Opinan los socios de ECD

Circo y cuadro de mando

Votación.
photo_camera Votación.

Llevo años preguntándome las razones que llevan a los ciudadanos a elegir a determinados individuos para dirigir el país, en el mejor de los casos de origen profesional y-o académico intrascendente o indeseables por mentirosos, incultos, irresponsables y en casos directamente delincuentes que son votados por gentes incluso con cierta formación.

En opinión literal de un buen amigo y mentor en el pasado "un HP es un HP, esté en la derecha o en la izquierda, sea rico o que aspire a serlo. Gente que no lo ignora y que si estuviera en la misma situación no actuaría de modo diferente a quien sostienen con su voto", opinión que comparto añadiendo se trata también de la "fascinación" que en muchos casos se siente por el mal, más aún por seres a quienes se puede calificar de monstruos por ejecutar hechos execrables que utilizan contra adversarios a los que consideran enemigos personales o no aplauden suficientemente sus maldades y excentricidades.

Asistimos a las acciones de personajes sobre quienes se sustenta el circo de la política actual dirigidos, un decir, por un sujeto cuyas funciones de domador combina con las de ilusionista sustentada por luces de neón que igualmente servirían de señal de puticlub de carretera.

Domador, ilusionista y en funciones también presidente del gobierno cuyas "mentiras" le acreditan como un estafador político de lo que seguimos llamando democracia, individuo del que a estas alturas resulta baldío repetir una vez y otra se trata de un monumento a la infamia cuya carta de presentación fue la titulación de Doctor obtenida "según los medios", copiando la tesis que sustenta un título acreditativo de la excelencia académica, hoy colgajo para decorar su despacho. Pecado de origen al que siguió una retahíla de actos infames, incluso anti natura en cuyo cénit situaría sus acuerdos con Bildu, albacea de esencias etarras cuyo miembro más destacado es Otegui, sujeto condenado en firme por terrorismo y cabeza visible de este grupo valedor del gobierno del Dr. Sánchez a quien su antecesor Zapatero considera hombre de paz.

La relación de personajes sobre los que sustenta su circo es interminable, personajes y grupos cuyo objetivo común es la disolución del Estado, caso ya comentado de Bildu, Ezquerra Republicana, PNV.....etc., así como de Podemos, partido integrante de este gobierno que propugna la abolición de nuestra Carta Magna y sus más importantes Instituciones empezando por la Monarquía garante de nuestro Sistema Democrático.

Lista interminable en la que brillan personajes como Garzón, atolondrado y cursi mindundi que se autodenomina "economista", ministro cuyos contados actos de gobierno devienen en  motivos de chanza para propios y extraños, no obstante reconocerle cierto gusto en el maridaje de sus trajes con el gris alpaca del coche oficial.

Yolanda Díaz, de cuya ideología comunista alardea y practica (es su derecho, como creo lo sería también de otras igualmente totalitarias) entre la popular versión caviar y boutiques de moda. Ministra que pasados casi dos años "confiesa" puso en conocimiento del gabinete al que pertenecía y "aún" pertenece, que "sabía con anterioridad a la marcha feminista lo que iba a ocurrir a consecuencia del Covid" sin que ello supusiera su denuncia y dimisión inmediata ante la inacción de aquel gobierno. Únase el fracaso en su pretendida y abortada derogación de la Reforma Laboral de Fátima Báñez, asunto que disimula entre sus ñoñas caídas de ojos y la burda auto propaganda que le es propia, lo que en mi opinión debiera igualmente llevarle a la dimisión, acto de normalidad democrática en un político digno.

Del resto, omito la relación y mí opinión por interminable. Solamente, por sus especiales y muy conocidas peculiaridades a Gabriel Rufián, personaje que evoca la conocida frase en ambiente rural de "visto en chozo visto el habar", ejemplo para nuestros hijos al haber alcanzado éxito y bienestar burgués sin haber dado golpe, sea profesional o académico que acredite tal merecimiento y Echenique, cuyo inexpresivo gesto de infinita indiferencia es, "también en mí opinión" la esencia misma del odio que muy posiblemente siente por sí por causas o razones que solo a él competen.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable