Defensa

El Hospital Militar Gómez Ulla está sin agua potable

El centro sanitario, que acoge a pacientes por coronavirus, tiene en mal estado el sistema de tuberías, lo que obliga a distribuir botellas por todo el recinto

Cartel en que se indica que el agua no es potable
photo_camera Cartel en que se indica que el agua no es potable

A raíz de la saturación del sistema sanitario como consecuencia de la alta afluencia de contagiados por coronavirus, el Ministerio de Defensa optó por movilizar también sus dos hospitales, en Madrid y Zaragoza.

Como se contó en este mismo periódico, Defensa destinó a 50 oficiales médicos al hospital militar Gómez Ulla de Madrid. De esta forma, la ministra Margarita Robles activó los recursos sanitarios militares para reforzar la asistencia médica frente al covid-19.

Sin embargo, Confidencial Digital ha podido saber  que las instalaciones del Hospital Gómez Ulla se encuentran muy deterioradas y anticuadas. Las cañerías están en mal estado, y eso impide que el agua pueda beberse.

Tuberías viejas y oxidadas

Un exmilitar que visitó el Hospital  Central de la Defensa el pasado enero ha comunicado a ECD que el agua de las habitaciones, la cafetería y las zonas comunes no es potable. Culpa al sistema de tuberías de hierro, antiguas y "muy oxidadas".

Afirma que durante su estancia pudo comprobar que las viejas tuberías de hierro se encontraban "casi podridas", de tal forma que el agua salía por ellas de un color "amarillento" o incluso marrón. Y añade que esto ha forzado al personal del Hospital a suministrar a sus pacientes agua embotellada.

A pesar de ello, cuenta que los pacientes se ven obligados a lavarse y ducharse con agua no potable. Y adjunta una prueba gráfica con los carteles de aviso que hay en los baños de las habitaciones, donde se informa que "el agua del grifo no es apta para su consumo".

Falta de mantenimiento

La fuente consultada denuncia una prolongada falta de mantenimiento, que ha dejado las instalaciones del hospital en mal estado. Añade que en las zonas comunes se ven manchas de óxido "por todas partes", provocadas por las goteras en las tuberías.

Aunque algunas de estas viejas tuberías de hierro fueron sustituidas en algunos tramos por otras de plástico, el deterioro de las cañerías se mantiene. ECD ha consultado con un trabajador del centro, quien confirma que "no se puede beber agua del grifo en el hospital".

Este trabajador del Hospital Gómez Ulla ha secundado la queja del exmilitar, y traslada a ECD que el centro hospitalario tiene unas instalaciones muy anticuadas. ECD ha intentado contrastar las informaciones con el Hospital, pero han denegado la respuesta a la cuestión.

El vídeo del día

Ayuso anuncia que farmacias y clínicas dentales podrán hacer test.

Asimismo, esté periódico se ha puesto en contacto con la directora de comunicación y el jefe de prensa del Ministerio de Defensa, tanto por vía telefónica como por correo electrónico. Al cierre de esta edición no se había obtenido respuesta.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?