Dinero

España garantiza con Argelia el suministro de gas amenazado por la crisis de Marruecos

Naturgy ha cerrado un acuerdo con su socio para disponer de una alternativa al gasoducto del Magreb: Sonatrach reducirá el envío de barcos gaseros a China

Teresa Ribera y Pedro Sánchez.
photo_camera Teresa Ribera y Pedro Sánchez.

El conflicto con Marruecos está complicando la renovación del acuerdo para el uso del gasoducto del Magreb, que vence dentro de cuatro meses. Constituye una de las principales entradas de gas a España, lo que ha obligado al Gobierno a movilizarse para garantizar el suministro con Argelia ante un posible recrudecimiento de la crisis con Rabat.

Fuentes de la cúpula económica del Ejecutivo confirman a Confidencial Digital que España ha conseguido salvar con Argelia un eventual problema de suministro si se iniciara una escalada de represalias a nuestro país por parte de Marruecos.

Destacan que Naturgy llegó en 2019 a un acuerdo con su socio Sonatrach, empresa pública argelina, para la compra conjunta del 42% de Medgaz al fondo Mubadala, propietario también de Cepsa.

La compañía que preside Francisco Reynés pasó a tener el 49% de Medgaz, empresa que gestiona el gasoducto entre Argelia y la costa mediterránea española, por un 51% de su socio, con quien cogestiona la infraestructura.

Argelia, proveedor de gas para España

Naturgy importa gas de Argelia a través de dos gasoductos. El de Medgaz, que va de Beni Saf hasta la costa de Almería por el Mediterráneo, y por el Magreb-Europa (EMPL), que atraviesa Marruecos y, desde Tánger, cruza el Estrecho y llega hasta Córdoba.

Actualmente se utilizan indistintamente los dos gasoductos en función de las necesidades, del destino final del gas y del precio del uso de las infraestructuras.

Argelia es el principal proveedor de gas a España, en parte por contar con dos tuberías que unen ambos países por los que se canaliza esta materia prima, lo que hace el transporte mucho más barato.

Renovación del gasoducto del Magreb

La gasista puede utilizar Medgaz para transportar íntegramente los 10 bcm de gas que tiene contratados con Argelia sin necesidad de pasar por Marruecos. Pero la concesión del gasoducto del Magreb, que vence el próximo mes de octubre, sigue resultando imprescindible para garantizar el suministro seguro a España.

Ahora, el conflicto entre Madrid y Rabat ha complicado esta renovación que permite transportar el gas argelino desde el corazón del Sahara hasta Europa, atravesando Marruecos, según confirman a ECD fuentes diplomáticas.

 

Suministro garantizado por Argelia

Este escenario ha movilizado al Gobierno español para evitar también que el precio del gas se dispare para los consumidores españoles. Fuentes conocedoras de las negociaciones explican que España ha encontrado esta vez en Argelia “un aliado” frente a la amenaza de Marruecos.

Hasta ahora, la empresa estatal argelina Sonatrach había explicado en algunas ocasiones al Ejecutivo español que encontraba problemas a la hora de procesar el gas, lo que generaba en ocasiones retrasos en el suministro por tubo, ya no solo con la Península Ibérica sino también con Italia.

Sin embargo, las autoridades españolas han desconfiado en algún caso del argumento argelino de que una avería impedía el correcto funcionamiento del gaseoducto. Especialmente si coincidía con un momento punta de consumo en el mercado energético, por ejemplo en medio de una ola de frío.

Reducir el envío de barcos a Asia

Fuentes del sector eléctrico recuerdan a ECD que la entrada de gas desde Argelia se redujo a una cuarta parte, según datos de Enagás, durante los días que la borrasca ‘Filomena’ azotó con fuerza al centro de la Península el pasado mes de enero.

En aquel momento, la caída del suministro de gas argelino tensionó el mercado y provocó que se registrasen precios récord. El fenómeno se atribuyó a que la estatal Sonatrach estaba vendiendo más caro a China o Japón el gas que tenía que suministrar a España, aprovechando que allí también sufrían entonces una ola de frío importante.

Hasta el punto de que hubo barcos gaseros que habían partido rumbo a la Península Ibérica y fueron desviados a China sobre la marcha y en el último momento.

Una situación que España se ha apresurado ahora a evitar y ha conseguido el compromiso de Sonatrach, accionista de Naturgy, para reducir el envío de barcos gaseros a Asia mientras el suministro al sistema gasista español no esté garantizado, evitando tensiones en el mercado que disparen los precios.

Argelia se alía con España contra Marruecos

Las fuentes consultadas destacan que Argelia cuenta con que el gasoducto de Medgaz sea capaz de suplir el fin del contrato Magreb-Europa, así como el aumento del gas natural licuado argelino.

Las tensiones políticas que atraviesan ambos países norteafricanos están conduciendo a Argelia a tomar represalias contra Marruecos. Un escenario que, en este contexto de escalada de tensión con Rabat, beneficia a España.

El tema del Sáhara Occidental, la normalización de lazos con la entidad sionista y las continuas provocaciones están contribuyendo al giro argelino, lo que complicará enormemente el abastecimiento gasístico de Marruecos, obligándole a emprender proyectos e iniciativas costosas.

Así, si Argelia se dispone a no renovar el contrato con el Magreb, Marruecos encontrará grandes dificultades: tendrá que comprar casi la mitad de su consumo de gas en un mercado indexado en el Brent, en continua subida, y sin el apoyo de España, que tendrá asegurado el suministro a través de la propia Argelia

Zelenski pide a la ONU definir "Estado terrorista" tras el ataque ruso en Kremenchuk

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?