La voz del lector

Ladridos OTAN. ¿Cabalgamos o nos cabalgan?

Cartelería de la exposición sobre los 40 años de España en la OTAN.
photo_camera Cartelería de la exposición sobre los 40 años de España en la OTAN.

Era visto. De nuevo una frase del Papa ha sido objeto de manipulación. Esta vez para achacarle que justifica la invasión de Ucrania por Putin. Aún a pesar de que le haya dicho en público al líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el patriarca Kirill, pro-guerra, que no se convierta en monaguillo de Putin, e insistir, afirmando: “Hermano, no somos clérigos de Estado, no podemos usar el lenguaje de la política sino el de Jesús”. Y aquí está, a mi juicio, el quid de la cuestión, porque los lenguajes, cuando son los adecuados, expresan fielmente lo que siente y piensa quien habla. En otro caso, se hacen ininteligibles o directamente prostituyen el mensaje que se ha querido hacer llegar.

Juzgar las declaraciones del Papa con gafas de un comentarista político, y dando por hecho que los parámetros y razones del Papa se encuentran a ese nivel, es un error garrafal, lamentablemente muy común, sea por simpleza o mala intención, y que incapacita para entender el Magisterio de la Iglesia. Sería, en otro orden de cosas, como intentar comprender y explicar hechos históricos con la visión que hoy tenemos de las cosas.

Supongo que nadie mínimamente objetivo pensará que al Papa le mueve el afán de extender el “paraíso” comunista, o que tiene intereses en la industria armamentista, etc. Es evidente, para quien quiera ver, que su preocupación son las personas, las familias, los pueblos y el respeto a sus derechos, piensen en cristiano o en budista, o no crean en nada.

La Iglesia, después de tantos siglos, es maestra de humanidad. Ha demostrado con sus miles y miles de mártires que ha sabido quedarse al lado del doliente, del descartado, del machacado, del perseguido. Ha sufrido y sufre en sus carnes la incomprensión y hasta el ataque de sus hijos, que quisieran ver como el Magisterio se ejerce ajustándose a sus criterios personales, con enfrentamientos, desaires e imprudencia. ¡Cuántas vidas se han salvado en Vietnam, China, Guinea, Burkina Faso, etc, etc, etc, gracias a que la Iglesia supo callar oportunamente, sin dejar de actuar con discreción!. Lo hizo con corazón de  Madre, no como política. Y, el corazón tiene razones que la razón desconoce, como decía Blaise Pascal.

Pero, lo más doloroso es ver como muchos hijos de la Iglesia Católica se avergüenzan de lo dicho por el Papa. Y no solo en esta ocasión. Pretenden desligarlo de la Iglesia. Es una opinión personal, dicen. La Iglesia es otra cosa. Y tienen razón, pero una sin la otra son imposibles.

Lo dicho no obsta para considerar compatible aquello de “en cuestiones de opinión, tanto vale la mía como la de Su Señoría”. Pero, aunque solo fuese para evitar caer en el peligroso vicio de la soberbia, y ejercitarse un poco más en la virtud de la humildad, recomendaría una mayor prudencia en los juicios. Porque, además, es difícil encontrar quien tenga mejor información a pie de calle de cada país y lugar, que la Iglesia.

Quizá me vean, en sentido peyorativo, como otro papista o clerical. Sin embargo, referidos a este asunto de Putin y Ucrania, yo ya me había manifestado anteriormente a estas manifestaciones del Papa, y en el mismo sentido, en un artículo publicado en este medio, el pasado día 24 de febrero, que llevaba por título “La rueca rusa” (https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/la_voz_del_lector/la-rueca-rusa/20220224102256354915.html En él ya dejaba entrever que la actuación de OTAN se parecía mucho a una provocación y que iba a ser entendida como una amenaza por Rusia.

Todavía hoy opino que esta invasión/guerra pudo haberse evitado.

El correr de los acontecimientos parece confirmar quien gana y quien pierde con este conflicto.

Desde luego, no gana la paz, ni la disuasión, ni la convivencia de los pueblos y su riqueza.

Habría que preguntarse el por qué de tanto empeño de los “cowboys”, y el de sus escuderos ingleses, tan dispuestos a echar rápidamente al mar sus bajeles.

Naturalmente, siempre es más reconfortante plantear las batallas en territorio ajeno y lejano, para que los muertos, heridos, la destrucción y la miseria les toque ponerlos a otros.

 

Pienso que los políticos de la CE no han estado y no están, ni de lejos, a la altura que debieran.

Hay diferentes formas de integrarse en una Alianza defensiva, sin desplegar armamento a las puertas del vecino. A éste debiera quedarle claro que lo que se busca no es atacarle, sino defenderse, con todas las consecuencias, de una probable agresión, particularmente a la vista de sus últimas actuaciones. No es lo mismo firmar un Tratado de No Agresión y establecer un colchón que mantenga el status quo, que incrementar bases y armamento en esos territorios limítrofes.

Evidentemente, no es igual. La elección de una u otra alternativa tiene mucha relación con lo que se pretende en realidad. Pero, eso nunca nos lo cuentan.

Arabia Saudi 1-2 México
                Copa Mundial de la FIFA Catar 2022                

México se queda fuera del Mundial por un gol
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable