Política

La gestora protegió al ex secretario de Organización del PSOE

Pedro Sánchez se venga de José Blanco, su “padre político”

Apoya la propuesta de Podemos de que comparezca en la comisión que investigará la tragedia del Alvia de Santiago, ocurrida en un tramo inaugurado por él siendo ministro

Pedro Sánchez y José Blanco.
photo_cameraPedro Sánchez y José Blanco.

Pedro Sánchez está decidido a romper definitivamente con el pasado del PSOE. Antes del congreso federal, marcó distancias con Felipe González y, esta misma semana, ha apartado al número dos del ex presidente, Alfonso Guerra, de la Fundación Pablo Iglesias. Ahora, el secretario general ha puesto en su punto de mira al que ha sido su padre político: José Blanco.

Todo comenzó tras la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en el congreso socialista del 2000. Entonces, el número dos del recién elegido secretario general, José Blanco, recibió el encargo de preparar una “cantera fuerte” del PSOE para las próximas generaciones. Una meta que el gallego se trabajó, logrando resultados pasados los años.

El vídeo del día

Calviño dice que no es momento para el “derrotismo”.

El entonces vicesecretario general, y después secretario de Organización, apostó desde el primer momento por tres jóvenes valores del partido que ya le habían ayudado en la candidatura de Zapatero: Antonio Hernando, Óscar López y Pedro Sánchez, a quienes se les empezó a conocer en Ferraz como “los chicos de Blanco”.

Los dos primeros empezaron a ocupar cargos de relevancia en 2004, cuando lograron acta en el Congreso de los Diputados. Siete años después, con la marcha de Zapatero y la llegada a Ferraz de Rubalcaba, López se convirtió en número tres del PSOE, mientras que Hernando ganó peso orgánico en el Grupo Parlamentario.

Pedro Sánchez, sin embargo, se había mantenido en un segundo plano. Estuvo dos años de diputado entre 2009 y 2011 y no fue hasta 2013, en plena caída del PSOE de Rubalcaba, cuando volvió a la Cámara Baja.

Desde entonces, Blanco le impulsó como el líder de futuro que necesitaba el PSOE, y la derrota estrepitosa en las Europeas y la convocatoria del congreso extraordinario de 2014 dio a Sánchez la oportunidad que estaba esperado. Su candidatura contó con el apoyo de Susana Díaz y Zapatero gracias a las gestiones del propio Blanco con el ex presidente. Unas gestiones que le garantizaron la victoria.

Con Sánchez en Ferraz, el ex ministro de Fomento vio cómo sus otras dos apuestas, Antonio Hernando y Óscar López, se convertían en portavoces del PSOE en el Congreso y el Senado. No obstante, el nuevo secretario general marcó después distancias con un Blanco que, en el Comité Federal del pasado 1 de octubre, se movilizó para lograr la dimisión del que había sido su “delfín”.

Blanco, señalado por la tragedia del Alvia

Ahora, según explican a El Confidencial Digital altos cargos del PSOE, Pedro Sánchez se la va a devolver a quien fue su padre político. El secretario general tiene decidido apoyar la comparecencia de Blanco en la comisión de investigación sobre el accidente del Alvia a Santiago que se creará en el Congreso tras el parón estival.

Desde hace meses, Podemos ha insistido en la necesidad de que los responsables de Fomento desde la apertura del tramo en el que se produjo el accidente -de José Blanco hasta Anta Pastor- den explicaciones en el Congreso de los Diputados. Por tanto, en Ferraz dan por hecho que Iglesias y los suyos reclamarán la citación de Blanco a la comisión de investigación.

Más aún, añaden, cuando el ex ministro ya ha sido denunciado por los familiares de las víctimas por “negilgencia”, al considerar que autorizó la apertura del citado tramo a pesar de existir deficiencias.

Sánchez, explican las fuentes consultadas, era “plenamente consciente” de las intenciones de Podemos cuando hace dos semanas decidió registrar una petición para crear la comisión de investigación que llevaba reclamando desde hace tiempo la formación morada.

En ese sentido, añaden, el secretario general del PSOE ha impulsado esa comisión a sabiendas de que servirá para señalar a José Blanco como uno de los “culpables” del accidente del Alvia. Una circunstancia que ha sorprendido dentro del Grupo Parlamentario.

La gestora protegió al ex ministro

La bancada socialista, de hecho, ha visto cómo en apenas unos meses va a tener que cambiar de opinión sobre este asunto, después de que, a principios de año, el PSOE rechazara la propuesta de Podemos para investigar en el Congreso lo ocurrido en Angrois en 2013 y depurar responsabilidades políticas.

Entonces, recuerdan las fuentes consultadas, la gestora presidida por Javier Fernández vetó cualquier acuerdo con Podemos en este sentido, a pesar de las peticiones de los diputados sanchistas. Uno de ellos, Odón Elorza, se enfrentó a Miguel Ángel Heredia en una reunión del Grupo por este motivo.

Cabe recordar que, durante los meses que la gestora estuvo al frente de Ferraz, el Comité Federal del PSOE estuvo presidido, precisamente, por José Blanco. Una circunstancia que, en opinión de algunos parlamentarios, fue decisiva para que el Grupo Socialista no pactara con Podemos la creación de la comisión.

Blanco esperaba una decisión así

Los cargos del PSOE consultados por ECD explican que José Blanco esperaba una decisión así de Pedro Sánchez desde que éste se impusiera en las primarias de mayo.

En ese sentido, las fuentes consultadas recuerdan que la dirección del PSdeG, afín a Sánchez, ya apoyó una petición del Parlamento de Galicia para que el Congreso creara una comisión de investigación sobre el accidente del Alvia.

Ya entonces, Blanco aseguró a su entorno que estaba dispuesto hablar en la Cámara si así se lo pedían. Una postura que no ha cambiado en estos meses.


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable