Defensa

El Ejército aprueba un método para detectar presencia de marihuana sintética en los militares

El Instituto de Toxicología de la Defensa ha desarrollado un sistema para encontrar en la orina rastros de drogas CBS, que tienen efectos mucho más potentes que el cannabis natural

Militares españoles.
photo_cameraMilitares españoles.

Los militares van a tener más difícil burlar los controles antidrogas que se realizan en las Fuerzas Armadas. El Instituto de Toxicología de la Defensa ha probado con éxito un nuevo método capaz de detectar en la orina la presencia de marihuana sintética (CBS), una sustancia que imita a la marihuana natural y que hasta ahora no daba positivo en los test de cribado de drogas.

Los CBS o cannabinoides sintéticos son compuestos que simulan los efectos del delta-9-tetrahidrocannabinol, principal constituyente psicoactivo del cannabis o marihuana. Están clasificados como “nuevas sustancias psicoactivas” (NSP), y en los últimos años el consumo de esta droga, con denominaciones populares como K2 y Spice, está creciendo en todo el mundo.

Confidencial Digital ha podido consultar un informe elaborado por cuatro farmacéuticos del Instituto Toxicológico de la Defensa (un coronel, un teniente coronel, un capitán y un civil), en el que presentan las conclusiones de un experimento con resultado positivo, que permitirá utilizar a partir de ahora ese método de detección y cuantificación de metabolitos (moléculas) de CBS.

En el informe “Detección e identificación de cannabinoides sintéticos en muestras sólidas y biológicas”, publicado en la Revista de Sanidad de las Fuerzas Armadas, los cuatro farmacéuticos del Instituto de Toxicología de la Defensa detallan el desafío que suponen estas drogas emergentes, que imitan a la marihuana y también se fuman, pero que llegan a tener efectos más graves: en algunos casos llevan a sus consumidores a deambular desorientados hasta desmayarse; de ahí que el Spice sea denominado “droga zombie”.

Fácil de comprar, difícil de detectar

“En el ámbito de las Fuerzas Armadas, el análisis toxicológico de los CBS presenta evidentes problemas”, explican los autores del experimento. Los problemas son que estas nuevas drogas, estos tipos de marihuana sintética, “no se detectan en el análisis presuntivo estándar; su apariencia es aparentemente inocua; existen problemas legales para el registro de taquillas; y es fácil su adquisición, tanto en territorio nacional como en zona de operaciones”.

A ello se unen otras ventajas que están provocando el aumento del consumo de los cannabinoides sintéticos: “El costo más bajo en comparación con la marihuana y otras NSP, su vacío legal mientras no se ilegalizan, su percepción de inocuidad, la fácil disponibilidad a través de Internet y la falta de detección e identificación en los análisis sistemáticos de drogas”.

Ante el problema que suponía que esta sustancia no se detectara en los test de droga habituales que se realizan en el ejército, el Instituto de Toxicología de la Defensa se puso manos a la obra para tratar de encontrar un método que sí revele la presencia de metabolitos de CBS en el organismo de los militares, ya que este instituto opera como laboratorio central de referencia para identificar y confirmar el consumo de drogas entre los efectivos de las Fuerzas Armadas.

Una técnica nueva

Para analizar los CBS o cannabinoides sintéticos se utiliza como técnica de referencia la denominada cromatografía de gases con espectrometría de masas. Los farmacéuticos del Instituto de Toxicología de la Defensa probaron como técnica analítica instrumental un equipo de cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) acoplada a espectrometría de masas de alta resolución (HRMS).

Al laboratorio llegaron ocho muestras de compuestos herbáceos y también 30 muestras de orina de consumidores sospechosos de CBS.

Mediante ese sistema probado por primera vez, de cromatografía líquida de alta resolución acoplado a espectrometría de masas de alta resolución, los farmacéuticos constataron en los ocho casos de compuestos herbáceos la presencia de marihuana sintética o cannabinoides sintéticos (CBS).

En los compuestos herbáceos analizados -a un militar se le incautaran unas hierbas similares a la marihuana-, en uno de ellos el método desarrollado consiguió identificar un cannabinoide sintético denominado MDMD-CHMICA (disponible en el mercado de drogas europeo desde 2014), cuyo consumo, según el informe del Instituto de Toxicología, “es muy peligroso y se relaciona con numerosos casos de intoxicaciones agudas y de muertes”. Además, algunos informes indican que su consumo puede provocar actos de violencia y agresión, y también supone un riesgo mayor en conductores que lo han consumido.

Muestra de orina

En cuanto a las pruebas sobre muestras de orina de sospechosos de haberlo consumido, se confirmaron dos positivos por CBS.

Uno de estos cannabinoides sintéticos detectados, el CBS UR-144 es muy popular como alternativa “legal” al cannabis clásico, en países donde aún no se ha prohibido. Su distribución es amplia, y produce efectos tan variados como “dificultad para hablar, pupilas dilatadas, reacción pupilar anormal y lenta, comportamiento alegre, mala coordinación y marcha inestable, verbosidad, pupilas mióticas, pérdida de conciencia, palidez o enrojecimiento facial, lipotimia, euforia, agitación, alucinaciones, ausencia de comunicación, temblor de manos, convulsiones, somnolencia, movimientos retardados, enrojecimiento conjuntival y taquicardia”.

Otro tipo de marihuana sintética que se detectar pruebas es el JWH-018, muy similar al cannabis natural pero con mayor toxicidad y mayor potencia: fumar menos cantidad que la marihuana normal provoca mayores efectos. De hecho, dosis altas pueden poner en peligro la vida.

Resultado: “Apto para su uso”

En base a esos resultados, al haber podido detectar en el laboratorio el rastro de sustancias que antes, con los test antidroga normales, pasaban desapercibidas, el Instituto de Toxicología concluye que este método analítico “ha sido desarrollado satisfactoriamente” y los estudios demuestran que “es apto para su uso previsto”.

Esta técnica de cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) acoplada a espectrometría de masas de alta resolución (HRMS), además, también servirá en el futuro para analizar si una persona -en este caso, un militar de las Fuerzas Armadas españolas- ha consumido algún tipo de cannabinoide sintético utilizando no sólo muestras de  orina, también el pelo y la saliva. De confirmarse, tendría notables ventajas respecto a los análisis de orina: disminuye el tiempo de análisis, es más sensible y más exacto, y es menos invasivo.

Lucha antidrogas en las Fuerzas Armadas

Tanto las Fuerzas Armadas como las Fuerzas de Seguridad mantienen una lucha interna contra los casos de tráfico y consumo de drogas en el seno de sus plantillas.

En el ámbito militar, recientemente ECD publicó que un juzgado togado investiga una denuncia del coronel director de la Academia General Básica de Suboficiales, en Talarn (Lérida), que puso en conocimiento de la justicia posibles delitos de tráfico de drogas en sus instalaciones.

Anteriormente ha habido otros casos. El más sonado de los últimos años, el hallazgo de 127 kilos de cocaína en el buque escuela de la Armada, el ‘Juan Sebastián de Elcano’.

Además, buen número de las condenas en la justicia militar se deben a casos de detección de que el militar consumía drogas.

También en la Guardia Civil se están tomando medidas, como la reforma de una orden general para establecer la forma de realizar controles a los agentes para ver si beben alcohol en horas de servicio o si consumen drogas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?