Política

Las sospechas sobre el Gobierno por la negociación del final de ETA marcaron la entrega a Álvaro Uribe y José María Aznar de los premios por la lucha contra el terrorismo

La desconfianza sobre cómo se producirá el pronosticado final de ETA, y en concreto los términos que negociará el Gobierno, sobrevolaron ayer la entrega de los premios “La Puerta del Recuerdo”, que concede el Observatorio Internacional Víctimas del Terrorismo, y que recibieron Álvaro Uribe y José María Aznar.

Al acto, celebrado en el Casino de Madrid, asistió la cúpula del Partido Popular, con su presidente, Mariano Rajoy, y la secretaria general, María Dolores de Cospedal, además de Esperanza Aguirre, Ana Botella, Elvira Rodríguez, Arantxa Quiroga (presidenta del Parlamento Vasco), Antonio Basagoiti y Federico Trillo. Otros políticos presentes eran Txiki Benegas y Rosa Díez.

Del ámbito de las víctimas del terrorismo acudieron Ortega Lara, María Jesús González, Mari Mar Blanco, Maite Pagazaurtundua, Regina Otaola, así como Ángel Juanes (presidente de la Audiencia Nacional) y el fiscal Fungairiño. Y del ámbito de los medios de comunicación, Fernando Giménez Barriocanal (presidente de COPE), Julio Ariza (presidente de Intereconomía) y Eduardo Inda (director de Marca), entre otros.

Medidas de seguridad

Dada la personalidad de los premiados, sobre todo de Álvaro Uribe, los alrededores estaban fuertemente protegidos por efectivos policiales, que habían cortado el tráfico y hasta controlaban la circulación de peatones por la acera.

Frente a la puerta del Casino se habían congregado grupos de madrileños, que aplaudieron a José María Aznar cuanto llegó. Algo más alejados, unas cuantas personas protestaban exhibiendo un cartel que decía: “Juzgar ya a Uribe y Aznar” y acusando de criminales a ambos políticos.

Por medidas de seguridad, el ex presidente de Colombia no accedió al edificio por la entrada principal, sino por un acceso secundario.

El acto fue seguido por un buen número de periodistas y por muchas televisiones.

Vencedores y vencidos

Cayetano González, director del Observatorio Internacional Víctimas del Terrorismo, planteo que el final de la violencia debe alcanzarse “sólo con la aplicación de la ley”, sin otras concesiones como podría ser “la presencia de los terroristas en las instituciones”.

Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, pidió que, cuando se llegue al final de ETA, haya “vencedores y vencidos”.

La presidenta del Parlamento Vasco, Arantxa Quiroga, afirmó que lo que había habido en el País Vasco, con el terrorismo de ETA, había sido “un exterminio sistemático de seres humanos”, y por tanto el problema “no termina simplemente con treguas o pactos”. No vaya a ocurrir que “ahora seamos víctimas de la paz”.

El presidente de Covite (colectivo de víctimas de terrorismo del País Vasco) planteó el riesgo de que el final de ETA se presente como “empate o rendición”.

Aznar: no legitimar a ETA

José María Aznar fue muy rotundo en su intervención, centrada igualmente en el final de ETA. Dijo:

-- Será una derrota, cualquier atisbo de legitimar la trayectoria de ETA.

-- En darle legitimidad nos jugamos el destino como país. Y se legitimaría, si se legaliza a los que forman parte de esa trayectoria (que son tan responsables como los pistoleros), si los que colocaban la diana son admitidos en el juego democrático, y si un lenguaje viscoso sirve para no condenar suficientemente y abrir las puertas del sistema a los que quieren destruirlo.

-- No se puede hacer como si ETA no hubiera existido. Sería nuestra derrota.

-- No es decente hablar de “todas las víctimas”; no es víctima el terrorista al que le estalló la bomba que preparaba

-- En la lucha antiterrorista no hay que ser originales ni imaginativos.

-- El final del terrorismo no puede nacer de una transacción de la democracia, sino de su triunfo.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?