Dinero

Ecclestone buscaba desde hace años una carrera madrileña

La Fórmula 1 ha sondeado a Madrid para sustituir Montmeló por un circuito urbano

Los organizadores de Liberty Media están intranquilos por el independentismo, llevan meses sin encontrar interlocutor en la Generalitat y han contactado con el Ayuntamiento y la Comunidad

GP de Fórmula 1 en el circuito de Montmeló.
photo_cameraGP de Fórmula 1 en el circuito de Montmeló.

La falta de interlocutor en la Generalitat amenaza la continuidad de la Fórmula 1 en el circuito de Montmeló (Barcelona). La renovación del contrato con Liberty Media, que vence en 2019, ya debía haber comenzado. Un hecho que ha provocado que Madrid irrumpa con fuerza como opción para albergar una carrera en un circuito urbano.

Hay que destacar que un requisito imprescindible para la renovación del contrato con el Circuito de Cataluña es que se garantice la aportación de 7,5 millones que destina el Govern, principal socio de la infraestructura deportiva, pero que en la actualidad se encuentra intervenido por la aplicación del 155.

Ada Colau se comprometió a retirar las ayudas

Por si esto fuera poco, una de las promesas electorales de Ada Colau en 2015 fue retirar la subvención del Ayuntamiento de Barcelona al Circuito de Montmeló. Una vez en el cargo, la alcaldesa optó por hacer progresiva la eliminación del apoyo municipal a la instalación. Aportó tres millones de euros en 2017, este año 2,5 y en 2019 facilitará tan sólo 1,5 millones.

Decidió continuar aportando dinero al menos hasta 2019, cuando finaliza el actual contrato con Liberty Media y concluye también la legislatura. Después se deberán negociar de nuevo las subvenciones municipales o acabar con el apoyo institucional de la Ciudad Condal a la prueba definitivamente.

Si los “comunes” continúan gobernando en Barcelona, el compromiso de Ada Colau de no renovar el contrato continúa vigente.

La F-1 busca circuitos urbanos en Europa

Liberty Media es propietario de la Fórmula 1 desde enero de 2017, tras 40 años con Bernie Ecclestone como principal impulsor del proyecto y dueño de los derechos de los Grandes Premios. Desde entonces, el conglomerado multimedia norteamericano lleva intentando introducir circuitos urbanos de prestigio en el calendario de carreras, copiando el modelo de la Fórmula E.

Europa se considera parte fundamental del éxito de la competición y se busca celebrar un Gran Premio en el corazón de una gran capital europea. Londres, París o Roma han tanteado esta posibilidad en los últimos años.

Ahora, según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes conocedoras de los contactos, Madrid ha vuelto a situarse con fuerza en el radar de la organización para acoger una carrera en un circuito urbano, empujados por la inestabilidad política en Cataluña.

Los primeros contactos discretos con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid ya se han producido, aunque por el momento se trata sólo de “conversaciones exploratorias”.

El último Gran Premio disputado en la capital de España fue en 1981, en el circuito del Jarama. Una carrera que se saldó con victoria del canadiense Gilles Villeneuve.

Las autoridades madrileñas ya realizaron gestiones con Bernie Ecclestone en 2014 y el magnate quedó convencido del plan para convertir el centro de la capital de España en un circuito urbano. Pero Montmeló consiguió al final renovar el acuerdo hasta 2019.

Madrid huye del estigma de Valencia con la F-1

Según las fuentes consultadas por ECD, el plan de la Fórmula 1 no acaba de convencer en los despachos de la Comunidad de Madrid y, especialmente, en el Ayuntamiento de Manuela Carmena.

No dudan de que sería un escaparate idóneo para la capital. Pero se calcula que el presupuesto no bajaría de 50 millones de euros por cada edición. Sería necesaria, en todo caso, la entrada de inversores privados para financiar el proyecto.

Pero explican que el respaldo institucional se antoja complicado. Madrid busca huir del estigma que ha dejado la Fórmula 1 en Valencia.

No olvidan que la organización de los cinco grandes premios de Europa que se disputaron en la capital del Turia acabaron convertidos en un “escándalo político de primer orden”, que marcó una época para el PP en la región con Francisco Camps como presidente.

Requiere la aportación de millonarias subvenciones

Fuentes conocedoras de la operación recuerdan a ECD que estas instalaciones sobreviven gracias a las subvenciones públicas. Algunos países como Rusia, Azerbaiyan, Bahrein y Abu Dabi están dispuestos a pagar cifras astronómicas por sus contratos.

Una alternativa que está ganando adeptos es que las aportaciones de los gobiernos locales o centrales sean a cargo de los impuestos que generan los correspondientes circuitos. Así ha sucedido en Austin (Texas) y en Francia.

Un impacto económico de 340 millones al año

Montmeló tiene una ocupación del 87%, lo que equivale a 318 días de actividad al año. Además de los grandes premios el recinto se alquila para convenciones, reuniones y otros eventos, generando un impacto económico directo de 340 millones al año. El 60% recae en Barcelona y su área metropolitana.

El impacto fiscal alcanza los 42 millones de euros anuales, de los que 10 millones se quedan en Cataluña en concepto del 50% del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y del Impuesto del Valor Añadido (IVA).

Tiene una plantilla estable de 55 personas y genera hasta 10.000 contratos laborales al año gracias a las principales competiciones. Congrega a 100.000 espectadores en un solo día y cerca de 600.000 en el conjunto del año.

Fuentes del sector destacan que se trata de una “instalación estratégica para Cataluña, que sirve de catalizador para el sector del motor y representa en torno a un tercio del producto interior bruto (PIB) industrial de la región”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo