Audi RS Q e-tron en el Dakar Test Zaragoza
photo_camera Audi RS Q e-tron en el Dakar Test Zaragoza

Motor

Audi RS Q e-tron. Con mucha chispa a la conquista del Dakar

Audi se ha marcado un ambicioso objetivo, ganar el Rally Dakar con un vehículo de propulsión eléctrica

Este innovador prototipo monta dos motores eléctricos (680 CV) y dispone de tracción integral. Para tan importante desafío cuenta con un equipo de pilotos de primera, entre los que se encuentra Carlos Sainz y su copiloto Lucas Cruz.

La carrera por la electrificación tiene para Audi dos importantes frentes, los automóviles de calle y los de competición. La marca de los cuatro aros ya ofrece actualmente un amplio surtido de automóviles eléctricos a sus clientes, con una gama en plena expansión. Pero el mundo de la competición no deja de ser un importante laboratorio de pruebas en el que se ensayan todo tipo de sistemas y de dispositivos, muchos de los cuales pasan posteriormente a los coches de calle.

Para la puesta en práctica de un reto tan ambicioso como es ganar la edición 2022 del  Dakar con un vehículo eléctrico, Audi ha echado mano tanto de su experiencia en la alta competición como de una serie de tecnologías que constituyen su ADN como fabricante de automóviles. Si la tracción quattro cambió las reglas del juego en el Campeonato del Mundo de Rallies, asimismo Audi fue la primera marca en ganar las 24 Horas de Le Mans con un prototipo electrificado. Con nada menos que 13 victorias en las 24 Horas de Le Mans (la carrera de resistencia más dura del mundo) con distintos sistemas de propulsión (TFSI, TDI e híbrido), resulta lógico que Audi ponga ahora el punto de mira en el raid más duro del mundo, el Dakar. Pero como ha hecho siempre tenía que hacerlo innovando, y para ello recurre a la electrificación como tecnología de propulsión. Toda una declaración de intenciones que queda plasmada en el Audi RS Q e-tron, un futurista prototipo eléctrico alimentado por una batería de alto voltaje que se puede recargar durante la conducción.

Dakar Test Zaragoza

Carlos Sainz y Lucas Cruz al Dakar con Audi

En palabras de José María Aparicio, Director de Audi España: “Se trata de un proyecto marcado por la innovación. El futuro de Audi y el futuro del automóvil es eléctrico, y ya hemos sentado las bases para ello. Primero con el Audi e-tron, posteriormente con el e-tron Sportback, y más recientemente con el e-tron GT y con el Audi Q4 e-tron. En 2025 más del 30 por ciento de nuestras ventas corresponderán a vehículos electrificados. Y también hemos demostrado que la electrificación no está reñida con la competición. Pero ahora vamos más allá al desarrollar una vanguardista tecnología para competir en el desierto. Si el Dakar ya es un reto para un coche normal, la dificultad aumenta con un vehículo de propulsión eléctrica. Pero contamos con ingenieros talentosos, con el RS Q e-tron y con equipos ganadores, como el que forman Carlos Sainz y Lucas Cruz”.

Audi RS Q e-tron

Para esta aventura del Dakar 2022 la marca de los cuatro aros cuenta con una paleta de tres equipos de primera,  entre los que destaca Carlos Sainz y su copiloto Lucas Cruz, ganadores del Rally Dakar en tres ocasiones, y cuya experiencia está resultando primordial tanto en el desarrollo como en la puesta a punto del RS Q e-tron. Junto al equipo español, completa el “Dream Team” de Audi los equipos formados por Stéphane Peterhansel/Edouard Boulanger (Francia) y Mattias Ekström/Emil Bergkvist (Suecia). Carlos Sainz acumula un brillante palmarés, fue bicampeón del Mundo de Rallies (1990, 1992) y cuenta con una dilatada experiencia en el mundo de los raid. Experiencia que ha quedado plasmada con tres victorias en el Rally Dakar, con Lucas Cruz como copiloto, en los años 2010, 2018 y 2020.

Audi RS Q e-tron

El piloto español, a sus 59 años, sigue estando en plena forma, no existiendo para él las medias tintas. Una actitud que comparte Lucas Cruz. Los dos tienen muy claro. Para ellos el objetivo está puesto en intentar ganar el Dakar con este coche. Como el propio Carlos Sainz expresa en sus declaraciones, afronta con gran pasión este gran desafío: “Si hay una marca pionera en competición, es Audi. El Audi Quattro cambió el Campeonato del Mundo de Rallies para siempre, luego vino Le Mans y con el RS Q e-tron intentaremos algo parecido en el Dakar, que supone un reto definitivo para un prototipo con un tren motriz eléctrico. Hablamos de volver a hacer algo especial, diferente, algo que nadie ha conseguido. Estamos comprometidos y muy motivados, para nosotros es una gran responsabilidad”.

Propulsión eléctrica para el Audi RS Q e-tron

Desde que se inició oficialmente el proyecto Dakar ha pasado menos de un año. Un importante desafío para ingenieros y probadores, dado que el Audi RS Q e-tron se ha desarrollado en apenas doce meses. Este impresionante prototipo de galáctico aspecto debe sus futuristas formas a Juan Manuel Díaz, responsable del Departamento de Diseño de Motorsport de Audi. Refleja a la perfección el vanguardismo en lo formal que de siempre también ha caracterizado a la marca. Bajo la futurista carrocería del RS Q e-tron se aloja un sofisticado sistema de propulsión eléctrico que combina tecnología de la Fórmula E y del DTM. Tanto en el eje delantero como en el trasero monta un motor-generador (MGU) similar al utilizado por el actual Audi e-tron FE07 de Formula E. Estos dos electromotores son los encargados de la propulsión del vehículo, que cuenta con tracción quattro, y de la misma forma que en los vehículos eléctricos de la marca el sistema de tracción integral no requiere conexión mecánica entre los dos ejes. El software desarrollado se encarga de distribuir el par entre ejes, haciendo la función de un diferencial central virtual configurable libremente. Tampoco existe caja de cambios, solo necesita una marcha adelante. La potencia máxima conjunta de los dos propulsores eléctricos es de 680 CV.

Audi RS Q e-tron

Pero el sistema de propulsión también incorpora un motor de gasolina TFSI procedente del DTM, que acciona exclusivamente un generador encargado de recargar la batería de alto voltaje durante la conducción a la vez que  oficia de motor de arranque. Así pues, el vehículo acoge un total de tres unidades motor-generador (MGU), contando además con un sistema de recuperación de energía durante la frenada. La mecánica de gasolina TFSI funciona en un rango especialmente eficiente de entre 4.500 y 6.000 rpm, lo que permite un consumo específico muy por debajo de los 200 gramos por kWh. Con respecto a la batería, pesa alrededor de 370 kg y tiene una capacidad de 50 kWh.

Tras las primeras pruebas a los mandos del RS Q e-tron, Carlos Sainz describía así sus impresiones: “Aquí no hay marchas, no tienes que soltar el embrague. Según aceleras el coche sale disparado, sin retraso en la respuesta. Contamos con cuatro ruedas motrices, pero sin un diferencial mecánico entre los ejes. Se puede decir que es un diferencial permanente virtual; de ahí lo complejo que resulta trabajar con esta tecnología, es realmente apasionante la cantidad de parámetros con los que puedes jugar. Todo se gestiona a base de software, que hay que desarrollar y poner a punto, incluyendo el freno motor, que es muy efectivo. A la hora de pasar dunas, por ejemplo, es un coche muy competitivo, no tienes que preocuparte de la marcha en la que vas, ni quitar las manos del volante. Pero esta carrera no se gana ni se pierde en las dunas. Todavía no sabemos dónde estarán nuestros rivales, pero el RS Q e-tron se va a defender bien en todos los terrenos”.

Audi RS Q e-tron

Un rico historial tecnológico y en competición

La marca de los cuatro aros introdujo en 1976 toda una referencia en lo que a arquitectura del motor se refiere, el motor de 5 cilindros en línea. Posteriormente dio un auténtico golpe de efecto con el lanzamiento del Audi Quattro en 1980, que puede considerarse el primer automóvil no todoterreno en utilizar la tracción integral o a las cuatro ruedas de forma permanente. Todo un hito que dejó huella a la vez que creó una densa estela que posteriormente siguieron muchísimas marcas. Hasta la llegada del Audi Quattro por la mente de ningún fabricante pasaba la idea de lanzar al mercado un turismo con tracción a las cuatro ruedas. La tracción integral Quattro aporta dinamismo, estabilidad, poder de tracción y seguridad, premisas que han contribuido a cimentar el eslogan de Audi: “A la vanguardia de la técnica”.

Driver presentation Dakar Rally

La competición forma parte de la hoja de ruta de Audi. En el deporte automovilístico lleva cosechando éxitos desde 1980. Unos triunfos que han ido ligados al desarrollo de revolucionarias tecnologías que posteriormente han pasado a la producción en serie. La historia de éxitos tuvo su punto de partida con el Audi Quattro. Sus numerosas victorias y los dos títulos de constructores y de pilotos conseguidos en el Campeonato del Mundo de Rallies entre 1982 y 1984 constituyeron un importante factor para que hasta el momento presente la marca haya fabricado 11,8 millones de automóviles con tracción integral. Pero la tracción quattro también triunfó en los circuitos, inicialmente de la mano de los Audi 200 quattro y 90 quattro IMSA GTO en Estados Unidos. En 1990 y 1991 el Audi V8 quattro se alzó con el título en el Campeonato Alemán de Turismos (DTM), campeonato en el que sigue cosechando incontables éxitos. Desde 2004 los pilotos de Audi han ganado doce veces el campeonato de pilotos del DTM, a lo que hay que sumar seis títulos de constructores y ocho de equipos.

Tampoco podía faltar todo un referente en la competición automovilística como son las exigentes 24 Horas de Le Mans, la prueba de resistencia más dura del mundo. Gracias a la tecnología TFSI (2001) consiguió un triplete histórico de 2000 a 2002. Nada menos que 63 victorias en 80 carreras cosechó en el Mundial de Resistencia el Audi R8, asegurándose un sitio de honor en la historia del automovilismo deportivo. Con la tecnología TDI Audi reivindicó una vez más su condición de pionero al convertirse el Audi R10 TDI en el primer deportivo con motor diésel  que se llevó la victoria en las 24 Horas de Le Mans (2006), victoria que repitió en 2007 y 2008. Continuó con esta imparable carrera de triunfos el Audi R15 TDI, que  no solo logró la victoria en las míticas 24 Horas de 2010 sino que incluso consiguió un triplete, a la vez que estableció un nuevo récord de distancia que no ha sido superado hasta la fecha. En total la tecnología TDI se impuso en ocho ocasiones en Le Mans, y durante su década de vigencia redujo el consumo de combustible diésel un 46%. Con estos resultados, en 2014 la marca podía presumir de nada menos que 13 victorias en Le Mans tras su participación en 16 ediciones. Todo un hito.

Dakar Test Zaragoza Audi RS Q e-tron

Pero esta historia plagada de éxitos no solo incluye propulsores de gasolina alimentados mediante inyección directa (TFSI) y motores diésel (TDI), también se hace extensiva a los sistemas de propulsión híbrida. Como no podía ser de otra forma, Audi realizó otra hazaña pionera al conseguir con un coche de carreras híbrido, el Audi R18 e-tron, la primera victoria en las 24 Horas de Le Mans de 2012. Victoria que repitió en 2013 y 2014, por lo que retuvo el podio durante tres años consecutivos. Con este rico palmarés deportivo a sus espaldas, en especial en la carrera de resistencia más dura del mundo,  resulta lógico que Audi ponga ahora en su punto de mira al raid más duro del mundo, el Dakar. Para su primera participación en el Dakar ha desarrollado un vehículo de propulsión totalmente eléctrica, el futurista Audi RS Q e-tron. Ahora es el turno de la electricidad. La historia continuará el próximo 2 de enero de 2022, cuando arranque la 44 edición del Dakar desde Hail (Arabia Saudí).

Audi RS Q e-tron. La técnica

 

 

 

Cortesía de Audi

 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?