Miércoles 18/01/2017. Actualizado 12:40h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Solo quedan 16.000 millones en el Fondo de Reserva

De Guindos cerrará con Goldman Sachs y Blackrock la solución al agujero de las pensiones

Aprovechará el Foro de Davos para reunirse con ejecutivos de ambos fondos de inversión. Les pedirá que compren deuda para garantizar el pago de las próximas extras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El próximo mes de julio. Este será el momento en el que el Fondo de Reserva de la Seguridad Social no podrá hacer frente al abono de las pagas extras de las pensiones. Por ello, el Gobierno –que es consciente de lo alarmante de esta situación- se dispone a acometer cuantiosas emisiones de deuda pública con las que garantizar el pago.

Luis De Guindos durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Las pensiones se abonan, en teoría, con las cuotas de la Seguridad Social. Pero como resultan insuficientes debido a la caída de la recaudación y al incremento del número de pensionistas (y a que las personas que ahora se jubilan cobran más de pensión), el Gobierno ha tenido que ir retirando periódicamente diversas cantidades del Fondo de Reserva, es decir, de la conocida como “hucha de las pensiones”.

Las disposiciones realizadas hasta la fecha alcanzan los 66.401 millones de euros en diciembre, con lo que solo quedan 16.109 millones en el fondo. Con estos datos, el Gobierno admite que si no se hace nada existe una “elevada probabilidad” de que se agote en 2017.

El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, afirmó a finales de diciembre que si el Fondo de Reserva se agotase, el Tesoro emitiría deuda para financiar las pensiones. Esta semana, la secretaria general de Política Financiera, Emma Navarro, apuntó que no hay que dar “por descontado” que el Fondo de Reserva vaya a agotarse este año.

Y añadió que, en caso necesario, el Tesoro servirá de garantía para que se puedan pagar las pensiones, en especial las extras de julio y diciembre, que son las que han obligado al Gobierno a sacar dinero de este fondo en los últimos años.

Después, tal y cómo se contó en ECD, el Gobierno tiene un plan para no vaciar la hucha. Ese proyecto que pasa, entre otras cosas, por costear las pensiones a través de créditos del Estado a la Seguridad Social.

Garantizar que Goldman Sachs y Blackrock compren deuda

Ante esta situación, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas a Economía, el ministro De Guindos aprovechará su presencia en el Foro Económico Mundial de Davos, que se celebrará en la ciudad suiza la próxima semana, para reunirse con altos ejecutivos de Goldman Sachs y Blackrock.

Ha cerrado reuniones con representantes de ambos fondos de inversión. El objetivo es pedirles un esfuerzo en las compras de deuda pública española, en las próximas subastas del Tesoro, con las que garantizar el pago de las extras de los más de 9 millones de pensionistas.

Con estas emisiones de deuda extraordinarias, para las que el Ejecutivo articulará las actuaciones legislativas necesarias en los próximos meses, De Guindos pretende dar una solución definitiva al agujero de las pensiones, que asegure el abono de estas pagas más allá de 2017.

Se necesita un pacto para el pago de las próximas extras...

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social se constituyó para tener un remanente de dinero con el que pagar las pensiones contributivas en caso de necesidad, por ejemplo, en períodos de crisis.

Para evitar que se quedara a cero o que se usara de golpe, se estableció un límite. Sólo se puede utilizar el equivalente al 3% del gasto anual destinado a la financiación de las pensiones contributivas y de su gestión, es decir, alrededor de 3.000 millones al año.

Ante esa circunstancia, el Gobierno de Rajoy decidió en 2012 dejar en suspenso esta norma y hasta ahora, la mayoría absoluta del PP en el Congreso le ha permitido saltarse este tope desde entonces.

Pero el límite del 3% volverá a aplicarse cuando entren en vigor los nuevos Presupuestos para 2017. Por tanto, el problema que se avecina al Gobierno con las pensiones es que ahora necesita una mayoría parlamentaria que le “autorice” a ampliar esta medida más allá de la próxima primavera.

De esta manera, el pago más inminente de la extra del próximo verano depende, a día de hoy, de las negociaciones del PP con el resto de grupos en el Congreso, en busca de esa mayoría.

La última vez que se recurrió a la “hucha de las pensiones” fue el pasado mes de noviembre, cuando Empleo utilizó 9.500 millones para hacer frente a la doble paga de diciembre: la ordinaria y la extra.

y al Gobierno se le acaba el tiempo para negociar

El horizonte que se presenta para el Gobierno a corto plazo es incierto. Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que el PP ya ha comenzado a negociar la prórroga con PSOE, Ciudadanos y PNV. No pasa por alto que dispone de apenas cinco meses para sacarla adelante. De ahí que deba ser consensuada con urgencia.

Después de que el Gobierno utilizara “la hucha” para abonar la extra de diciembre y las retenciones por IRPF, el saldo actual ronda los 16.000 millones, esto es, un 25% de lo que el PP encontró cuando llegó a La Moncloa en 2011.

El PSOE está decidido a votar, en la Comisión del Pacto de Toledo, en contra de que el Ejecutivo pueda disponer más allá de ese 3% anual que establece el funcionamiento del propio Fondo de Reserva.

Además, a día de hoy, los socialistas aseguran contar también con el apoyo a esta posición del PNV y del Partido Demócrata Catalán (antigua Convergencia), por lo que el PP se encuentra en minoría en el Parlamento,. Se ha quedado solo con Ciudadanos y Coalición Canaria para dejar sin efecto esa limitación.

Por ello, el Ejecutivo ya ha planteado la necesidad de convocar un nuevo Pacto de Toledo para que los partidos decidan, como en otros países europeos, que la caja de los impuestos aporte ingresos al sistema y que se reduzcan prestaciones no contributivas, para así asegurar su viabilidad.