Club del té
photo_cameraClub del té

Gourmet

El Club del Té ofrece formación adecuado para convertirse en catador de té y experimentar el té en profundidad

Conocer el té en profundidad solo es posible a través de una
formación adecuada, lo que significa convertirse en catador de té
profesional. Mediante uno de los cursos ofrecidos por El Club del Té,
los asistentes adquirirán los conocimientos teóricos y prácticos
necesarios para profesionalizarse en esta disciplina.
 

Tomar una taza de té es quedarse solo en la superficie del producto.
Por supuesto, es una forma rápida y sencilla de obtener algunos de los
beneficios de esta bebida, pero no permite adentrarse en ella para
entenderla y aprovechar realmente todas sus cualidades. El mundo del té
es muy amplio y profundo, y para conocerlo hace falta formarse en alguna
de las disciplinas asociadas a él, como puede ser convertirse en
catador de té profesional.

Y es que, en muchos lugares del mundo, el consumo del té implica
realizar todo un ritual o ceremonia, que va mucho más allá de
ingerirlo. La primera ventaja de un catador de té, por lo tanto, será
la capacidad de diferenciar un té de calidad de uno mediocre, de modo
que dicho ritual tendrá la calidad y los resultados esperados.

Cómo ser catador de té

El camino para llegar a adquirir los conocimientos necesarios para
profundizar en el mundo del té, es realizar un curso de catador de té en un lugar especializado, como El Club del Té. Este curso está impartido por profesionales de reconocido prestigio en el sector, lo que
permitirá a los interesados desarrollar una serie de habilidades que
posteriormente podrán poner en práctica tanto a nivel personal como
laboral.

Este curso para aprender a catar el té se basa en una parte teórica y
en una parte práctica. En la etapa teórica se hace un recorrido por la
historia de la cata, utilizando ejemplos del mundo del perfume, y
aprendiendo sobre el análisis sensorial con el objetivo de entrenar los
sentidos en el proceso, principalmente el olfato. Posteriormente llega
la parte práctica, que es la que más importancia tiene dentro del
curso.

El trabajo práctico se realiza sobre todas las variedades del té y se
tienen en cuenta también sus diferentes formas de preparación y las
características que adquieren una vez preparados.

Qué hace un catador de té

Para catar un té correctamente, hay que seguir una serie de pasos que
implican un completo análisis sensorial. Principalmente intervienen la
vista, el gusto y el olfato, aunque el tacto y el oído también tienen
su participación.

Aspecto de las hebras secas

El primer paso de la cata técnica del té es realizar un análisis
olfativo, visual y auditivo de las hebras secas. Con esto, podremos
identificar la forma de las hojas y su estado.

Aspecto de las hebras humectadas

Una vez preparado el té, el siguiente paso es realizar el análisis de
las hebras humectadas, es decir, aquellas que han estado en contacto con
el agua durante la infusión del té. Aquí se observa el color y el
aroma de las hojas y a través del olfato identificaremos las
principales notas de cata.

Licor

El último paso es el análisis sensorial del licor tanto visual como
olfativo y gustativo. En la instancia visual, se identifica el color del
licor y su transparencia. Luego, se analiza el perfil sensorial del té
en base a su aroma y su gusto.

Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo