Opinan los socios de ECD

Las leyes más absurdas del planeta

Archivo - Fachada del Congreso de los Diputados
photo_camera Archivo - Fachada del Congreso de los Diputados

Montesquieu, en su obra “El espíritu de las leyes”, entendía que múltiples factores influían en la idiosincrasia de las normas jurídicas de cada país: clima, tamaño físico, número de población, religión, cultura...

Sin duda, el fino olfato del pensador galo de larga tradición familiar togada estaba en lo cierto. No ociosamente, es uno de los pilares, junto con su predecesor Locke del actual liberalismo político y estado de derecho vigente, y que influyeron  igualmente a otros filósofos  como Rousseau y Kant,  en los que  reposa también el preciso equilibrio del imperio de la ley frente a  la  libertad de individuo, y que se resumiría en:  “hacer lo que la ley permita, y no lo que usted desea”, lo cual,  bebe a su vez  del pensamiento clásico grecolatino, en línea por ejemplo de Séneca: “Hazte esclavo de la ley para ser auténticamente libre”, algo que sin duda, no acabaron de entender los asesores jurídicos del “proces”, imagino posiblemente, -dicho sea como mero piadoso descargo-, por hacer campanas sucesivas  en la universidades de derecho que tienen  el deshonor de haberles dado un inmerecido título de licenciado, en vez de simples “picapleitos” sociales.

Jocosidades al margen, más risa le causaría a ese gran pensador, poder conocer las variopintas extravagantes leyes hoy actualmente existentes de los cuatro puntos cardinales de la Tierra, veamos algunas de ellas para graduar las más absurdas:

  1. Arkansas: Se autoriza pegar a la mujer propia, una vez al mes, no más.
  2. Suecia: No se puede pagar por mantener sexo, pero si cobrar por venderlo.
  3. Gran Bretaña: Los restos de la ballena en las playas pertenecen a la corona (el secreto radicaba, en que, con su esqueleto, daban solidez y forma a las voluminosas faldas que se estilaban por la nobleza de la época). También se puede orinar en público circulando, siempre que la mano izquierda, toque el coche en el que se viaja. Estas razones, derivan del derecho consuetudinario típico anglosajón, derecho no escrito fruto de la costumbre (common law).
  4. Kentuchy: Prohibido casarse más de tres veces con la misma persona.
  5. Tíbet: Prohibido reencarnarse sin previo permiso del gobierno.
  6. Milán: Multas si uno no ríe.
  7. Texas: Es legal amenazar con un arma descargada.
  8. Singapur: multa o cárcel por masticar chicle.
  9. Alabama: Prohibido pelearse con los osos.
  10. Tailandia: Prohibido salir sin ropa interior.
  11. Dubái: cárcel de un año por relaciones extramatrimoniales.
  12. Hawái: Obligatorio cantar tras la puesta del Sol.
  13. Cataluña:
    1. Prohibido aplicar el 25 % obligatorio de la lengua cooficial española en las escuelas, todo ello, pese a sendas sentencias firmes de los tribunales y el imperativo mandato constitucional. Sorpresivamente su presidente, Pere Aragonés, denuncia hoy mismo ante una Comisión de la O.N.U. el supuesto “acoso que sufre el catalán por parte del poder central”.
    2. Sanciones económicas a la rotulación en español de establecimientos de particulares.
    3. Sanciones de la ley de consumidores por no atender al cliente en catalán.
    4. Intento legislativo de imponer el catalán como única lengua a los inmigrantes españoles llegados en determinadas fechas a Cataluña, todo ello, según el “Manifiesto Koiné” de inmersión lingüística, promocionado entre otros por la en su momento Consellera convergente de Enseñanza de la Generalitat y la ANC
    5. Tentativas de la CUP y otros colectivos, de legislar para crear un “órgano político” ajeno al control judicial, tendente a controlar el cuerpo policial de los Mozos de Escuadra, y obligarlos así, a no interferir en manifestaciones independentistas, o en desahucios frente a ocupas.
  14. España: Modificación del delito de sedición para favorecer a los propios condenados por dicho delito, tramitado mediante simple proposición de ley, y no “proyecto de ley”, como propiamente correspondería a una ley orgánica, y cuyo objetivo es reducir el preciso debate parlamentario. Los poderes legislativo y ejecutivo vienen condicionados por sus socios nacionalistas, cuyo objetivo primordial, es destruir el país, degradando a nivel internacional a su vez al poder judicial que los sentenció acorde a las leyes vigentes; tribunales a los que, al margen de tachar de franquistas, se jactan de haberles “quitado el juguete”, y recordarles “que lo volverán a hacer”. A los que se oponen, defendiendo la constitución y las leyes, los tildan de fachas, derechona, o extrema derecha.

Qué duda cabe la gran sorpresa que tendría Montesquieu al ver semejantes disparates y supuesto progresismo en pleno S.XXI. Él, precisamente que representó el gran azote del “despotismo ilustrado” al atacarlo por su auténtico talón de Aquiles de la supuesta “razón” en la que paradójicamente intentaba basarse las monarquías absolutas; él, quién creía como Rousseau, que el ser humano era bondadoso por naturaleza. Sin duda, ante tal panorama supuestamente lógico jurídico, optaría por pensar que la nuestra es una nueva era, la del “despotismo democrático iluminado”.

Por cierto, entre esta cantidad de variopintas estupideces legislativas dignas de Guinness, vean y juzguen en este gran teatro de mundo, que no deja de ser mundo del teatro como diría Calderón, a cuál de ellas, le darían el “top number one in Guinness records”, aunque intuyó, que ya se su respuesta.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable