Mercedes-Benz EQ Silver Arrow
photo_cameraMercedes-Benz EQ Silver Arrow

Motor

Teletipauto

Mercedes-Benz EQ Silver Arrow. Al futuro viajando por el pasado

Las formas y la filosofía del impresionante prototipo EQ Silver Arrow, de Mercedes-Benz, toman como fuente de inspiración las del bólido de récord Mercedes W125 Recordwagen de 1938.

Pero esta nueva flecha plateada es un vehículo eléctrico que cambia la gasolina por la electricidad para su propulsión. Su potencia asciende a 750 CV

El legado tecnológico de una marca como Mercedes-Benz es sobresaliente, resultando lógico que se recurra al mismo como referencia a la hora de acometer nuevos proyectos. Es el caso del nuevo prototipo Mercedes-Benz EQ Silver Arrow, presentado por la marca de la estrella en la pasada muestra de Pebble Beach (California), un certamen que atrae a expertos y coleccionistas de automóviles de todos los rincones del planeta.

El EQ Silver Arrow es mucho más que un prototipo futurista, puesto que rinde homenaje a un derivado del bólido de Grand Prix W125 Formel-Rennwagen de 1937. Se trata del W125 Recordwagen de 1938, que obtuvo en dicho año el récord de velocidad en carretera abierta (432,69 km/h).

Este merecido homenaje a tan singular vehículo empieza por el color de la propia carrocería. La pintura en plata Alube del EQ recuerda a los históricos Flechas de Plata, que tuvieron que desprenderse de la pintura blanca para ahorrar peso. Otra de las tradiciones con las que enlaza se debe a su extremadamente aerodinámica silueta.

Hace más de 80 años que estos históricos automóviles de carreras convirtieron a Mercedes-Benz  en el estandarte de la alta velocidad, debido, entre otros factores, a un cuidado diseño aerodinámico.

El showcar EQ Silver Arrow es un monoplaza que mide 5,30 m de longitud. Con un diseño caracterizado por unas líneas nítidas y fluidas  que dan como resultado una estilizada silueta, la carrocería está fabricada en fibra de carbono. La pintura multicapa en plata Alubeam la reviste como si de metal líquido se tratara.

Las piezas adosadas funcionales también están realizadas en fibra de carbono, caso del  splitter frontal, del panel frontal con función de visualizador y de la banda luminosa continua en la parte delantera, que se repite como rasgo de diseño en los faldones laterales. Asimismo, el logotipo EQ integrado a modo de bajorrelieve, por delante de las ruedas traseras, está iluminado en azul. Por otro lado, cabe también destacarse la cabina del conductor, que se abre hacia delante, y las ruedas con llantas multirradio parcialmente al descubierto.

Ruedas cubiertas parcialmente

Los 168 radios de cada llanta son de aluminio ligero pintado en dorado rosa, mientras los tapacubos estáticos y las cubiertas parciales constituyen otros de los elementos estilísticos innovadores de las ruedas. Los neumáticos, con dibujo de estrellas en la superficie de rodadura, se han desarrollado en colaboración con Pirelli. Son de tipo slick en medida 255/25 R24 para el eje delantero y 305/25 R26 para el tren trasero. Como reminiscencia del automovilismo de competición destaca, el difusor trasero, mientras dos spoilers traseros extensibles asumen además la función de freno aerodinámico, aumentando la resistencia al avance en las fases de deceleración.

En el interior del EQ Silver Arrow, el lenguaje formal combina una estética intemporal con una visión futurista a partes iguales que representan los valores de un lujo avanzado. Al abrirse la cabina del conductor hacia delante queda al descubierto un habitáculo sorprendentemente espacioso en el que imperan los contrastes.

Por un lado, materiales tradicionales de alta calidad como el cuero en marrón ecuestre que recubre tanto el asiento como el volante, el aluminio cepillado empleado en todo el habitáculo o la madera de raíz de nogal con líneas más oscuras de madera de conífera en el suelo, constituyen el nexo de unión con los bólidos de carreras clásicos de la época de los Flecha de Plata. En contraposición, modernas soluciones de alta tecnología ponen de relieve el carácter visionario del EQ y su firme voluntad de fusionar pasado y futuro.

El conductor se encuentra rodeado por una gran pantalla panorámica en la que se proyectan imágenes tridimensionales, contando con la posibilidad  de competir en carreras virtuales. A tal efecto, la pantalla panorámica visualiza un circuito virtual en el tramo real, mientras el conductor ve a su rival imaginario por delante o por detrás.

Pantalla táctil en el volante

Incorporada al volante, una pantalla táctil permite seleccionar distintos programas de conducción: Comfort, Sport y Sport+. La potencia asciende a 750 CV. También se pueden configurar diferentes ajustes de sonido, puesto que el EQ es extremadamente silencioso al equipar un sistema de propulsión eléctrico.

Entre otras opciones cabe la posibilidad de elegir el sonido de un actual Flecha de Plata de Fórmula 1 o el de un motor Mercedes-AMG V8. Con respecto a la batería, va ubicada en los bajos y tiene una capacidad aproximada de 80 kWh, lo que le autoriza una autonomía estimada de más de 400 km según el nuevo ciclo WLTP. Para refrigerar esta batería de alto rendimiento se han practicado unas ranuras de ventilación a los lados.

Pero para desarrollar el espectacular EQ Silver Arrow, los técnicos de Mercedes-Benz primeramente viajaron al pasado para beber de sus fuentes de inspiración. Inspiración que llegó de la mano del Mercedes W125 Recordwagen de 1938, un vehículo muy aerodinámico diseñado para batir récords de velocidad que derivaba del W 125 Formel-Rennwagen de Grand Prix de 1937.

Dotado con un motor V12 de 5.576 cc (736 CV), a su volante, el piloto Rudolf Caracciola alcanzó en la autopista Frankfurt-Darmstadt una velocidad  de 432,69 km/h en más de un kilómetro. Un récord de velocidad en carretera abierta que se mantuvo vigente hasta noviembre de 2017. Con respecto al W125 Formel-Rennwagen (1937) pasó a la historia de la alta competición por la puerta grande; fue el coche de carreras de Grand Prix más potente hasta principios de los años 80. Todo un honor debido a su motor de 8 cilindros en línea y 5.660 cc, sobrealimentado mediante compresor Roots, que rendía la friolera de 646 CV. Una cifra de potencia estratosférica que le permitía superar los 300 km/h.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?