Política

Duran i Lleida tiene planteado abandonar la política

Ha contactado con algunas empresas privadas. Se declara decepcionado por la deriva independentista de Artur Mas. Ya no está cómodo en Madrid

Durán i Lleida busca su salida de la política.
photo_cameraDurán i Lleida busca su salida de la política.

Josep Antoni Duran i Lleida está cansado. Desde sus inicios se ha definido como un “animal político”, pero las nuevas circunstancias, con el desafío soberanista de Artur Mas, y la crisis en la relación de Unió con Convergencia, han provocado que se haya planteado en serio abandonar la política y pasarse a la empresa privada. Y ya ha empezado a 'moverse' para sondear esa última posibilidad.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el líder de Unió y portavoz de CiU en el Congreso de los Diputados ha confesado a su círculo de confianza que se está pensando, de verdad, abandonar la política a corto plazo, para acabar su actividad profesional dedicado a la empresa privada. Un reto que, a sus 59 años, le seduce ahora.

Decepción con Artur Mas

Duran i Lleida reconoce a sus íntimos que no comparte el desafío soberanista planteado por Artur Mas, ya que no está de acuerdo con la independencia de Cataluña.

Además, el posible pacto de Convergencia con ERC, para presentarse juntos a las elecciones europeas es, para el presidente de Unió, absolutamente inadmisible. Tanto es así que, si Mas opta finalmente por la coalición con Esquerra, Duran tiene decidido romper el pacto de Unió con Convergencia.

Esa ruptura dejaría en una posición muy complicada a Unió, que actualmente cuenta con 14 diputados en el Parlament. Si se produjera la ruptura, Duran i Lleida daría el paso de abandonar la política y pasarse a la empresa privada.

Ha iniciado contactos con empresas privadas

Fuentes muy cercanas al líder de Unió revelan también a este confidencial que, en los últimos meses, Duran ha tenido más “problemas de salud”, una circunstancia que le ha hecho “un poco hipocondríaco”, por lo que su deseo es llegar a una empresa que le provoque menos “presión y desgaste” que la política.

Con esa premisa, Duran i Lleida ha usado su amplia agenda de contactos para sondear a varias grandes empresas sobre la posibilidad de colaborar con ellas en el inmediato futuro.

Su horizonte es tener un  trabajo relacionado con el mundo del derecho, siguiendo los pasos de Miguel Roca: “Se compara con él porque también abandonó CiU por diferencias ideológicas”, comentan las fuentes consultadas.

No obstante, Duran, que es licenciado en Derecho, no no quiere ejercer como abogado. Su intención es trabajar en una auditora o, en su defecto, en una consultora.

Tampoco descarta un puesto de relevancia en una gran empresa, el camino que “siguió Josep Piqué cuando abandonó la política”.

En este sentido, el entorno del portavoz de CiU en el Congreso apunta que “el Grupo Godó, con el que tiene muy buena relación, puede ser uno de sus posibles destinos”.

El congreso de Unió será clave

El próximo mes de febrero, Unió Democràtica de Catalunya celebrará un congreso extraordinario, con objetivo de renovar sus estatutos.

Las fuentes consultadas por ECD explican que, si Artur Mas pacta con ERC ir juntos a las europeas, “Duran puede aprovechar el congreso para anunciar su marcha”.

Esa despedida puede ser “instantánea”, o activarse a partir del congreso y de cara a las próximas elecciones generales: “Duran sabe que hay gente 'moviéndose para sucederle al frente de Unió, y por eso puede abrir un periodo para que los posibles candidatos presenten su programa”.

Ya no está a gusto en Madrid

Duran i Lleida ha asegurado a su círculo más cercano que, en los últimos meses, ha detectado cómo su relación con el Gobierno, y también con los demás portavoces parlamentarios en el Congreso,  se ha deteriorado.

El desafío independentista de Artur Mas ha provocado que muchos diputados hayan planteado que Duran abandone la presidencia de la Comisión de Exteriores, un cargo que “siempre le ha llenado de orgullo”. De hecho, el líder de Unió recuerda que “pudo ser ministro de Exteriores con Aznar, pero Jordi Pujol lo impidió”.

La actual situación política, con el protagonismo de la cuestión catalana, “provoca que Duran no pueda ejercer política de Estado, que es la que le interesa”. Por ese motivo, “considera que a partir de ahora puede desempeñar un papel más útil en la empresa privada”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?