Créditos rápidos
photo_cameraCréditos rápidos

Negocio

El auge de los créditos rápidos gracias a la proliferación de Internet

Las urgencias económicas no solo son propias de la época actual

Las urgencias económicas no solo son propias de la época actual. Siempre han habido imprevistos monetarios que daban pie a que los consumidores tuvieran que recurrir a obtener financiación urgente para salir del apuro económico. Sin embargo, antaño no era todo tan sencillo y ágil como lo es en pleno 2020.

El vídeo del día

La pandemia de coronavirus supera los 43 millones de casos con 1,15 millones de muertos.

En líneas generales la mayoría de usuarios interesados en obtener una mayor o menor liquidez, se veían obligados a realizar un desplazamiento. La entidad bancaria de su elección era el destino final del trayecto, aunque también podían ser otras instalaciones, tales como las oficinas especializadas de una entidad crediticia.

Más allá de la pérdida de tiempo originada por los desplazamientos en sí, también se evidenciaba una falta de tecnología en los medios empleados por los profesionales. Gestiones administrativas y de otras índoles acarreaban numerosas horas.

¿Ello en que se traducía? Básicamente en la imposibilidad de obtener un préstamo en escasas horas. Ya no hablamos de minutos, lo cual era del todo impensable en décadas anteriores. Pero, ¿y ahora? La situación es muy distinta.

Gracias a la aparición de los créditos rápidos, es posible conseguir dinero en tan solo unos minutos y todo sin moverse de casa, ya que la solicitud se realiza a través de Internet y no es necesario realizar papeleos. Los créditos rápidos aparecieron tras la proliferación de Internet y su uso está en aumento año tras año debido a su facilidad de uso y rapidez.

Inmediatez

Si necesitas financiación urgente tienes la suerte de vivir a finales de la primera cuarta parte del siglo XXI. En los tiempos que corren son numerosos los portales online especializados en inyectar liquidez al usuario que lo necesite, sea cual sea el motivo que le lleve a realizar tal petición.

La lista de factores es prácticamente interminable. Uno de los más comunes en España guarda relación con recibir una factura de mucho mayor importe en comparación con el inicialmente calculado. Por ejemplo, acostumbra a suceder cuando se lleva el vehículo al taller y la reparación es bastante más costosa.

Otra clara muestra reside en recibir la factura de una compañía de telecomunicación que es inasumible para una familia que, ya de por sí, tiene dificultades para llegar a final de mes.

No poner en orden este tipo de traspiés económicos acarrea la inscripción del nombre del propietario de la línea en una lista de morosos. El documento es distinto en función de la entidad que se encarga de elaborarlo, aunque probablemente conozcas los más populares como RAI o ASNEF.

Con tal de evitar estas complicaciones es esencial abonar cuanto antes el importe. Pero, ¿y si no se dispone del montante necesario? Es entonces cuando los usuarios agradecen enormemente la celeridad con la que operan los prestamistas de hoy en día.

Y es que conseguir un préstamo urgente en 10 minutos es posible. No hay que echar la vista demasiado atrás para dar con una época en la que, este tipo de gestiones, conllevaban como mínimo dos o tres días. Por el contrario, entidades crediticias a fecha de hoy son capaces de agilizar al máximo los trámites.

Uno de los principales motivos se resume en requerirse mucho menos papeleo en comparación con antaño. Los bancos y demás prestamistas, por miedo a que sus clientes incurriesen en algún impago, solicitaban numerosos documentos, desde nóminas hasta avales.

Nuevamente se trata de una situación que, con el paso del tiempo, ha cambiado de forma sustancial. En el año en el que estamos el nivel de competencia es muy elevado, lo cual es fruto en parte de la sencillez que proporciona Internet a la hora de ofrecer productos y servicios a distancia.

Es por este motivo que las entidades crediticias se ven obligadas a competir entre ellas ofreciendo no solo buenas condiciones, sino también menores trabas e impedimentos en general. Así pues, en la actualidad muchos préstamos pueden solicitarse sin entregar ningún documento, obviando por supuesto los que son siempre necesarios como el DNI.

Adiós a la intranquilidad

Por desgracia la incertidumbre económica suele apoderarse de muchos españoles. Incluso antes se adueñaba de ellos cuando iban a pedir un crédito. ¿Me lo concederán? ¿Seré apto a pesar de las duras condiciones que imponen? Este tipo de cuestiones han pasado a ser historia. Vivimos en una sociedad veloz que, por supuesto, también se evidencia en el ámbito prestamista.

Dicha velocidad, en parte, se da por consultar mucha menos información relacionada con el usuario que recurre a pedir un crédito rápido. La práctica totalidad de solicitudes son aceptadas. Nos referimos a un porcentaje que supera los 94 puntos. El nivel de satisfacción del consumidor medio es máximo.

La rapidez propia tanto de Internet en sí como de las empresas prestamistas se traduce en decirle adiós al miedo que surgía, por ejemplo, a la hora de enfrentarse a un posible embargo. Hoy en día basta con solicitar un crédito, abonar el importe debido y posteriormente se dispone de una generosa cantidad de tiempo para ir haciéndose con la cifra a devolver.

Dicho número suele acarrear unos intereses, pero de nuevo hay que hablar de un cambio que se ha producido fruto de la generación digital. Y es que al haber tanta competencia, algunas entidades crediticias ofrecen su primer mini-préstamo sin ningún porcentaje de interés, ofreciendo al usuario la posibilidad de conseguir el crédito gratis. Esta promoción está orientada a captar nuevos clientes, por lo que solamente es ofrecida para las primeras solicitudes.

Todos estos aspecto han provocado que los créditos rápidos sean un producto financiero que está en auge y que haya un aumento de solicitudes año tras año. Además, las entidades financieras están tratando de ofrecer mayores cantidades y plazos, permitiendo que los créditos rápidos puedan ofrecer condiciones cada vez más cercanas a las que son capaces de ofrecer los préstamos personales de los bancos. La competencia con este producto financiero será el próximo objetivo de los créditos rápidos, que buscan acercarse a un cliente cada vez más solvente y que pueda utilizar este tipo de financiación para todo lo que necesite.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes