Política

El dato (34,6%) es medio punto más bajo que en 2015

Desciende la participación en los feudos del independentismo: Gerona, Vic, Olot...

Por contra, a mediodía había aumentado la afluencia en localidades menos nacionalistas como Barcelona capital, Hospitalet de Llobregat, Cornellá...

Largas hileras de votantes ante un colegio electoral de Cataluña.
photo_cameraLargas hileras de votantes ante un colegio electoral de Cataluña.

Las colas que se han formado antes de abrirse los colegios electorales este 21 de diciembre no se ha traducido en un aumento de la participación. A las 13:00 habían acudido a votar en las elecciones al Parlament de Cataluña el 34,6% del censo, frente al 35,1% de los comicios de hace dos años. Pero llama la atención las zonas donde crece y donde baja la participación.

El secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, ha informado de los datos que se han recogido de las mesas electorales de toda Cataluña desde las 9:00 hasta las 13:00.

A lo largo de la mañana, han acudido a votar medio punto porcentual menos que en las elecciones de 2015. Hay que tener en cuenta que estas elecciones se celebran en jornada laborable, en vez de en domingo festivo, lo que puede incidir en la afluencia de votantes y también en las horas que eligen para acudir a depositar su voto.

El mapa de la participación permite concluir que algunos feudos del independentismo están registrando peores datos de participación, como la provincia de Girona, donde baja, si bien sube en la de Lérida. Municipios de amplia mayoría secesionistas como Vic ven caer el número de votantes hasta cinco puntos y medio. Olot es el pueblo donde más ha descendido la participación.

Lo mismo ocurre en Arenys de Munt, en la provincia de Barcelona: lo que algunos llaman la “zona cero del procés”, porque en este municipio se celebró en 2009 la primera consulta no oficial sobre la independencia.

Por contra, está aumentando la movilización precisamente en las zonas donde vive la franja de votantes no independentistas y que se suele abstener en las elecciones autonómicas: esos votantes a los que Ciutadans, PSC y PP han apelado para que vayan a votar de forma excepcional para frenar la rutpura.

Es el caso de la comarca del Barcelonès, que gana participación: Barcelona capital crece un punto y medio, así como Hospitalet de Llobregat, aunque Santa Coloma de Gramanet pierde unas décimas.

También crece en la comarca del Tarragonès, otra zona tradicionalmente no independentista, y en el Baix Llobregat: una de las comarcas más pobladas y tradicional feudo del PSC, ahora de Ciutadans. Por ejemplo, en Cornellá aumenta un 2,2%, también crecen El Prat de Llobregat, Sant Feliu... Y en el Valle de Arán, la comarca pirenaica de Lérida con una identidad propia y refractaria al independentismo, han acudido más votantes en en las elecciones anteriores.

Fuentes del Gobierno valoran positivamente el desarrollo de la jornada electoral en Cataluña. Confían en que la alta participación y la ausencia de incidentes reseñables sean la tónica de toda la jornada.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?