Dinero

Aumenta un 6,2% el precio de la vivienda en zonas rurales tras el auge del teletrabajo por la pandemia

El valor de los inmuebles residenciales en las grandes ciudades se hundió un 2% en el mismo período

Vivienda rural
photo_camera Vivienda rural

En octubre de 2021, comprar una vivienda en España fue de media un 1,8% más caro que el ejercicio anterior, según datos de Fotocasa. La cifra demuestra que el sector está recuperando un alza en los precios tras el estancamiento que vivió en 2020, cuando el precio apenas subió 12 euros el metro cuadrado hasta alcanzar los 1.675 de media en toda España.

Sin embargo, hubo un segmento de inmuebles residenciales en los que el precio se ha disparado desde marzo de 2020: las viviendas rurales. Una vivienda en un municipio de menos de 5.000 habitantes es de media un 6,2% más caro que antes de la pandemia, así lo apunta un estudio hecho por Idealista. La vivienda en las zonas rurales y periferias ha ganado importancia desde que el Covid trajo las restricciones y los confinamientos. 

El estudio compara los precios de las viviendas en los municipios de menos de 5.000 habitantes con los de la capital de su provincia. De este modo, de media en España el precio por el m2 en las capitales es de 1.729 euros, mientras que el de los municipios pequeños son 834 euros.

"Ha sido la reacción a la falta de espacio, un espacio que se ha buscado tanto dentro como fuera de las viviendas y que se amplía conforme nos alejamos de las zonas más céntricas y densas de las ciudades", explican desde Tinsa, una firma dedicada a la tasación de inmuebles.

La empresa señala que más importante que el precio es el crecimiento de las tasaciones que se han realizado. "En las ubicaciones fuera de las capitales han aumentado su protagonismo y se sitúan un 3,6 % por encima de los meses previos a marzo de 2020".

Vivienda barata

Sara Arranz, gerente de TresHabitat (inmobiliaria de Tecnotramit), reseña que se ha producido un cambio de tendencia en cuanto a los hábitos de compra inmobiliarios, ya que se están efectuando compras fuera de las grandes urbes y sus cinturones. Sin embargo, las adquisiciones se han efectuado “relativamente cerca de las ciudades” y aquellas que se han efectuado en el campo, “tienen un mayor carácter de segunda vivienda”.

Otro de los factores que influyen en la compra de inmuebles en el campo es el precio. En las zonas rurales el coste de una vivienda sigue siendo hasta un 52% más barato de media que la capital de provincia, lo que "da lugar a los habituales ‘chollos’ de viviendas en pueblos con muchos metros cuadrados y bajo precio”, apunta Arranz.

La tendencia también difiere con las bajadas de precio generalizadas que ha habido en las grandes ciudades. Allí los inmuebles han visto su valor bajar un 2% desde marzo de 2020.

Con todo, la tendencia no está claro que se consolide. Tinsa arguye que "los datos no muestran claramente si la preferencia por ubicaciones periféricas y zonas rurales continuará o, por el contrario, quedará como algo puntual y muchas de las familias que han hecho el cambio regresaran a la vida urbana". 

 

Arranz opina que la predilección por lo rural “permanecerá durante un tiempo”, pero también señala que “con el fin de las restricciones de movilidad, el interés de nuevo por las ciudades será creciente”.

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable