Casas reales

Juan Carlos I ha decidido regularizar con Hacienda para proteger a sus nietos Froilán y Victoria Federica

El pago a la Agencia Tributaria impide que se investiguen los gastos con ‘tarjetas black’ realizados por la infanta Elena y sus hijos. El rey emérito podría alojarse en la casa de su hija mayor

Juan Carlos I, en un viaje a República Dominicana en 2016.
photo_camera Juan Carlos I, en un viaje a República Dominicana en 2016.

Juan Carlos I ha decidido regularizar los fondos recibidos durante los últimos años del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause y que gastó con tarjetas black utilizando presuntamente como testaferro a un coronel del Ejército del Aire, Nicolás Murga Mendoza. Con esa medida, el rey emérito ha pensado en proteger a la infanta Elena y a sus dos hijos.

El movimiento supone, por un lado, que Juan Carlos I asume que había dejado de declarar ingresos al fisco español, pero, a la vez, evita que se le pueda abrir formalmente procedimiento penal por un delito fiscal.

Una vez que ha regularizado la deuda con Hacienda en el caso de las denominadas tarjetas opacas, la Agencia Tributaria ha comunicado a la Fiscalía que esa declaración voluntaria ha sido realizada a los efectos procedentes. 

El foco del procedimiento se sitúa ahora por tanto en la Fiscalía, que ya ha recibido la documentación de Hacienda y procederá a estudiarla detenidamente para determinar la incidencia que puede tener en las diligencias abiertas al ex jefe del Estado.

Acercamiento a Hacienda

Personas que hablan con frecuencia con Juan Carlos I, a las que ha tenido acceso Confidencial Digital, aseguran que las conversaciones del despacho liderado por el abogado Javier Sánchez-Junco Mans con la Agencia Tributaria para la regularización de la situación fiscal comenzaron el pasado verano. 

Poco después de su salida de España, a principios de agosto, los asesores del rey emérito comenzaron a trabajar en la regularización fiscal. Realizaron varias consultas a Hacienda con el fin de estudiar cómo llevar a cabo la declaración complementaria.

Según las fuentes consultadas por ECD, las “garantías” que recibieron de la Agencia Tributaria es que el pago de la deuda impediría también automáticamente cualquier pesquisa sobre los miembros de su familia que se beneficiaron de ese dinero

No se investigan los gastos

Se les confirmó que, una vez identificado el titular, Hacienda no se centra en averiguar el destino al que se dedicó el dinero, si se pagaron gastos suntuosos o si sirvieron para abonar caprichos de terceros. Les aclararon que ellos lo que investigan son los ingresos, no los gastos

En este caso, la Fiscalía del Supremo investiga el uso de tarjetas opacas realizado entre 2015 y 2019 por medio de un asesor directo de Juan Carlos I, que actuaría de puente, siempre según esta tesis, entre Sanginés-Krause y miembros de la familia real para que pudieran disponer de esos fondos en España.

Los gastos de las ‘tarjetas black’

Entre las personas que se beneficiaron no se encuentran los actuales reyes Felipe VI y doña Letizia. Tampoco la princesa de Asturias, Leonor de Borbón (15 años) ni su hermana, Sofía (13). 

En cambio, sí figuran otros familiares directos del rey emérito, como sus nietos Felipe Juan Froilán y Victoria Federica

Según se ha conocido en los últimos días, los hijos de la infanta Elena –y ella misma- fueron quienes más recurrieron a esta línea de financiación para abonar desplazamientos en Uber, compras en El Corte Inglés y pagar clases de piano.

Los movimientos financieros de esa cuenta y los gastos de las ‘tarjetas black’ corresponden a los años 2016, 2017 y 2018. Es decir, son posteriores a la abdicación del rey Juan Carlos y a que perdiera la protección constitucional, que le hacía inviolable por cualquier delito cometido hasta 2014.

Proteger a Froilán y Victoria Federica

Esta circunstancia, según explican a Confidencial Digital allegados a Juan Carlos I, alertó a la infanta Elena a mediados de noviembre, cuando comenzaron a publicarse en los medios de comunicación las primeras informaciones que les relacionaban a ella y a sus dos hijos con los gastos de esas tarjetas opacas.

La primogénita del rey emérito también fue advertida por sus asesores de que, sin un reconocimiento de esos fondos en el extranjero por parte de su padre, ella y sus hijos se verían gravemente perjudicados con el avance de la investigación del caso de las ‘tarjetas black’.

Hay que destacar que Froilán y Victoria Federica son los nietos favoritos del rey Juan Carlos, con quien comparten muchas aficiones, como los toros o las regatas.

Uno de los motivos del viaje a Emiratos

Por si fuera poco, la hija mayor de Juan Carlos I también tuvo en cuenta que se volvía a ver afectada por la mala relación con Zarzuela

Hay que recordar que el ‘caso Nóos’ le salpicó que, tras eliminar a la infanta Cristina del organigrama de la Familia Real y pasar a ser familia del rey, ella también perdió esa condición y con ello sus tareas de representación, aún estando libre de escándalos.

Las fuentes próximas a la Familia Real, consultadas por ECD, aseguran que la infanta Elena tomó la iniciativa, a finales del pasado mes noviembre, de coger un avión rumbo a Emiratos Árabes para encontrarse con su padre y tratar directamente con él sobre la amenaza de verse investigados por Hacienda que recaía sobre ella y sus hijos, si no se procedía a una regularización antes de que se abriera una investigación.

Ha sido la primera visita familiar que recibió don Juan Carlos de la que se tenga constancia, y su divulgación que causó un gran revuelo mediático. La infanta Elena siempre ha sido el gran apoyo familiar de su padre, y en su entorno aseguran que “ella estaba convencida de que esta vez no le iba a fallar”

Vuelta por Navidad con la infanta Elena

Desde que se marchó a Emiratos Árabes Unidos, adonde llegó el pasado 3 de agosto, don Juan Carlos ha trasladado a su círculo cercano, en más de una ocasión, la intención de regresar a España.

En su entorno entienden que la regularización fiscal, el pago de forma voluntaria a Hacienda, abre una situación distinta, que hace más viable ese regreso a España por Navidad. Pese a ello, insisten en que la vuelta, en todo caso, debe hacerse con el visto bueno tanto de la Casa del Rey como del Gobierno.

En las conversaciones que ha mantenido recientemente con sus amigos, el propio Juan Carlos I admite que “cada vez lo tiene más difícil” para retornar a su residencia en La Zarzuela. En su círculo de máxima confianza no descartan que pase la Navidad en la vivienda de la infanta Elena en Madrid.

Existen algunas dudas sobre si el inmueble reúne las condiciones de privacidad, y sobre todo de seguridad, necesarias para la estancia de Juan Carlos I. El chalet de la infanta Elena se encuentra en el barrio de Fuente del Berro, entre la calle de Doctor Esquerdo y la M-30, cercano a las instalaciones de Torre España (El Pirulí). 

Se trata de una zona tranquila de la capital, perfectamente comunicada, lindando con el barrio de Salamanca, donde residen políticos, como la ex vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y personas del mundo del arte y el espectáculo.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable