Judicial

El policía que se querelló contra la cúpula policial de Rajoy pide al juez que investigue las agendas de Villarejo

Rubén Eladio quiere demostrar el acoso que sufrió cuando trató de detener al comisario jubilado. Las anotaciones de éste revelan reuniones y maniobras para intoxicar la imagen de los agentes

EuropaPress_3740491_Preview_excomisario_cuerpo_nacional_policia_jose_manuel_villarejo_perez
photo_camera El comisario José Manuel Villarejo en la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados

“A lo largo de las anotaciones de la agenda de Villarejo desde el 2014 hasta el 2017 hay una continua actuación de consuno y coordinación de la actuación de estos mandos policiales con periodistas querellados, orientadas frente a los investigadores de la 'Operación Nicolay' (Marcelino Martín Blas y Rubén Eladio López)”. 

Esta frase del escrito del agente que se ha querellado contra la cúpula policial del Gobierno de Mariano Rajoy resume el porqué este inspector jefe, Rubén Eladio López, quiere que se incorporen las agendas de Villarejo a su causa. El caso, que se investiga en el Juzgado de Instrucción número 49 de Madrid desde el pasado febrero de 2021, trata de aclarar si una facción de la propia policía trató de intoxicar las primeras investigaciones a Villarejo.

Unir el caso del ‘Pequeño Nicolás’ con la operación ‘Tándem’ -que indaga en todas las actividades irregulares por parte del comisario Villarejo- no es cóctel judicial sencillo, pero es precisamente lo que ocurre en este procedimiento. En el escrito que ha sido enviado a la jueza y al que ha tenido acceso Confidencial Digital, el letrado de Rubén Eladio López insta a la magistrada Josefa Bustos a que solicite a la Audiencia Nacional todas las anotaciones en las que el comisario jubilado haga referencia a estas injerencias, así como cualquier grabación relacionada. Y lo pide a este órgano porque es a quien pertenecen esas libretas, al haber sido incautadas las diferentes piezas que componen el ‘macrocaso ‘Villarejo’. 

El querellante, que acusa a más de 20 personas de delitos como obstrucción a la justicia, represalia, acoso, coacciones o falso testimonio, pretende así demostrar cómo Villarejo se escabulló de la Justicia durante años con un brazo protector dentro del Ministerio del Interior y otro en los medios de comunicación. Dice que periodistas afines se reunían periódicamente con el comisario para orquestar una campaña mediática en la que desprestigiar las investigaciones que se estaban haciendo al ‘pequeño Nicolás’ y que salpicaban a otros comisarios como Villarejo o el exdirector del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado (CITCO), José Luis Olivera. 

Las anotaciones que quiere incluir

Desde octubre de 2014, días después de la detención del ‘Pequeño Nicolás’, Villarejo empieza a anotar en sus cuadernos conversaciones con periodistas como Eduardo Inda, Esteban Urreiztieta y Daniel Montero -incluidos en la querella- sobre cómo tratar estos temas en los medios de comunicación en los que trabajan. En este sentido, el interés del comisario jubilado está en dar “caña a Marcel”, es decir, a Marcelino Martín Blas, exjefe de la Unidad de Asuntos Internos que llevaba el caso, y a Rubén Eladio López que fue, en segunda instancia, a quien se le encargaron las pesquisas. 

Villarejo en ese momento no estaba siendo investigado, pero sus relaciones con Francisco Nicolás Gómez Iglesias lo mantenían nervioso, por lo que mostraba un presunto interés por boicotear el caso. 

19 noviembre 2014 - Eugenio Pino: “Insiste en que hay una grabación donde aparezco en una cafetería concretando con el petit Nicolás”, expone en sus notas el comisario jubilado. En el documento presentado al Juzgado se explica que en este punto la investigación estaba secreta y, por tanto, es obvio que la información se estaba filtrando. 

A lo largo de las libretas incautadas al comisario también aparecen los números de teléfono que tenía el inspector jefe en esa época y, esto unido a la anotación “datos de Enrique sobre el control de Rubén” demuestra que estaban controlando su teléfono y su posición, según el escrito. 

17 diciembre 2014 - “A Rubén le llama Pin [Eugenio Pino] para que explique por qué estoy en Dilig [diligencias] del Peque Nicolás. Dice que nadie le presionó”. En este punto, los agentes han empezado a investigar a Villarejo y esta cita coincide con la propia querella en la que Rubén Eladio López afirma que fue llamado a una reunión secreta en la DAO sin que pudiese informar a sus superiores. 

Las notas manuscritas se extienden durante años. En junio de 2016, Villarejo deja constancia de una llamada de Fuentes Gago para comentarle que busca un buen abogado penalista para “propiciar la imputación de Marcel y Rubén”. La ofensiva contra los investigadores se intensifica el verano de 2017 y Villarejo anota en septiembre de ese año llamadas al entonces jefe de la Unidad de Policía Judicial adscrita a los juzgados madrileños, Pedro Agudo. En septiembre de este año disuelven la comisión judicial en la que los agentes estaban tratando de aclarar todo lo relativo al ‘pequeño Nicolás’ y a Villarejo y, es entonces, cuando se incoan unas diligencias contra los que habían investigado, acusados de haber robado documentos. 

“Es por ello significativo cómo el comisario Villarejo anota en su agenda el 31 de octubre de 2017 haber avisado a Pedro Agudo para organizar una comida para el jueves de la próxima semana con Eugenio Pino, tras conseguir por fin que la comisión judicial estuviese fuera de la operación 'Nicolay' y que, además, fueran investigados todos sus miembros filtrando a la prensa hasta cuándo iban a declarar”, expone el escrito remitido al juzgado. 

Hasta el momento, en este procedimiento solo han declarado 4 querellados: el exDirector Adjunto Operativo (DAO) Eugenio Pino; el exjefe de gabinete de este, José Ángel Fuentes Gago; y el sucesor del DAO, Florentino Villabona. La última declaración se produjo el 8 de abril y desde ese momento no se ha avanzado nada en la investigación. Por eso, el escrito denuncia también que se están produciendo dilaciones indebidas en la tramitación, puesto que la querella lleva interpuesta desde 2018, y pide a la jueza que dé un impulso procesal al caso. 

 

Arabia Saudi 1-2 México
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

México se queda fuera del Mundial por un gol
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable