Judicial

El rey, a los políticos sobre el discurso de Lesmes: “Os ha leído la cartilla a todos”

Dolores Delgado abandonó el Tribunal Supremo antes de que se produjeran los corrillos con Felipe VI. Los periodistas, ofendidos por no dejarles charlar con el monarca

Apertura del año judicial. Lesmes. REy. Llop
photo_camera Carlos Lesmes, el rey Felipe VI y Pilar Llop en el acto de apertura del año judicial

Nada estaba puesto por casualidad en el discurso que el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, pronunció en su octavo año de apertura judicial. Los vocales se sintieron "muy representados" por las palabras de Lesmes y, según las fuentes consultadas por Confidencial Digital, el rey bromeó en un corrillo posterior frente a la Ministra de Justicia, Pilar Llop, y el líder del PP, Pablo Casado, para que renovaran las instituciones que llevan años caducadas. 

Tras una hora de evento en el que, como es tradición, solo habla la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, y el propio presidente del CGPJ, el rey pronunció sus únicas palabras: "queda inaugurado el año judicial". A partir de aquí la señal en directo dejó de emitir, las cámaras se apagaron y, sin periodistas de por medio, el rey estuvo unos 40 minutos más dentro del Tribunal Supremo donde se celebró el acto. Debido al Covid-19, por segundo año consecutivo no hubo cóctel, pero el monarca no quiso marcharse sin antes participar de los tradicionales corrillos con la cúpula del mundo judicial y algunos políticos presentes. 

"Os ha leído la cartilla a todos", dijo textualmente Felipe VI sobre el discurso ante Llop, Casado, el Consejero de Justicia del PP, Enrique López, y el presidente del Senado, Ander Gil. Así lo aseguran varias fuentes presentes en la conversación en la que el monarca insto a los líderes políticos a "ponerse ya" con la renovación. 

Dolores Delgado salió corriendo

La Fiscal General no se quedó a las conversaciones posteriores al acto, aseguran fuentes presentes, y salió  en un coche acompañada de su mano derecha, el Fiscal Jefe de la Secretaría Técnica, Álvaro García. A muchos les extrañó esta rápida salida cuando ni siquiera el rey había abandonado el edificio. Explican estas fuentes que existe un protocolo no escrito en el que ninguno de los grandes actores jurídicos se debe ir antes de que lo haga el monarca. 

De hecho, así sucedió con los demás. En torno a las dos, Felipe VI cruzó la puerta principal del alto tribunal y allí salieron a despedirse Lesmes, Llop, Casado y el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas. Las fuentes consultadas indican que Delgado está "en una situación incómoda" por el proceso que está pendiente de resolver precisamente en el Tribunal Supremo sobre la legalidad de su nombramiento como líder del Ministerio Público. 

Otras "salidas" de protocolo

Para la ministra Pilar Llop este fue su primer evento inaugural del año en Justicia. Entró de las últimas en el salón y le indicaron dónde debía sentarse. Allí permaneció la hora y poco que duró todo, asintiendo con más interés cuando Dolores Delgado mencionó la situación de las mujeres en Afganistán. Posteriormente, ella sí se quedó a charlar con los demás magistrados y vocales, aunque las fuentes consultadas indican que estuvo "bastante callada". 

Algo que molestó a algunos de los presentes fue que Llop convocara a la prensa en la plaza exterior del Supremo. Allí habló nuevamente sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial y dijo que "no contemplaba otra posibilidad" que hacerlo "en las próximas semanas" parafraseando el discurso de Lesmes. Las fuentes consultadas explican que tampoco es acorde al protocolo convocar a la prensa en un lugar donde ha estado previamente el rey y que lo lógico hubiera sido haber dado esas declaraciones en el exterior del Ministerio de Justicia. 

Lesmes y las 39 palabras sobre la "independencia" 

Aunque muchos esperaban que el discurso del presidente del CGPJ girara en torno a la renovación de la institución, lo cierto es que el eje central fue la independencia de los jueces. Así lo dejó claro desde el principio: "mi discurso de este año, dedicado a la independencia del Poder Judicial, como garantía de nuestra democracia". Y no dejó de tenerlo presente en el resto de frases: "Poder Judicial independiente", "independencia judicial", "independencia y autonomía", "plenamente independientes" y así hasta 39 veces. 

Lesmes escribió cada detalle con cabeza, según fuentes de su entorno y, por eso, utilizó las propias palabras que la Sala Segunda empleó en su rechazo a los indultos para referirse a los políticos del procés. A quienes, por cierto, no citó textualmente, sino que habló de "determinados dirigentes condenados por este Tribunal Supremo". Asimismo, habló Europa antes de apelar a los políticos a un acuerdo para renovar el mandato. Señaló el Comité de Ministros del Consejo de Europa o la Comisión de Venecia, precisamente, para marcar su interés de que, como marca Europa, sería mejor cambiar el sistema de elección del CGPJ y que fueran los jueces quienes nombraran a sus pares, según las fuentes consultadas. 

Ni una palabra sobre Juan Carlos 

Nadie se atrevió a nombrar al rey emérito durante el acto, según las fuentes consultadas. No se mencionó en ninguno de los discursos y, mucho menos, en las conversaciones entre su hijo y los magistrados. Tampoco la Fiscalía en su memoria anual hizo mención alguna a ninguna de las tres investigaciones que el Ministerio fiscal está llevando a cabo desde hace más de un año. Lesmes, por su parte, se encargó de comenzar y terminar con palabras dedicadas a la monarquía.

Como cada año, inició agradeciendo al rey su presencia, pero este incidió en ello "con mayor intensidad". De igual manera que cerró su última frase con palabras de gratitud para Felipe VI: "Majestad: os estamos profundamente reconocidos por vuestra presencia, una vez más, en este Palacio de la Justicia, sede del Tribunal Supremo y Reino de España; presencia que es de nuevo muestra de Vuestro Sólido y constante apoyo al Poder Judicial". 

Periodistas enfadados 

Más allá de lo plenamente institucional, los periodistas se perdieron todo el lenguaje corporal y los posteriores corrillos por segundo año consecutivo. Ninguno pudo estar presente en el salón donde se leyeron los discursos, sino que estuvieron trabajando en la Biblioteca del Supremo y tampoco se les permitió salir en el momento de finalizar para estar presentes en los corrillos. 

Esto no sentó bien entre los profesionales porque consideran que se hace un mal uso de las restricciones de la pandemia para coartar la posibilidad de que los informadores estén presentes en las conversaciones fuera de cámara del rey o los políticos. Además, también mostraron su malestar porque, al contrario que otros años, la Fiscal General del Estado no dio su discurso previamente para que pudieran trabajar sobre él hasta que Delgado pronunciara las palabras. 

Ayuso sobre el aborto: “Mi obligación es defender la vida”

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?