Política

El grupo Prisa se moviliza a la desesperada para que el Gobierno permita la fusión Telecinco-Cuatro, sea cual sea el fallo de Competencia: recado al ‘abuelo’ Rubalcaba

La situación de Prisa pende de un hilo muy fino. Si la operación de fusión con la televisión de Berlusconi (y la venta de Digital Plus) no sale adelante, está en peligro la propia supervivencia del grupo. De ahí que se hayan abierto las hostilidades para forzar la aprobación por parte del Gobierno. Diga lo que diga Competencia.

Esta estrategia comenzó a visualizarse el domingo, cuando el diario El País envió un mensaje contundente al nuevo vicepresidente primero del gobierno y candidato a la sucesión, Alfredo Pérez Rubalcaba.

En página destacada del periódico se incluyó una información a cinco columnas (véala aquí), titulada “Los abuelos no suceden a los nietos”, acompañada de una fotografía de éste junto a la ministra Carme Chacón. En la información se apuntaba la existencia de posibles rivales llamados a pugnar con Rubalcaba y su eventual candidatura a suceder a Zapatero.

El Grupo Prisa no se puede permitir el más mínimo error en esta ofensiva. Del acuerdo con Mediaset para la compra de Cuatro y un 22% de Digital Plus depende el plan de saneamiento financiero de la compañía, que confiaba en esa operación para reducir deuda: los dueños de Telecinco iban a pagar unos 550 millones de euros por Cuatro y 485 millones por la participación en la plataforma digital.

El próximo 30 de noviembre, Juan Luis Cebrián deberá dar cuenta a los acreedores de la marcha del plan del Grupo Prisa sobre desinversiones y disminución de su deuda.

Por este motivo, según fuentes gubernamentales consultadas por El Confidencial Digital, Prisa ha incrementado estos últimos días la presión a los ‘ministros amigos’ con dos objetivos precisos: que el Tribunal de Defensa de la Competencia ceda a sus pretensiones; y que, en el caso de que ese plan no dé frutos porque Competencia se pronuncie en contra, el Consejo de Ministros apruebe la fusión obviando las indicaciones del regulador que preside Luis Berenguer.

En este sentido, Juan Luis Cebrián está recordando un dato de gran relevancia: el dictamen de Competencia no es vinculante. Es decir, que el Gobierno puede hacer caso omiso a lo que recomiende y dar visto bueno a la fusión entre Ignacio Polanco y Silvio Berlusconi, con Telefónica como socio en la plataforma de pago.

Por lo pronto, Rubalcaba acaba de recibir este domingo un ‘recado’ enviado desde las páginas del periódico que más le ha apoyado en los últimos meses. En el diario aún se recuerda el macro-reportaje publicado por El País Semanal, con gran despliegue y portada incluida, titulado ‘Rubalcaba privado’ y firmado por Juan José Millás: véalo aquí.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable