Defensa

El Gobierno fracasa en su empeño de colocar a un alto cargo en el grupo que redefinirá la OTAN

El comité de expertos designado por el secretario general de la Alianza no ha incluido a ningún español. El ejecutivo ha intentado promocionar a un alto funcionario con experiencia en seguridad y defensa

Pedro Sánchez, en una cumbre de la OTAN.
photo_camera Pedro Sánchez, en una cumbre de la OTAN.

Un ex ministro alemán, un estadounidense ex subsecretario para Asuntos Europeos, una canadiense, una danesa, un francés, una italiana, una holandesa, una polaca, un turco y un británico: el grupo de reflexión nombrado por el secretario general de la OTAN está formado por diez expertos, y ninguno es español.

La publicación de una noticia en OK Diario sobre este grupo que elaborará un informe sobre cómo reforzar la dimensión política de la OTAN provocó que el grupo parlamentario de Vox en el Congreso de los Diputados exigiera explicaciones al Gobierno de España.

Vox interpretó la noticia como un claro ejemplo de que España está perdiendo influencia internacional, y quiso saberqué acciones concretas realizó el Gobierno, en el seno de la OTAN, al objeto de que algún español fuera tenido en cuenta para formar parte de dicho comité técnico”.

Confidencial Digital ha consultado la contestación del Ejecutivo que preside Pedro Sánchez a estas cuestiones.

En su respuesta, el Gobierno asegura que al menos sí trató de colocar a un español en el grupo de expertos que preside Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN. “El Gobierno identificó a un candidato con el perfil demandado por la Alianza”, afirma el Ejecutivo.

Se trataba de “un alto funcionario con una trayectoria contrastada en el ámbito de la seguridad y de la defensa”.

Su candidatura fue objeto de “un seguimiento permanente como siempre ocurre en las candidaturas de ciudadanos españoles a puestos en organizaciones internacionales, en particular cuando son de especial relevancia como en esta ocasión”.

Equilibrios de género y geográficos

Sin embargo, este alto funcionario español no fue seleccionado. El Gobierno se justifica señalando que “son treinta los Aliados que se sientan en torno a la mesa del Consejo Atlántico y la gran mayoría presentaron candidatos cualificados. El Secretario General tuvo que seleccionar a diez expertos entre cualificadas candidaturas presentadas por la práctica totalidad de los treinta Estados miembros, manteniendo además un riguroso equilibrio de género, procedencia profesional (sector público y privado) y procedencia geográfica (América – Europa / Este – Oeste / Norte -Sur / UE – No UE)”.

El grupo cuenta con dos co presidentes. Thomas de Maizière fue jefe de gabinete de la cancillería, ministro del Interior (en dos etapas) y ministro de Defensa de Alemania en los gobiernos de Angela Merkel, mientras que Wess Mitchell es un experto en la OTAN que fue subsecretario de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos del gobierno estadounidense en la etapa de Donald Trump.

La canadiense Greta Bossenmaier ejerció como asesora de seguridad nacional e inteligencia del primer ministro Justin Trudeau, Anja Dalgaard-Nielsen dirigió el Servicio Danés de Seguridad e Inteligencia, el francés Hubert Védrine fue secretario general de la Presidencia de la República con François Mitterrand y ministro de Asuntos Exteriores con Lionel Jospin...

Sonó la Digenpol

Fuentes militares bien situadas señalan a ECD que en los últimos meses se había comentado la posibilidad de que para un puesto de este tipo, en la OTAN, fuera designada Elena Gómez Castro, actual directora general de Política de Defensa del Ministerio de Defensa.

Gómez Castro es licenciada en Derecho y es también diplomática de carrera. Fue nombrada para ese cargo en Defensa por María Dolores de Cospedal en 2017.

Antes desempeñó algunos puestos que podrían encajar con el perfil de miembro de un grupo de reflexión sobre la dimensión política de la OTAN: consejera en la Representación Permanente de España ante la Unión Europea (2004-2006), “Experto Nacional Destacado” en la DGE VIII “Cuestiones de Defensa” en la Secretaría General del Consejo de la Unión Europea (2006-2008), asesora para Asuntos Internacionales de la ministra de Defensa cuando lo era Carme Chacón (2008-2011), subdirectora General de Seguridad del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (2011-2016) y representante permanente adjunta de España ante el Consejo del Atlántico Norte (2016-2017).

Este último órgano es el principal órgano de decisión política de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Lo preside el secretario general de la OTAN y lo integran los representantes permanentes de los países miembros de la alianza.

Por tanto, Elena Gómez Castro cumple con ese esbozo que hizo el Gobierno de “alto funcionario” (es diplomática de carrera) y “con una trayectoria contrastada en el ámbito de la seguridad y de la defensa”, con experiencia en la UE, la OTAN y los ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa en asuntos militares y de seguridad.

Asegura que España no pierde influencia

En la respuesta a la pregunta de Vox, el Gobierno PSOE-Unidas Podemos se defiende de las acusaciones de que con él, España está perdiendo influencia internacional: “El Gobierno no comparte la insinuación realizada de que la decisión sobre la composición del comité técnico sea indicativa de una pérdida de influencia internacional de España. Las prioridades de la política exterior del Gobierno, entre las que se encuentra el apoyo al multilateralismo eficaz, son conocidas por Sus Señorías”.

Por ello, “el Gobierno de España continuará llevando a cabo las actividades administrativas, políticas y diplomáticas habituales para el apoyo de candidatos españoles a las vacantes que en el seno de la Organización del Tratado del Atlántico Norte sean de especial relevancia para nuestro país”.

También aprovecha la contestación para precisar qué papel va a tener ese comité u órgano de la OTAN para el que no se ha seleccionado al candidato español: frente a lo que reflejó Vox en su pregunta, el grupo de expertos seleccionado por el secretario general no va a decidir “sobre la estructura militar de la OTAN y, en particular, sobre cómo reforzar el protagonismo y orientación del Tratado del Atlántico Norte, los controles en materia de entrada y combate al yihadismo, o los acuerdos estratégicos de la OTAN con terceros países, entre otras cuestiones”.

Su papel es elaborar un informe sobre cómo reforzar la dimensión política de la OTAN. Ese informe es “producto de la reflexión lanzada por los Jefes de Estado y de Gobierno aliados en la Reunión de Líderes celebrada en Londres en diciembre de 2019, se enmarca en la denominada Iniciativa NATO 2030, que se asienta en tres pilares: en primer lugar, el mencionado informe del grupo de expertos; en segundo, las conclusiones de las consultas que el Secretario General realizará con jóvenes, sociedad civil y sector privado; y en tercer lugar, las consultas que realizará, asimismo, con los Aliados”.

Añade el Gobierno que “de las conclusiones de todas estas consultas e informes, el secretario general elaborará una serie de recomendaciones que elevará a los líderes aliados en su encuentro de este año y que trata, como se ha señalado, de reforzar el perfil político de la Alianza”.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?