Dinero

Pedro Sánchez ha empezado a ‘mandar’ en Telefónica

El Gobierno tendrá presencia en el accionariado por la fusión Bankia-CaixaBank, la operadora va a recibir ayudas cuantiosas de la UE, la buena relación de Moncloa con Amber explica el cambio en Prisa

Pedro Sánchez, con Isidro Fainé (izquierda) y José María Álvarez-Pallete (derecha).
photo_camera Pedro Sánchez, con Isidro Fainé (izquierda) y José María Álvarez-Pallete (derecha).

El Gobierno lleva un tiempo atento a la situación de Telefónica, sobre todo por la pérdida de valor de las acciones, rozando mínimos históricos, lo que le ha convertido en una compañía vulnerable en plena crisis por el coronavirus. Y Moncloa ha comenzado a influir en la multinacional, forzando el cambio de mando en el Grupo Prisa.

Fuentes del Ejecutivo admiten a Confidencial Digital que el equipo de Pedro Sánchez en Presidencia ha decidido hacerse oír con más contundencia en Telefónica e “influir” en la empresa. Por ello, buscarán las vías necesarias para fortalecerla mediante las ayudas desde el Estado.

Desde el punto de vista político, en el equipo económico de La Moncloa consideran que esa iniciativa tendría incluso una “buena venta de cara a la opinión pública”, porque se ‘salvaría’ a una empresa claramente estratégica, dada su presencia en ámbitos tan delicados como las telecomunicaciones, la ciberseguridad, etc.

Y, además, se puede esgrimir el ejemplo de otros países europeos, como ocurre en Francia y en Alemania, donde el Estado tiene una destacada presencia en el capital de empresas como France Telecom y Deutsche Telekom.

Movimiento para influir en Telefónica

En el equipo económico de Sánchez admiten en privado a ECD que el cese de Javier Monzón en la presidencia de Prisa es la primera acción del Gobierno para influir en la gestión de Telefónica, tomando como base la futura participación del Estado en CaixaBank tras su integración con Bankia.

Recuerdan que el Estado se ha asegurado un consejero en la nueva CaixaBank, aparte de José Ignacio Goirigolzarri, quien figura como presidente de BFA y va a asumir la presidencia no ejecutiva del nuevo banco.

CaixaBank cuenta con dos consejeros

CaixaBank cuenta con dos puestos en el consejo de administración de Telefónica. La entidad financiera posee un 4,89% del capital, lo que le ha llevado a formar parte del núcleo duro de la operadora desde hace más de dos décadas.

La última junta de accionistas de la compañía que preside José María Álvarez-Pallete aprobó, el pasado mes de junio, la reelección como consejero dominical de Isidro Fainé, representante de CaixaBank, que es el miembro más antiguo del órgano de gestión.

Fainé cumplirá 27 años en Telefónica en enero, y es uno de los principales apoyos del actual equipo de gestión de la operadora. El presidente de la Fundación La Caixa ha alabado en público, en más de una ocasión, la trayectoria profesional del presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete, y los valores que defiende.

Advertisement

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus suma
cerca de 630.000 casos a
nivel mundial.

Pero, como en toda fusión, unos permanecen y otros se ven obligados a abandonar el consejo. Y en la lista de salidas han llamado la atención dos en concreto: la de Jordi Gual, actual presidente de CaixaBank y representante del banco en Telefónica junto a Fainé, y de Ignacio Garralda, presidente de Mutua.

Un representante del Estado en Telefónica

Fuentes conocedoras de la operación destacan a ECD que la salida de Jordi Gual del consejo de la entidad catalana dejará con toda probabilidad un puesto vacante en el órgano de máxima gestión de Telefónica, y Moncloa ya se ha movilizado para que ese sillón sea ocupado por el representante del FROB en el nuevo banco, para lo cual necesitará el visto bueno de CaixaBank y del consejo de administración, que controla Álvarez-Pallete.

El consejero a propuesta del FROB, a través de BFA, todavía está pendiente de ser nombrado. Fuentes del organismo público señalan que es demasiado pronto para hablar de nombres concretos.

Primero, hay que estudiar la operación, y más adelante realizar una propuesta. En cualquier caso, en el Ministerio de Economía se descarta por completo que se escoja un perfil cercano a las tesis de Podemos, es decir, un defensor de la banca pública.

Ayudas cuantiosas de los fondos europeos

Además, en la hoja de ruta del Gobierno se encuentra como prioridad para la recuperación del país el “Plan España Digital 2025”, con el que Pedro Sánchez se comprometió en un gran acto, convocado en julio en Moncloa, a movilizar 140.000 millones de euros de inversión en digitalización en los próximos cinco años.

La mayor parte del dinero -concretamente más del 70%- lo aportarán las empresas privadas, donde Telefónica es considerada vital por el Ejecutivo, y otra gran parte provendrá del fondo de recuperación europeo.

La digitalización, según el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno, asumirá un tercio de los 72.000 millones de euros de ayudas europeas que se prevén recibir entre el 2021 y el 2023, es decir, unos 23.000 millones de euros, y las operadoras prevén canalizar hacia ellas una parte muy significativa de ese montante, para implantar el 5G en la industria y cerrar la brecha digital territorial.

Todos los operadores han empezado ya el despliegue de las nuevas redes de telefonía móvil ultrarrápida, con casos como Telefónica, que prevé tener cobertura del 75% de la población a final de año, pero llevar su uso a la industria requerirá enormes inversiones adicionales.

Ofensiva para controlar el grupo Prisa

Por si fuera poco, Moncloa acaba de dar un paso de gigante en la operación para tomar el control del Grupo Prisa. 

Fuentes conocedoras de la ofensiva explican a ECD que Pedro Sánchez dio orden de acelerar los contactos con los principales accionistas para desbancar a Javier Monzón de la presidencia, tras conseguir el cambio de criterio del presidente de Telefónica.

Contactos de Amper con Pedro Sánchez

El nuevo posicionamiento de Álvarez Pallete, que resultó definitivo, se logró después de varios contactos con el equipo económico de Moncloa por parte del dueño de Amber Capital, Joseph Oughourlian -con el 29,84% de Prisa-.  

Oughourlian, ahora presidente provisional de Prisa, antes de lanzar la operación para descabalgar a Javier Monzón, consultó directamente con Pedro Sánchez, con quien –revelan en el entorno del jefe del Ejecutivo, el empresario armenio mantiene una relación fluida.

Nervios tras la vuelta de Moreno a El País

Desde su llegada a La Moncloa, Sánchez ha contado con el apoyo de los medios de Prisa. En el Gobierno no olvidan ahora que El País se apresuró a negar el escándalo sobre el plagio de la tesis doctoral de Pedro Sánchez y, bajo la dirección de Soledad Gallego-Díaz, ha minimizado las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, el pasado mes de junio, se produjo un punto de inflexión que disparó las alarmas en el equipo del jefe del Ejecutivo. Sin previo aviso, el entonces presidente de Prisa, Javier Monzón, anunció la sustitución de Soledad Gallego-Díaz como directora de El País por Javier Moreno.

En ese momento, Sánchez, aconsejado por su jefe de gabinete, Iván Redondo, consideró que era clave que el Gobierno se garantizase el apoyo de los medios del Grupo Prisa, en especial del diario El País, que todavía mantiene influencia entre el electorado socialista y de izquierdas. “No tenemos otro apoyo”, le insistió Redondo al presidente.

Tuvieron en cuenta que la caída de Soledad Gallego suponía una “amenaza mediática” para el Gobierno de coalición, ante la llegada a la dirección del periódico de Javier Moreno, “el moderado” –así lo llaman en La Moncloa-. Moreno ya había ocupado este cargo entre 2006 y 2014.

Moncloa fracasó entonces en la operación para tomar el control del Grupo Prisa porque no contó con que el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, iba a darle la espalda.

Telefónica apoya la operación de Moncloa

Ahora en cambio, en la operación para derribar a Javier Monzón, Telefónica se ha alineado con Amber (socio mayoritario), otros accionistas como el jeque catarí Khalid Al-Thani (5,1%), y el fondo Melqart Asset Management, que posee una participación del 3,6%.

Fuentes próximas al consejo de Prisa explican a Confidencial Digital que la posición que ha adoptado finalmente Telefónica (9,4%) –donde se han centrado las presiones ejercidas desde La Moncloa para tomar el poder en Prisa-, ha resultado clave para avanzar en la ofensiva del Gobierno dirigida a hacerse con el control de El País. 

“Redondo se centró en Pallete. Sabía que con Ana Botín no había mucho que hacer. Es muy amiga de Monzón”, explican.

Sánchez gana el pulso a Felipe González

Hay que recordar que Monzón había contado hasta ahora con el respaldo de dos de los accionistas de referencia del grupo: Telefónica (que representa al 9,4% del accionariado) y el Santander (4,8%). 

Al igual que Juan Luis Cebrián, Monzón mantiene además una excelente relación personal con el ex presidente Felipe González. También es muy próximo a González el empresario Carlos Slim, que el pasado mes de octubre irrumpió en el accionariado de Prisa con una participación del 4,3%.

Como se puede ver, y destacan fuentes socialistas, la lucha por el poder en Prisa refleja también la pugna entre el viejo PSOE de Felipe González (que se ha mostrado muy crítico con el pacto de Gobierno con Unidas Podemos y sus alianzas con los independentistas) y el nuevo PSOE de Pedro Sánchez.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes