Judicial

Un juzgado investigará a Bankinter por una estafa piramidal a familias del barrio de Salamanca

La Audiencia de Madrid ordena al juez que esclarezca la responsabilidad del banco sobre la actuación fraudulenta de un agente acusado de estafar más de 25 millones de euros

La Audiencia Provincial de Madrid ha solicitado al juez Ángel José Lera Carrascoso que esclarezca la responsabilidad de Bankinter en una estafa piramidal que presuntamente llevó a cabo un agente del banco durante años a familias del madrileño barrio de Salamanca. En un auto, al que ha tenido acceso Confidencial Digital, el tribunal solicita que se abran nuevas diligencias para determinar hasta qué punto la entidad bancaria conocía la estafa que, según ha reconocido, rondaría entre los 25,8 y 27,4 millones de euros. 

Agustín Román, el principal acusado, trabajaba como agente de Bankinter en un local ubicado en la calle Núñez de Balboa, una de las zonas con mayor poder adquisitivo de toda España. En el auto se relata cómo, según los denunciantes, “se aprovechaba de la confianza de las víctimas” para solicitarles el dinero que –según decía- invertía en diferentes activos, prometiéndoles unas rentabilidades muy altas, de entre el 10 y el 12%. Los clientes, como la familia Carbonell Díaz Varela, le entregaban cheques que Román ingresaba en una cuenta propia en el Deutsche Bank y ya nunca devolvía a las víctimas. 

Esta estafa piramidal, en la que se estima que hay unas 58 personas afectadas, ha sido investigada durante años por el juzgado de instrucción número 18 de Madrid. El juez decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones contra Bankinter el pasado 26 de octubre de 2018, pero ahora la Audiencia Provincial le devuelve la pelota para que valore si la entidad financiera puede tener responsabilidad en los presuntos delitos cometidos por su agente dentro de la sucursal. 

Bankinter, sin “interés en investigar”

Bankinter realizó un informe, tras el requerimiento judicial, que aportó a la causa en enero de 2018, pero con parte del contenido tachado, según los denunciantes. Esto, para ellos, “demuestra la falta de compromiso de la entidad bancaria en el esclarecimiento de los hechos”. En el documento, los responsables del banco reconocieron que se trataba de una “estafa” y cuantificaron la magnitud de la misma. 

La versión del banco es diferente. Fuentes de la entidad explican a Confidencial Digital que siempre han colaborado con la justicia y lo seguirán haciendo. Añaden que en el momento en el que tuvieron conocimiento de la actividad fraudulenta de su agente, rescindieron la relación contractual con él. 

Una carta enviada al banco 

En el auto, el tribunal menciona el caso de una mujer que ya en 2010 envió una carta al departamento de atención al cliente de Bankinter informando de que uno de sus agentes le había hecho perder 1.500 euros en una inversión en bolsa que tuvo que reponer de su bolsillo y le solicitaba que hicieran una auditoría interna.

Bankinter desdeñó la solicitud, pero accedió a reunirse con la mujer y el acusado en la propia sucursal. Finalmente la perjudicada trasladó sus fondos a otra entidad bancaria y Bankinter únicamente remitió una amonestación por escrito al agente. Por eso los recurrentes consideran que el banco “sabía, por lo menos desde el año 2010, que sus agentes trapicheaban con el dinero de sus clientes”. 

El auto de la Audiencia Provincial recoge que los recurrentes consideraban que la entidad bancaria “incurre en notorias irregularidades” por no haber realizado controles generales, ni específicos de la actividad de Agustín Román y que por eso debe asumir “por imperativo legal” la responsabilidad de los delitos cometidos en la sucursal. 

Además, consideran que la denuncia que el banco interpuso a su agente en febrero de 2016 fue “para cubrirse las espaldas”. 

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma cerca de 630.000 casos a nivel mundial.

Un toque de atención al juez 

Asimismo, la Audiencia Provincial da un toque de atención al juez que ha instruido el caso. Asegura que no debería haber sobreseído las actuaciones contra Bankinter ni tampoco haber dado por concluida la fase de investigación porque quedan todavía al menos siete recursos de apelación pendientes de resolución. 

Asimismo, le pide que realice una prueba solicitada por las partes. Se pide que Deutsche Bank remita un listado con todos los cheques que Román ingresó, para así conocer la identidad de los centenares de afectados. 

Determinar la responsabilidad civil y penal de Bankinter

El tribunal considera que debe delimitarse la responsabilidad civil subsidiaria entre la entidad y los querellados y, no solo eso, sino que abre la puerta a una responsabilidad criminal. 

El juez alegó para archivar la causa que la querella no se había interpuesto por productos de Bankinter que pudieran haber contratado los recurrentes. Sin embargo, los recurrentes alegan que el acusado solamente pudo convencer a las víctimas “porque actuaba como agente de uno de los bancos más respetados del país”. 

Otros casos de la entidad 

No es la primera vez que esto sucede. El pasado mes de agosto, el Tribunal Superior de Navarra confirmó la condena de 8 años y 6 meses de prisión impuesta por la Audiencia de Navarra al subastador de arte y exgerente financiero que estafó a más de treinta inversores. En la sentencia, se considera a Bankinter, que era la entidad con la que operó el condenado, responsable civil subsidiario

El procesado, que estafó más de seis millones de euros, desempeño las labores de agente comercial del banco entre septiembre de 2001 y marzo de 2015. Un caso similar al que ahora se investiga. 

También en 2013 el banco tuvo que responder a un escándalo financiero protagonizado por un agente en Cangas de Onís. En ese caso, la entidad cifró en 60 el número de afectados y en casi dos millones de euros el dinero desaparecido. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes