Medios

Arde ‘El Mundo’ con el libro de David Jiménez: se anuncian desmentidos y querellas


Varios periodistas niegan la veracidad de algunas revelaciones del ex director. Le acusan de incumplir el secreto profesional y de airear interioridades de la empresa

Sede El Mundo.
photo_cameraSede El Mundo.

Los tiempos más turbulentos de El Mundo han vuelto a la actualidad por la publicación de ‘El director’, el libro en el que David Jiménez cuenta el año en el que ejerció como máximo responsable del periódico de Unidad Editorial, entre abril de 2015 y mayo de 2016.

Jiménez, que era hasta ese momento corresponsal del diario en Asia, fue designado por el consejero delegado del grupo, Antonio Fernández-Galiano, para sustituir a Casimiro García-Abadillo. Se trataba del segundo cambio en la cúpula del periódico en poco más de un año. En enero de 2014 se había producido la destitución de Pedro J. Ramírez, fundador del diario en 1989.

En ‘El director’, David Jiménez no sólo relata su experiencia durante esa etapa. El libro incluye también un ajuste de cuentas con una serie de profesionales que, a su juicio, “boicotearon” sus planes para modernizar El Mundo y convertirlo en un periódico volcado en lo digital.

Presuntas identidades

El ex director utiliza seudónimos cuando alude a determinados ‘enemigos internos’. Emplea motes como “El Cardenal” o “el nuncio de Milán”, agrupa a periodistas veteranos bajo el sobrenombre de “Los Nobles”, que, asegura, ofrecieron una dura resistencia a sus planes más revolucionarios, e incluye a personajes como “La Digna” “Money”, “Asuntos internos”, “Woodward”, “El Reportero”, “El Viti”, “El sindicalista”, “El dos”, etc.

Personas del periódico consideran que con esos seudónimos se identifica, entre otros a Fernando Lázaro, Carlos Segovia, Lucía Méndez, Pedro Simón, Antonio Lucas, Esteban Urreiztieta, Rodrigo Sánchez y, por supuesto, el presidente, Antonio Fernández-Galiano.

El propio Jiménez ha explicado públicamente que el libro no es contra El Mundo, sino “contra quienes por codicia y ambición destruyeron su espíritu original, y quienes se vendieron a los despachos a cambio de preservar o aumentar sus privilegios”.

Se anuncian desmentidos y querellas

A raíz de la publicación de ‘El director’, la redacción de El Mundo ha entrado en convulsión. Muchos periodistas han mostrado su indignación a través de Twitter, donde han criticado a Jiménez, acusándole de mezclar cotilleos con inexactitudes, y de relatar “hechos retorcidos hasta convertirlos en falsedades” para justificar “su propio fracaso”.  

Varios redactores niegan la veracidad de algunas revelaciones del ex director, y le acusan de incumplir en otros casos el secreto profesional y revelar interioridades de la empresa.

Fuentes de la redacción de El Mundo confirman a Confidencial Digital que un numeroso grupo de periodistas del diario están dispuestos a actuar contra David Jiménez por lo publicado en el libro. Aunque aún no hay nada decidido, estas fuentes aseguran que en la redacción se están barajando dos opciones: publicar un desmentido o presentar varias querellas.

Por un lado, los periodistas se inclinan por redactar una amplia carta firmada, donde se describan, punto por punto, lo que consideran las mentiras del libro. Cada periodista que haya sido testigo de alguna inexactitud podrá relatar la verdad de los hechos para dejar clara cada falsedad.

La segunda opción es recurrir a la vía judicial. Los periodistas aludidos presentarían querellas de forma individual, por considerar afectada su reputación y en defensa de su derecho al honor. Tal y como explican estas fuentes, aunque el autor utilice seudónimos, muchos periodistas aseguran que han sido claramente identificados y hay jurisprudencia que permite condenarlo.

No es la primera vez que los periodistas de El Mundo cargan contra David Jiménez por escrito. Ya lo hicieron en 2016, cuando Jiménez denunció, tras su despido, que había recibido presiones de Galiano y relevó supuestas injerencias del presidente de Unidad Editorial.

Al final del libro, Jiménez explica que había firmado una cláusula de confidencialidad con la empresa. La cuestión es si la ha incumplido o no y si Unidad Editorial presentará una demanda por ello.

ECD se ha puesto en contacto con un portavoz oficial de Unidad Editorial, que asegura que la compañía no va a pronunciarse sobre la publicación de ‘El director’. A día de hoy no está previsto presentar una demanda, o formular un pronunciamiento público sobre la obra.

“Atribuye su fracaso a la redacción”

Desmentidos y acciones judiciales al margen, el libro ha provocado –como se ha dicho- una auténtica conmoción en la redacción del periódico. Con el paso de los días, los periodistas están dejando traslucir su opinión sobre su contenido. Incluso ha habido redactores que han utilizado blogs y columnas de opinión para arremeter contra él.

Hay episodios que bastantes trabajadores de El Mundo conocen por haberlos vivido de primera mano, y aseguran que Jiménez miente o distorsiona los hechos, “contándolos a su manera”.

Otros lo califican como un “pésimo director” que lo que ha hecho es ”atribuir su fracaso a la redacción del periódico”. Culpa a los demás, añaden, del “desastre” que generó en El Mundo durante esos trece meses.

Uno de los actuales responsables de la cabecera aclara que David Jiménez fue nombrado en abril de 2015 pero empezó en mayo. Ese mes de abril, el periódico estaba por encima del presupuesto en ingresos y se contrataron a 21 personas –todo el equipo de Papel y de datos-. Además, la redacción se encontraba en unas condiciones económicas muy buenas para lo que era aquel año.

En el mes de septiembre, Jiménez acumulaba ya un 22% de caída media de venta en quiosco, y El Mundo se había situado 12 millones por debajo del presupuesto. En diciembre, la situación se volvió insostenible y Unidad Editorial tuvo que empezar a despedir a gente. A principios de 2016 siguió la sangría, hasta que se confirmó el ERE en ese mes de abril.

Periodistas muy fastidiados

ECD ha podido recabar el testimonio de ex compañeros de Jiménez que no han querido pronunciarse sobre esta polémica. Hay periodistas que entablaron una cierta amistad con él y que ahora, aseguran, están “muy fastidiados”.

Otros redactores veteranos han intentado hablar con él para tratar de comprender qué le ha llevado a escribir el libro. Algunos, que lo consideraban amigo y compañero, le han explicado que no se lo piensan leer, y que prefieren “que este asunto quede en el olvido cuanto antes”.

Este confidencial se ha puesto en contacto con David Jiménez para conocer su postura acerca de la indignación de los periodistas de El Mundo sobre el libro que ha publicado.

El ex director del diario generalista de Unidad Editorial explica que en el libro “se habla con admiración” de muchos de sus ex compañeros y de lo que El Mundo ha significado para este país. “Los periodistas no estamos exentos de crítica: precisamente porque la ejercemos debemos aceptarla. Es solo un libro, nada más. Con luces y sombras sobre el periodismo”.

El periodista añade que “quienes salen peor son los directivos que han despedido a la mitad de la redacción y alejado al diario de su espíritu original. A ellos deberían ir dirigidas las quejas, no al director que defendió los principios de El Mundo y fue despedido por ello”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?