Opinan los socios de ECD

Botellones y falso periodismo

Botellón
photo_camera Botellón

Todos los días nos abruma la TV con los botellones (que son un delito contra la salud pública) ante los que nos hacen sentir impotentes: 75 policías contra 25.000 jóvenes ¡no pueden hacer nada! Lo que no dicen estos impúdicos intoxicadores de opinión es que el botellón se disuelve en 5 minutos con camiones-manguera y chorros de agua a presión. Lo que no dicen estos farsantes es que el gobierno no quiere parar el botellón y seguir así las consignas de sus amiguetes del Gobierno Mundial (Soros y cía). A los jóvenes se les ha enseñado a no obedecer, cosa que procuró Suárez desde el inicio, cargándose el principio de autoridad, como lo demuestra lo siguiente:

1-FAMILIA- Los hijos pueden denunciar a los padres si les dan un cachete.

2-ESCUELA- El profesor es “uno más en clase” (LOGSE).

3 MILI- ¡¡Ya no hay mili!!

Los jóvenes hacen lo que les da la gana, que es lo que les hemos enseñado. ¿A qué viene dolerse ahora de que nos hayan salido tan buenos alumnos?

La falta de autoridad no significa que a todos los ciudadanos se les aplique por igual, sino que es caprichosa y selectiva según la conveniencia del juzgador. Nuestra democracia ha parido miles de leyes que son unos como lazos corredizos que cada español tiene alrededor del cuello, pero que están... flojos. No aprietan a nadie…salvo a ese que se pone impertinente y, ya se sabe, al que se pone impertinente se le aplica la legislación vigente.

Se podrían poner muchos ejemplos, como el delito de odio. Asistimos diariamente a condenas de odio, que no tienen más base que las preferencias del juzgador. Estos y otros caprichos permiten dudar de que seamos un estado de derecho.Y yo, personalmente no es que lo dude, a ver si me entienden.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?