Jueves 17/08/2017. Actualizado 13:34h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Cinco días después de la consulta independentista

Comunicación interna de Codorníu a sus empleados: “No tenemos nada que ver con el buzoneo del 9-N”

La familia de los dueños de Unipost y de la empresa de cavas solicita que se traslade el mensaje a todos sus clientes para evitar un boicot del resto de España en Navidad. Vea la carta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Codorníu no está dispuesto a que se le relacione con la consulta independentista en Cataluña. Y menos en vísperas de la campaña de Navidad, la de mayor consumo de cava en España. Envía un comunicado a sus empleados para que lo difundan entre sus clientes. Busca desmarcarse del reparto de propanganda que realizó Unipost, empresa vinculada a los dueños de la compañía de espumosos.

Buzoneo para el 9-N. Buzoneo para el 9-N.

Según la comunicación interna que ha distribuido la dirección de la compañía entre sus empleados, a la que ha tenido acceso El Confidencial Digital, Codorníu deja claro que no ha pagado la propaganda del 9-N y que es completamente ajeno a las actividades emprendidas por la empresa de mensajería Unipost.

En la misiva también se solicita a los trabajadores que difundan este mensaje, especialmente entre sus clientes. En la cúpula de la empresa no se pasa por alto que las consecuencias de un boicot del resto de España por este malentendido, en vísperas de la campaña de Navidad que es la de mayor consumo de cava del año, serían demoledoras.

Fuentes de Codorníu consultadas por ECD aseguran que esta reacción responde a una campaña de boicot que la empresa ha detectado que se estaba propagando por las redes sociales. Insisten en que “Codorníu y Unipost son dos compañias totalmente distintas”. Explican también que el comunicado se realiza para disipar las posibles dudas que hayan podido surgir entre los trabajadores.

Pero lo cierto es que Unipost, cuyos accionistas mayoritarios pertenecen a la familia Raventós -una de las más prominentes de la alta burguesía catalana y a su vez dueña de los cavas Codorniú-, se encargó de distribuir buzón por buzón la propaganda electoral para la consulta independentista del 9-N en Cataluña.

El presidente de la empresa es Anton Raventós, un histórico de Codorniú, a cuya cúpula perteneció durante tres décadas. Fue director de producción de la firma de cavas hasta 2009. El director general de Unipost, Pablo Raventós, es por su parte primo de la presidenta de Codorniú, María del Mar Raventós.

La empresa pública del Estado Correos -adjudicataria del contrato de servicios postales de la Generalitat- había comunicado unos días antes al Gobierno de Artur Mas, tal y como adelantó ECD, que “por imposibilidad técnica, logística y operativa” no podría llevar a cabo el encargo que el Ejecutivo catalán le había trasladado por escrito: que repartiera 5,5 millones de envíos por todo el territorio de Cataluña.

Vea la comunicación interna que ha enviado a la plantilla el consejero delegado del Grupo Codorníu, Javier Pagés:

Comunicado interno de Codorníu a sus empleados. Comunicado interno de Codorníu a sus empleados.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·