Casas reales

Los fallecimientos de Isabel II y Constantino plantean la incógnita sobre dónde será enterrado Juan Carlos I

El Panteón de Reyes de El Escorial se encuentra al completo. Patrimonio Nacional ha estudiado la posibilidad de construir al lado una nueva cripta subterránea

Juan Carlos I, en el centro, en el funeral de Isabel II.
photo_camera Juan Carlos I, en el centro, en el funeral de Isabel II.

Tras el solemne funeral celebrado en Westminster, la reina Isabel II fue enterrada en Windsor, en la cripta de San Jorge. Constantino de Grecia reposa desde la semana pasada en los jardines del palacio de Tatoi. Ambos hechos han planteado la incógnita sobre dónde será enterrado Juan Carlos I cuando fallezca.

Además de qué honras fúnebres se deberán organizar en ese caso, un asunto que no está cerrado es dónde enterrar a don Juan Carlos en caso de fallecimiento. 

El motivo es que el Panteón de Reyes de El Escorial se encuentra al completo. No queda ningún sitio libre.

En el jardín

Cuando, tiempo atrás, se preguntó a doña Sofía dónde quería que la enterraran, su respuesta fue: “¡Allá ellos! Ese no es mi problema. Que hagan conmigo lo que quieran”

Y en cuanto a la opción de El Escorial, la reina replicó: “No hay sitio ya. Están todos los cajones...”. 

Respecto a qué opinaba el propio don Juan Carlos, doña Sofía comentó. “Me da que no le gusta El Escorial. A mí me dice que es un lugar tétrico”. Y añadió, bromeando: “¡Tampoco a los muertos se les lleva a los toros!”. 

A la pregunta concreta sobre dónde le gustaría a ella ser inhumada, señaló el jardín de La Zarzuela y comentó: “¡Ahí...! Yo creo que ahí... Sí, ahí, en el jardín de la casa. Al estilo de Tatoi. ¡Todos ahí...!”. 

En los jardines del palacio de Tatoi (Grecia) están enterrados los padres de doña Sofía y los anteriores reyes griegos. Desde la semana pasada, también el hermano de la reina emérita, Constantino de Grecia.

Sin embargo, atendiendo a la legislación española el enterramiento en los jardines parece hoy una opción descartada, incluso desde el punto de vista sanitario.

El Panteón de Reyes, completo

En esa conversación la reina Sofía dijo que “están todos los cajones”, aludiendo que el Panteón de Reyes de El Escorial se encuentra al completo.

El Panteón de Reyes es la estancia especial donde reposan reyes de España y reinas consortes que fueron madres de rey o de príncipes herederos, con alguna excepción, como es el caso de Victoria Eugenia, que descansa junto a Alfonso XIII sin haber sido madre de rey. 

 

Ese recinto tiene ocupadas las veintiséis urnas funerarias. Las dos últimas, por decisión de don Juan Carlos, han sido destinadas a los condes de Barcelona, don Juan de Borbón y doña María de las Mercedes, abuelos de Felipe VI.

Una nueva cripta

Antes de que saltaran los últimos escándalos que han afectado a don Juan Carlos, y, dado que no hay sitio en el Panteón de Reyes, y que el Panteón de Infantes no sería lugar adecuado, se planteó la solución de construir en El Escorial una nueva cripta subterránea, con el fin de resolver el problema de la inhumación de los siguientes soberanos.

En su día, don Juan Carlos cambió impresiones con personas de su confianza sobre qué solución adoptar, y una de las más estudiadas era mantener El Escorial como lugar de enterramiento, pero abriendo esa nueva zona.

Existen planos

La idea sería comunicar la actual cripta real con otra dependencia, también subterránea, y de hecho en Patrimonio Nacional existen ya unos planos preliminares.

No ha faltado tampoco la propuesta de levantar en El Escorial un recinto singular, arquitectónicamente original y emblemático, símbolo también de la nueva época inaugurada con don Juan Carlos, y hasta se planteó buscar una solución arriesgada, en la línea de lo que se hizo en París con la Pirámide del Louvre, en Bilbao con el Guggenheim, etc. 

Hay tiempo

A pesar de que la decisión sigue sin estar tomada, un fallecimiento de don Juan Carlos no provocaría inmediatamente un problema de ubicación de la sepultura porque, en cualquier caso, para proceder a un enterramiento definitivo en el Escorial, antes su cuerpo deberá permanecer largo tiempo en el “pudridero”, la estancia donde son depositados los cadáveres antes de ser trasladados a su destino definitivo. Esos periodos suelen ser de 25 años.

En el “pudridero” se encuentra todavía el cuerpo de don Juan de Borbón, que falleció el 1 de abril de 1993. El 7 de abril se celebró el funeral en El Escorial, y desde ese día quedó depositado en la citada sala.

Un acercamiento a España

Confidencial Digital ha revelado que existen unos movimientos para intentar ‘normalizar’ la situación del rey emérito, y en concreto estudiar un acercamiento a España, que podría concretarse en un traslado a Portugal

Dirigentes del Partido Popular han empezado a conversar con representantes el PSOE y del Gobierno, en esa dirección.

Uno de los factores que se manejan es la inconveniencia de que don Juan Carlos, que ya tiene 84 años, pueda fallecer fuera de España, con los problemas añadidos que eso provocaría, además de los efectos de imagen.

Su gran temor

Don Juan Carlos ha comentado, a personas que siguen en contacto con él a pesar de la distancia, su preocupación ante la posibilidad de morir en el exilio. “Mi mayor tragedia sería morir fuera de España”, les ha dicho. Y añadió: “Espero verlo venir antes, y poder marchar a España para morir allí”.

De hecho, según contó ECD, el emérito ha llegado a un pacto con su hijo, el rey Felipe VI, por el cual se articulará un “regreso definitivo” a España en caso de tener que someterse a un tratamiento por enfermedad grave, o una intervención de urgencia que comprometiera seriamente su vida.

Unas honras fúnebres previstas

Según ha sabido Confidencial Digital, desde hace años existen, a nivel oficial, unas instrucciones bastante detalladas sobre cómo proceder en caso de fallecimiento de un rey de España, es decir, el protocolo a aplicar y las ceremonias consiguientes.

Esas instrucciones están en poder, tanto del Palacio de La Zarzuela, como del Palacio de La Moncloa, que en diversas ocasiones han despachado sobre cómo ir actualizándolas en función del paso del tiempo. 

Ahora queda pendiente cerrarlas para el caso de don Juan Carlos, al tratarse de una situación nueva, dadas las investigaciones judiciales que le han afectado en los últimos años, aunque ya han sido cerradas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?