Dinero

Los funcionarios solo podrán teletrabajar un día a la semana pese a la explosión de ómicron

Protestas en los ministerios porque las bajas por Covid les están obligando a asumir más tarea. Hacienda ha retrasado el decreto que ampliará el trabajo desde casa

Funcionarios en una oficina de la administración.
photo_camera Funcionarios en una oficina de la administración.

La Administración General del Estado ha apostado por el trabajo presencial pese a la explosión de contagios por ómicron. El Gobierno se ha retrasado con el nuevo decreto de teletrabajo, y, debido al elevado número de bajas, los empleados públicos reclaman que ya se pueda aplicar más de un día a la semana, como se les prometió hace unos meses.

Fuentes sindicales de la Administración del Estado consultadas por Confidencial Digital consideran que todavía es demasiado pronto para recuperar la actividad presencial al completo, teniendo en cuenta el escenario de Covid desbocado.

Sin embargo, las mismas fuentes aseguran que el Ministerio de Función Pública ha confirmado a los sindicatos que el decreto que regulará el teletrabajo de los funcionarios no se aprobará hasta finales de febrero, y que su aplicación completa no estará lista hasta agosto.

Esto supone que, a pesar de la sexta ola de la pandemia del coronavirus, el Gobierno ralentizará los plazos de la medida, ya que la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, había apuntado que su intención era tenerla lista este mismo mes de enero.

Hacienda lleva con retraso el decreto

El Gobierno admite que se ha retrasado con la elaboración del nuevo decreto, y la actual normativa sólo permite teletrabajar el 20% de la jornada, un día a la semana.

El Ministerio de Función Pública se limita a apuntar que se está trabajando en la medida y que se aprobará lo antes posible, aunque prefiere no ofrecer públicamente las fechas.

Protestas por las bajas en los ministerios

Según denuncian empleados de ministerios y empresas públicas, este escenario contrasta con la situación de la empresa privada, donde hay más posibilidad de desarrollar el teletrabajo con el fin de evitar los contagios en los últimos días.

Aseguran que la incidencia de bajas laborales por Covid está afectando menos a perfiles de oficina en la empresa privada, pues pueden teletrabajar y no necesitan ser sustituidos por otros trabajadores como ocurre en el sector servicios o en la industria, donde la mayor parte de la plantilla debe desempeñar sus funciones de manera presencial.

En el caso de la Administración pública, debido a la escasa opción para trabajar desde casa, fuentes sindicales denuncian a ECD que se han registrado protestas en ministerios y empresas públicas porque las bajas por cuarentena en las plantillas les están obligando a asumir más carga de trabajo.

 

De una jornada en casa, a tres a la semana

Hay que recordar que el decreto pactado por Función Pública con los representantes de las plantillas deberá permitir (en la mayoría de los casos) combinar el presencialismo con hasta tres días de trabajo fuera de la oficina. Ahora, denuncian, la normativa actual solo contempla uno.

El teletrabajo -que afectará de manera potencial a más de 230.000 personas al servicio de ministerios, organismos autónomos y agencias estatales- tendrá carácter voluntario y reversible, y estará supeditado a que se garantice la prestación presencial de los servicios a la ciudadanía.

También se podrá autorizar en situaciones excepcionales de fuerza mayor que supongan una restricción de la movilidad, como ocurrió el pasado invierno con la borrasca Filomena, y durante el confinamiento.

El Gobierno está abierto a negociar

En el Ministerio de Función Pública matizan a ECD que “cada departamento tendrá margen para organizarse, de acuerdo con sus particularidades, el tipo de servicios prestados y la propia evolución de la epidemia”. Y niegan que a los trabajadores públicos se les vaya a permitir tan solo un día de teletrabajo. “Se está trabajando en el decreto para aprobarlo cuanto antes”, insisten.

Al mismo tiempo, reconocen la validez del acuerdo alcanzado el pasado mes de abril entre el Gobierno y los principales sindicatos (CSIF, CCOO, UGT y CIG), en el que se permitía a la plantilla trabajar a distancia de manera voluntaria hasta tres días a la semana.

Un año de antigüedad en el puesto

Sin embargo, fuentes de Función Pública confirman a ECD que no todos los funcionarios del Estado podrán disfrutar de la jornada laboral en sus domicilios, sino que se aplicará solo para los puestos de trabajo susceptibles de ser así desempeñados, previa solicitud y autorización.

Así las cosas, el Ejecutivo está dispuesto a que cada departamento negocie con los sindicatos qué funciones pueden realizar en remoto solamente aquellos que acrediten al menos un año de antigüedad en el puesto y unidad.

Para ello, cada departamento ministerial u organismo público, previa negociación con los trabajadores, deberá culminar un estudio previo de los puestos que puedan ser desempeñados a distancia.

Para cada puesto se identificarán objetivos de trabajo, y se evaluará su cumplimiento, conforme a criterios generales negociados, estableciendo un horario fijo de disponibilidad y localización.

Gobierno y oposición difieren en su postura sobre la visita del emérito

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes