era demasiado elevado: se arriesgaba a tener que enfrentarse a un rescate urgente que sí requiriese esta vez de ayudas públicas.

    En la crisis del Popular, los esfuerzos del Gobierno se centraron en que la solución se cerrara rápido a través de la compra por otro banco.

    Pero ese escenario resulta complicado en el caso de Liberbank. Por ahora, el Banco de España ha constatado que no existe interés por parte de las grandes entidades españolas en su adquisición.

    Detrás de las ventas en corto al descubierto

    Pero hay otra razón de fondo de gran calado que ha motivado esta actuación de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

    Según las fuentes conocedoras del proceso, consultadas por ECD, el regulador comenzó el pasado jueves a seguir los movimientos de varios fondos de inversión. Identificó que algunos de ellos estaban llevando a cabo actuaciones irregulares con las acciones del banco. Unos comportamientos que no había detectado en los ataques bajistas al Popular.

    Se centró en aquellos operadores que realizan “ventas en corto al descubierto” (los llamados ‘naked short selling’, en inglés).

    La mecánica de estos operadores consiste en vender títulos que no son propiedad del inversor, sino que se toman prestados (uno actúa “al descubierto”). Se actúa en plazos cortos de tiempo, apostando que van a bajar para después recomprarlos, devolver el préstamo y embolsarse la ganancia.

    Si un título vale 100 euros y el inversor cree que va a bajar, por ejemplo a 80 euros, vende el título y, cuando efectivamente baja, lo recompra, lo devuelve y se embolsa la plusvalía, en este caso 20 euros. El efecto inmediato de este modo de proceder es que se favorecen las ventas y el valor se va desplomando en bolsa

    El “naked short selling” está prohibido

    Sin embargo, la normativa española prohíbe taxativamente vender títulos que hayan sido tomados prestados previamente. Se considera una infracción grave tipificada en el artículo 100, letra e), de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores. Por ello, el organismo impondrá multas económicas a estos especuladores en las próximas semanas.

    Entiende que el desplome deja en inferioridad de condiciones a los pequeños accionistas, que no pueden vender y se encuentran con fuertes pérdidas que, además, van creciendo paulatinamente.

    Desde 2010, la CNMV exige que le comuniquen toda posición corta sobre cualquier valor cotizado español que supere el 0,2% del capital social (aunque no se dan a conocer al mercado) y hace públicas las inversiones bajistas que excedan del 0,5% del capital.


    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·
    ·Publicidad·