Política

La pareja se mudará a su nueva casa este verano

El Gobierno blinda el chalet de Pablo Iglesias

Ordena montar un dispositivo especial de seguridad en la urbanización para impedir escraches, manifestaciones, acoso de los medios, presencia de curiosos...

Casa de Pablo Iglesias e Irene Montero.
photo_camera Casa de Pablo Iglesias y Irene Montero.

El Gobierno no va a permitir que el chalet que Pablo Iglesias e Irene Montero han comprado en el municipio madrileño de Galapagar se convierta en un lugar conflictivo, ni tampoco foco de ‘peregrinación’ para adversarios y curiosos. Moncloa ha pedido a Interior que preste especial vigilancia en la zona durante los próximos meses, al menos hasta que la pareja de líderes de Podemos esté asentada completamente.

 

La dirección y ubicación exacta de la casa de los dos líderes de Podemos ha sido publicada en redes sociales. Han circulado fotografías del interior de la vivienda, lo mismo que de cada rincón de la finca. En sus muros se colgó una pancarta de ‘Bienvenidos Refugiados’. E incluso se llegó a convocar a través de Facebook una ‘barbacoa  de inauguración’ que alcanzó los 100.000 inscritos.

Últimas noticias

Por todo ello, el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, situado en La Navata, una urbanización de alto estanding en el municipio de Galapagar, amenaza con convertirse en un riesgo de orden público para los dos dirigentes de Podemos, pero también para el conjunto de residentes de la urbanización. Así lo entienden fuentes de Interior consultadas por El Confidencial Digital.

Por ese motivo, desde el Gobierno se ha dado orden de que, al menos durante los próximos meses, la vivienda permanezca bajo una especial vigilancia por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

El vídeo del día

Baleares dice que hay que recuperar 200.000 trabajadores del turismo

Sin operativo especial de momento

Ante el éxito de la convocatoria, más sarcástica que real, de la ‘barbacoa de inauguración’, la Guardia Civil  envió media docena de efectivos a la urbanización para evitar que se produjeran altercados de algún tipo, que finalmente no hubo.

Esa vigilancia, tal y como explicó posteriormente la Guardia Civil, no formaba parte de ningún operativo especial. Simplemente respondía a la inquietud que estaban generando las noticias sobre el chalet de Iglesias y Montero entre los vecinos de La Navata. Una zona hasta ahora muy tranquila y alejada de curiosos y medios de comunicación.

Sin embargo, la situación conflictiva no tiene visos de remitir, sino todo lo contrario. Las previsiones son que la atención pública se centre aún más sobre la vivienda de La Navata en los próximos meses, cuando se produzca la mudanza de la pareja que actualmente reside en Rivas-Vaciamadrid, que en principio se producirá durante el verano.

Y, más aún, que la presión alcance su punto álgido justo en otoño, coincidiendo con el nacimiento de los dos gemelos, que Iglesias y Montero esperan en torno al mes de septiembre

Impedir escraches y manifestaciones

Desde el Gobierno y desde Interior se han tomado medidas. Se prepara un operativo para mantener bajo vigilancia la zona y evitar que se produzca cualquier problema.

Una orden que, tal y como aseguran las fuentes consultadas por ECD, ha partido directamente de Moncloa, del despacho de Soraya Sáenz de Santamaría. Estas fuentes afirman desconocer si han existido conversaciones al respecto entre el líder de Podemos y la Vicepresidencia del Gobierno.

El objetivo del despliegue en la zona del chalet, a la espera de fijar una definición exacta de medios y efectivos movilizados, es evitar cualquier tipo de altercado relacionado con la finca de los Iglesias-Montero y con sus personas. Como es sabido, Pablo Iglesias tiene protección personal, por parte de dos escoltas de la Policía Nacional, un varón y una mujer a petición del propio dirigente políticos para cumplir el principio de paridad.

Se desea prevenir incidencias como escraches, manifestaciones espontáneas, afluencia de curiosos encaramándose a la valla, y la presencia de medios de comunicación y paparazzi en busca de alguna fotografía de los propietarios.

Una foto de Iglesias bañándose

Las fuentes consultadas por ECD explican que se trata de una medida “disuasoria”, para evitar cualquiera de estos comportamientos, también teniendo en cuenta el precio que puede alcanzar en el mercado una imagen de la pareja utilizando la piscina de la finca o cualquiera de sus otros equipamientos.

Pero no sólo va encaminada a proteger la intimidad del líder de Podemos y la portavoz parlamentaria, sino también se desea atender “al resto de vecinos de la zona. Algunos ya se han quejado”, explican las fuentes.

Aseguran que hay ya constancia de que varios vecinos de la zona han denunciado a las autoridades municipales la presencia de personas ajenas a la urbanización merodeando por los alrededores del chalet. Y esto no ha hecho más que empezar, dicen.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?