Política

Carme Chacón aprovechó un desayuno informativo para iniciar su carrera hacia la presidencia del Gobierno en lugar de Rubalcaba

El desayuno informativo que protagonizó ayer Carme Chacón fue interpretado por la mayoría de los asistentes como el comienzo de su carrera para convertirse en candidata a presidenta del Gobierno. Y los apoyos que tuvo en el acto muy fueron significativos.

La propia ministra de Defensa ubicó el acontecimiento en esa perspectiva, al afirmar con claridad que España está “preparada” por ver a una mujer en la Presidencia del Gobierno, y además una mujer que sea “catalana”, como ella.

Dato destacado fue la presentación, a cargo de María Teresa Fernández de la Vega, la ex vicepresidenta desplazada de La Moncloa por Alfredo Pérez Rubalcaba, y que en esta nueva etapa ha olvidado los violentos choques que mantuvo con Chacón, cuando ambas estaban en el Gobierno, para darle ahora su respaldo en esa nueva ruta.

Arropaban a la titular de Defensa seis miembros del Gobierno: Manuel Chaves, Leire Pajín, Cristina Garmendia, Ángeles Gonzále Sinde y Francisco Caamaño, Ramón Jáuregui y Ángel Gabilondo, además de los catalanes Celestino Corbacho y Josep Borrell (representantes del PSC más ‘español’), junto con José Antonio Alonso y Eduardo Madina.

Salvo Jáuregui, en general el perfil de los que acompañaron a Carme Chacón puede decirse que forma parte del frente antiRubalcaba al que se ha hecho alusión en estas páginas –ver noticia-.

Mirando a las ministras, faltaban la vicepresidenta económica (Elena Salgado) y la titular de Exteriores (Trinidad Jiménez), ambas conocidas seguidoras y protegidas de Rubalcaba, lo mismo que Rosa Aguilar, muy poco integrada en el partido socialista.

Y fue también significativo que la ministra de Defensa citara expresamente a Felipe González, una figura que está jugando políticamente en esta coyuntura de posible cambio de líder en el PSOE.

Cuando, en el turno de preguntas, surgió la cuestión de la sucesión de Zapatero, en ningún momento Carme Chacón negó su voluntad de dar esa batalla.

Fuentes socialistas consideran que el hecho de que sea mujer le otorga un plus de cara a unas elecciones generales, que podría resultar decisivo en el caso de que fuera la candidata del PSOE.

Una de las incógnitas, en este panorama de la carrera hacia La Moncloa, es cuándo dará el salto definitivo la ministra de Defensa. La impresión es que no lo hará mientras no se clarifique si Zapatero opta por volver a presentarse. En este caso, Chacón abandonaría la lucha por la nominación.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable