El Chivato

Así rescató el Ejército a un etarra combatiente en la guerra de Bosnia

Militares españoles en el despliegue en Bosnia.
photo_cameraMilitares españoles en el despliegue en Bosnia.

En sus cincuenta años de actividad terrorista, ETA asesinó a casi un centenar de miembros de las Fuerzas Armadas. Según el libro ‘Vidas rotas’, fueron 82 militares en activo y 15 retirados, en total 97 asesinados por su condición militar. Otros muchos quedaron heridos en decenas de atentados, sobre todo en los años 70 y 80, cuando los comandos de ETA tuvieron como objetivo prioritario a militares, guardias civiles y policías nacionales.

Por eso llama más la atención una historia que ahora, según ha comprobado El Chivato, ha recuperado el general de División en la reserva Rafael Dávila. Tuvo como protagonistas al Ejército español y a un miembro de ETA, en el marco (que puede parecer sorprendente) de la Guerra de Bosnia.

Las tropas españolas llegaron a esta república de la antigua Yugoslavia en noviembre de 1992, como parte de la misión de la ONU para prestar ayuda humanitaria a la población civil durante el conflicto bélico en los Balcanes.

En mitad de esa guerra, la embajada española avisó a los mandos del Ejército en Bosnia de que tenían que cumplir una misión especial. Se trataba de recoger en un punto concreto a un ciudadano español que estaba combatiendo en el ejército bosnio (conocido como Armija), para repatriarlo a España.

La singularidad del caso es que ese ‘combatiente’ era, a su vez, un etarra. Se trataba de un joven de 19 años que, siendo miembro de ETA, había decidido viajar a los Balcanes a participar en la guerra del lado de las fuerzas que luchaban por conseguir la independencia de Bosnia-Herzegovina frente a Serbia, que se declaraba heredera de Yugoslavia y trataba de mantener en su estado a la población serbia que vivía en otras repúblicas yugoslavas, en ese caso Bosnia.

Según cuenta Dávila a partir de su experiencia y del testimonio de otros soldados que vivieron ese episodio, para evitar altercados un oficial español acudió al mando de un grupo armado de efectivos españoles para recoger a este etarra en Bosnia.

La guerra obligó a mantener a ese joven miembro de ETA retenido en el campamento español durante varios días antes de ser enviado a nuestro país. Quienes estuvieron allí con él recuerdan, según cuenta el general Dávila, que esos días que pasó con militares españoles cambió por completo su mentalidad sobre las Fuerzas Armadas, e incluso se marchó “arrepentido y desengañado de lo que le habían contado” hasta entonces.

Militares españoles en el despliegue en Bosnia.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?