Defensa

Las Fuerzas Armadas contarán con una nueva unidad de inteligencia: Centro de Fusión de la Información

Encuadrado en el Estado Mayor Conjunto e integrado por reservistas voluntarios, se dedicará a monitorizar redes sociales para detectar acciones de influencia y desinformación

Cuartel General del Estado Mayor de la Defensa, en la calle de Vitrubio.
photo_camera Cuartel General del Estado Mayor de la Defensa, en la calle de Vitrubio.

El Estado Mayor de la Defensa está preparando la puesta en marcha de una nueva unidad que va a asumir funciones de recopilación de información y elaboración de productos de inteligencia. Lleva por nombre Centro de Fusión de la Información.

Así lo ha podido saber Confidencial Digital por fuentes internas del Estado Mayor de la Defensa, que explican que desde hace meses se está avanzando en la creación de esta unidad, tomando medidas para dotarla tanto de personal como de medios materiales.

División de Estrategia

El nombre elegido para esta nueva instancia en la estructura del Estado Mayor de la Defensa es Centro de Fusión de la Información.

En términos de inteligencia, se trata de una instancia a la que llega información por distintos canales, y donde se “fusionan” o combinan los datos de diferentes fuentes para obtener productos de inteligencia.

Este nuevo Centro de Fusión de la Información se ha creado dentro del Estado Mayor Conjunto de la Defensa (EMACON). Este es el órgano auxiliar de mando del Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) en el ejercicio de sus competencias y responsabilidades, que apoya y asesora al JEMAD en la definición de la estrategia militar, el planeamiento militar, el desarrollo de la fuerza y la conducción estratégica de las operaciones.

El Estado Mayor Conjunto tiene tres divisiones. La nueva unidad depende de la División de Estrategia, que es “responsable de elaborar, desarrollar y actualizar la estrategia militar y sus planes derivados”, y lleva a cabo “el planeamiento, conducción y seguimiento de las operaciones militares en el nivel estratégico mediante la elaboración de las Valoraciones Estratégicas Militares, de las Opciones de Respuesta Militar, de Planes Estratégicos y la redacción de Directivas Iniciales Militares”.

Entre otras funciones, la División de Estrategia se encarga de confeccionar la Directiva de Inteligencia Militar del JEMAD en estrecha colaboración con el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), y también planea y controla “el desarrollo de una narrativa orientada a conseguir los efectos estratégicos oportunos de todas las actividades, misiones y operaciones de las Fuerzas Armadas, en permanente coordinación con el Gabinete Técnico del JEMAD como responsable de la Información Pública”.

Al frente de la División de Estrategia se encuentra actualmente el contralmirante Saturnino Suanzes Fernández de Cañete.

El Centro de Fusión de la Información se ubica orgánicamente en la Sección de Conducción Estratégica, responsable de la anticipación estratégica, el seguimiento, ejecución y evaluación de los Planes Estratégicos, y la comunicación estratégica de las Fuerzas Armadas. También realiza el seguimiento de la evolución de las áreas y temas de interés de inteligencia incluidos en el Plan de Inteligencia Militar (PIM).

Con reservistas voluntarios

Dentro de esta estructura del Estado Mayor de la Defensa se ha creado el Centro de Fusión de la Información. Por el momento, cuenta con un núcleo de entre dos y tres militares, a los que se unirán reservistas voluntarios.

Esta es una de las peculiaridades de esta nueva unidad militar. Fuentes militares aseguran que el proceso de crear una unidad, con una plantilla propia, es muy largo. Exige una serie de pasos que retrasan varios años la puesta en marcha.

Sin embargo, activar reservistas voluntarios es mucho más fácil y rápido. No supone la aprobación, por instancias superiores, de la modificación de la plantilla del Estado Mayor de la Defensa.

 

“Son reservistas los españoles que, en aplicación del derecho y deber constitucionales de defender a España, pueden ser llamados a incorporarse a las Fuerzas Armadas para participar en las misiones definidas en la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional, en las circunstancias y condiciones que se establecen en esta ley”, establece la Ley de Defensa Nacional.

Los reservistas voluntarios son seleccionados en convocatorias anuales, tienen que superar unos períodos de formación militar básica y específica y se vinculan de forma temporal y voluntariamente con las Fuerzas Armadas, por medio de un compromiso de disponibilidad.

Se les activa durante unas semanas o meses cada año, y en este período de activación son enviados a distintas unidades de las Fuerzas Armadas.

Un núcleo de militares de carrera

Para no esperar al largo proceso de modificación de plantilla, y al no haber otro personal militar disponible, los responsables del Estado Mayor Conjunto han decidido dotar de personal al Centro de Fusión de la Información mediante la activación de reservistas voluntarios.

Al frente de los mismos sí habrá dos o tres militares profesionales, de carrera, que serán los responsables de esta nueva unidad. Los reservistas voluntarios se irán rotando en períodos temporales de semanas o meses.

Redes sociales, influencia y desinformación

Las fuentes consultadas por Confidencial Digital señalan que la actividad del Centro de Fusión de la Información se traducirá en notas y productos de inteligencia, como ocurre en una unidad o servicio de inteligencia.

¿A qué se dedicará esta nueva unidad? ECD ha podido saber que se centrará en analizar redes sociales y en rastrear foros y webs en Internet, para tratar de detectar operaciones de influencia y campañas de desinformación de interés militar.

Estas cuestiones se han situado en los últimos años entre las principales preocupaciones de todos los servicios de información e inteligencia, tanto entre Fuerzas de Seguridad y servicios de inteligencia civiles, como en el ámbito de la Defensa y las Fuerzas Armadas.

Para trabajar en esas áreas, el Estado Mayor de la Defensa ha comenzado a autorizar la compra de tecnología y programas informáticos con destino al Centro de Fusión de la Información. Estos programas permiten, por ejemplo, monitorizar las redes sociales y detectar publicaciones sobre determinados temas.

El presupuesto para adquirir estos equipos ronda los 100.000 euros.

Operaciones de desprestigio

Las campañas de influencia y desinformación afectan especialmente a las Fuerzas Armadas. Ya el Informe Anual de Seguridad Nacional correspondiente al año 2019 alertaba, en el capítulo sobre “Contrainteligencia”, de que en ese año se había producido “un notable incremento en operaciones relacionadas con subversión, dirigidas a deteriorar la imagen que tiene la ciudadanía española sobre las Fuerzas Armadas”.

En marzo de 2021, ECD reveló que se había detectado una campaña coordinada entre el canal de Telegram ‘Ciudadanos de Uniforme’, miembros de partidos políticos de izquierdas y periódicos de esta misma tendencia, para publicar un goteo de informaciones (algunas con documentos manipulados) que trataban de proyectar la imagen de que las Fuerzas Armadas son un reducto de fascistas, neonazis y nostálgicos del franquismo.

Este tipo de movimientos se han seguido produciendo: el último caso fue la bendición del banderín de una compañía del Ejército de Tierra en el Valle de los Caídos, otra campaña identificada como una “operación de subversión” contra las “familias franquistas”, sagas de militares que estuvieron vinculadas al Ejército durante la dictadura.

También provocó una alerta en la inteligencia militar la campaña que de nuevo ‘Ciudadanos de Uniforme’ y la asociación ‘Militares con Futuro’ lanzaron en mayo de 2021.

Reaccionaron a la avalancha de extranjeros en Ceuta alentando a los militares de esta ciudad a negarse a intervenir si no recibían asesoramiento jurídico para evitar poder ser imputados judicialmente. Esta campaña fue calificada como un incipiente movimiento de subversión en el seno de las Fuerzas Armadas, y se vehiculó a través de las redes sociales, Twitter y Telegram en este caso.

En el directorio de Defensa

ECD se puso en contacto con el Estado Mayor de la Defensa para recabar más información sobre este Centro de Fusión de la Información.

Desde el Estado Mayor de la Defensa aseguran que, oficialmente, existe la Sección de Conducción Estratégica, pero la organización a un nivel inferior ya no está establecida en documentos oficiales: puede cambiar de un día a otro, sin necesidad de que esa modificación se plasme en esos documentos oficiales.

Por ello, no pueden aportar información sobre instancias por debajo de la Sección de Conducción Estratégica.

Cabe remarcar que ECD tiene constancia de la existencia de esta unidad. Es más, el Centro de Fusión de la Información ya aparece en el directorio telefónico del Ministerio de Defensa, que permite consultar puestos y unidades en todas las Fuerzas Armadas.

Desde el Estado Mayor de la Defensa indican que los datos de la Intranet de Defensa tienen clasificación de seguridad de “Uso oficial”, y por tanto tampoco pueden pronunciarse sobre ello.

Otros órganos de inteligencia

Esta nueva unidad se suma a otros órganos que, dentro de la estructura del Estado Mayor de la Defensa, ya se dedican a la inteligencia.

Directamente dependiente del Jefe de Estado Mayor de la Defensa funciona el Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS). Se define como “el órgano responsable de facilitar a la persona titular del Ministerio de Defensa, a través del JEMAD, y a las autoridades del Departamento, la inteligencia militar precisa para alertar sobre situaciones internacionales susceptibles de generar crisis que afecten a la Defensa Nacional, así como de prestar el apoyo necesario, en su ámbito, a las operaciones”.

Apoya al Mando de Operaciones en las operaciones militares, asesora al JEMAD y a los Jefes de Estado Mayor de los Ejércitos y la Armada en materia de contrainteligencia militar y seguridad en la estructura orgánica de las Fuerzas Armadas, y contribuye al asesoramiento al JEMAD en el nivel estratégico de las operaciones militares.

Es el único organismo que asesora en materia de inteligencia militar en el nivel estratégico y forma parte de la comunidad de inteligencia. Su director es un general de División.

Si el CIFAS proporciona inteligencia en el nivel estratégico, el Mando de Operaciones lo hace en el nivel operacional. Es el órgano responsable del planeamiento operativo, la conducción, el seguimiento y la dirección del sostenimiento de las operaciones militares.

Su Estado Mayor cuenta con un Área de Operaciones que dirige y coordina la inteligencia a nivel operacional, realizar la gestión de las necesidades de información y la coordinación de la obtención en dicho nivel. Además, desarrolla los aspectos de contrainteligencia y seguridad que afectan a las operaciones y a los ejercicios conjuntos.

El Estado Mayor del Mando de Operaciones cuenta con una sección de Inteligencia (conocida como J2) y otra de Influencia (J9).

Todos estos centros, mandos y secciones cumplen misiones de dirección, obtención, elaboración y difusión de inteligencia. A ellos se va a unir, cuando esté operativo, el Centro de Fusión de la Información, en la División de Estrategia del Estado Mayor Conjunto.

Fuentes internas del Estado Mayor de la Defensa apuntan que es habitual que en estados mayores, unidades, divisiones... los altos mandos traten de manejar la mejor información posible, para presentarla ante sus superiores y apuntarse el tanto de haber adelantado datos útiles o haber alertado de un peligro o amenaza.

En este caso, el nuevo Centro de Fusión de la Información responderá ante el Jefe de Estado Mayor Conjunto (JEMACON), el teniente general de Tierra Fernando García González-Valerio, quien podría elevar informes y productos de inteligencia al JEMAD, de forma independiente del CIFAS (que manda el general de División Antonio Romero Losada) y del Mando de Operaciones (con el teniente general Francisco Braco Carbó al frente).

El precedente de la OTAN

El nombre de “Centro de Fusión de la Información” no es una innovación propia del Estado Mayor de la Defensa. Ya existen unidades militares o de seguridad en otros países con este nombre.

La referencia más cercana es de la OTAN. El NATO Intelligence Fusion Centre funciona desde 2007, tiene su cuartel general en Reino Unido, y se dedica a proporcionar al Comandante Supremo Aliado en Europa y al Comando Aliado de Operaciones la inteligencia oportuna, relevante y precisa para apoyar la planificación y ejecución de las operaciones de la OTAN; y permitir la disuasión y la defensa del área euroatlántica.

“Se creó para facilitar el intercambio y la fusión de inteligencia, contribuir a llenar los vacíos de inteligencia dentro de las Operaciones del Mando Aliado y apoyar la planificación y ejecución de operaciones”, se indica en su web. Cuenta con analistas operativos las 24 horas del día, 7 días de la semana, que “colaboran con una amplia gama de socios para producir evaluaciones de inteligencia para mejorar la conciencia situacional de la OTAN” y apoyar las operaciones aliadas.

Con la información que llega de servicios nacionales de inteligencia, informes operacionales, fuentes abiertas, inteligencia de señales, inteligencia geoespacial, los analistas de este Centro de Fusión de Inteligencia de la OTAN elaboran productos para el Comando Aliado de Operaciones, para el Cuartel General de Operaciones Especiales de la OTAN y para los países miembros de la alianza.

En 2015, España tenía destacado en este centro a un oficial del Mando Conjunto de Operaciones Especiales. Se dedicaba a elaborar análisis de amenazas y redes humanas del Hemisferio Sur, el área de responsabilidad que le habían asignado.

Existen otros casos. En 2019 se creó el Centro de Fusión de la Información Marítima-Perú para Latinoamérica (IFC-Perú), cuya finalidad es “la colección y análisis de la información sobre actos ilegales y temas relevantes marítimos en la región, con el objeto de producir información precisa, confiable, imparcial y utilizable sobre seguridad y protección marítima”.

Por su parte, unidades policiales y de inteligencia de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay integran un centro de fusión de la información, para compartir información sobre delitos que afectan a las fronteras entre los cuatro países, como el tráfico de armas.

Marruecos 0-0 (3-0) España
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

Busquets dió la charla y la cara Luis Enrique fue de puro bajón
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes