Dinero

Acaban de ser multados con 91 millones de euros

Pánico en los bancos: la CNMC tiene grabaciones comprometidas de sus pactos para acordar precios

Santander, CaixaBank, BBVA y Sabadell desconocen el contenido exacto de los audios, quiénes han colaborado en la investigación y si se van a filtrar las conversaciones

Sucursal bancaria.
photo_cameraSucursal bancaria.

La histórica multa de 91 millones de euros impuesta por la CNMC a la banca española va a traer cola. No hay precedentes de una sanción de este tipo contra los principales grupos financieros del país. Pero lo que ahora más inquieta a las entidades son las grabaciones que acreditan los pactos sellados para acordar precios.


De hecho, la sanción no es la más alta que ha establecido Competencia en su historia. En 2016 impuso una multa de 128,8 millones de euros a ocho fabricantes de pañales para adultos y en 2017, una a Renfe de 65 millones.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia acaba de sancionar a los cuatro grandes bancospor concertarse para ofrecer derivados de tipos de interés en condiciones distintas de las pactadas con los clientes” –en este caso, empresas- pese a que “especificaban que se contratarían en condiciones de mercado”.

La CNMC considera que las entidades acordaron entre ellas los precios que debía pagar el cliente, en vez de fijarlos de forma independiente y en función de la competencia en el mercado. Las empresas que contrataban los créditos desconocían este “pacto anticompetitivo” de Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell.

Grabaciones que acreditan los pactos de precios

Los cuatro grandes bancos han anunciado que interpondrán un recurso contencioso-administrativo contra esta sanción en la Audiencia Nacional. Sin embargo, existe un elemento nuevo que va a complicar su estrategia de defensa.

Fuentes de la CNMC que han participado en la elaboración del expediente, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, confirman que, en efecto, existe material de audio grabado a los bancos denunciados que acreditan estos pactos para acordar precios. Y destacan que se trata de conversaciones “muy comprometidas y reveladoras”.

En los archivos se recogen las conversaciones mantenidas por ejecutivos de las cuatro entidades para ponerse de acuerdo antes de realizar la oferta al cliente y fijar unas condiciones distintas de las que se habían comprometido a proporcionar.

También se confirma en esas grabaciones, según personas que las han escuchado, la imagen engañosa de que cada banco estaba consultando por su cuenta las condiciones de mercado, cuando en realidad todo era producto de un pacto.

Desconocen el contenido exacto de los audios

Ante este escándalo, fuentes de uno de los bancos denunciados por la CNMC revelan a ECD que hay una “enorme preocupación” por el contenido de las grabaciones. Los encargados de tramitar el expediente les solicitaron, hace unos meses, las grabaciones telefónicas de las conversaciones protagonizadas por miembros de sus mesas de tesorería. Las entidades tienen obligación de registrar estos audios y conservarlos.

La CNMC dispone, por tanto, del intercambio de pareceres que han mantenido los jefes de derivados desde hace meses. En esos archivos estaría la confirmación del pacto de sobreprecios en los contratos con empresas. Pero las entidades advierten: “Ahora no tenemos el control sobre todo ese material suministrado”.

Admiten también que desconocen el contenido exacto de los audios, dado que son “horas y horas de cintas” que fueron requeridas judicialmente y analizadas por los investigadores.

Otro dato. En los bancos no pasan por alto que Competencia ha contado con la documentación aportada por 22 compañías sobre 43 operaciones de derivados asociados a créditos sindicatos contratados entre 2006 y 2016 para la financiación de proyectos.

Por tanto, sospechan que algunas de estas empresas han colaborado en la investigación. Pero desconocen si hay más compañías, además de la denunciante Vapat, que han facilitado la instrucción del expediente a los técnicos de la CNMC.

Las empresas que pedían préstamos contrataban derivados para cubrirse contra los tipos de interés. Los swaps son productos que los bancos vendieron a compañías y particulares para cubrir la posible subida de los tipos de interés en sus créditos. Sin embargo, no protegieron de lo contrario, de la bajada, que es lo que terminó ocurriendo.

En las entidades defienden, no obstante, que se trata de una “práctica razonable tanto desde el punto de vista del banco como del cliente, ya que se trata de evitar, en último término, el impago del crédito”.

Pánico a que las conversaciones sean filtradas

Según las fuentes consultadas por ECD, uno de los “verdaderos pánicos” en la cúpula bancaria es que esas grabaciones puedan ser filtradas a los medios de comunicación y contribuyan a amplificar aún más el escándalo

Prueba de este nerviosismo, son las llamadas de altos ejecutivos a la CNMC en las últimas horas reclamando que se cumpla el compromiso de confidencialidad solicitado.

No se pasa por alto la ya maltrecha imagen de la banca por sus dudosas prácticas en los últimos años. “Lo que nos faltaba ahora...”, admiten.

Una de las entidades denunciadas resume así su inquietud: “El miedo no es tanto que se acredite con audios que ha existido un pacto para subir precios, algo que puede darse ya por hecho con el anuncio del expediente, sino por cosas que se digan en las conversaciones y puedan ser gravemente malinterpretadas”, alertan.

Un portavoz oficial de la CNMC confirma que el sistema informático del organismo es totalmente inviolable. No hay precedentes, se recuerda, de graves fugas de información en la comisión. Por último, está el estricto compromiso de confidencialidad con los bancos con respecto a estas grabaciones que se va a respetar a nivel interno escrupulosamente.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo