Política

El asesinato por Al Qaeda de un cooperante tras la operación militar francesa levanta un temor en el Gobierno: que los españoles Vilalta y Pascual sean llevados a otro sitio

La fallida operación militar francesa para rescatar a Michel Germaneau, que ha concluido con el asesinato del cooperante por Al Qaeda, ha sembrado la preocupación en el Gobierno español por la suerte de los dos compatriotas secuestrados en Mauritania.

La inquietud no se refiere tanto a que se tema por la vida de Albert Vilalta y Roque Pascual. Y no se teme porque los grupos armados que están operando en el Sahel tienen muy distintas procedencias, no existe entre ellos vinculación ni relación, y quienes los mantienen secuestrados no pertenecen al ámbito del otro grupo radical.

El vídeo del día

Atascos en la entrada a Madrid por la A-6 tras la colisión de dos camiones.

Según fuentes de los servicios de información, lo que preocupa es que los secuestradores, tras haber conocido lo ocurrido con la intentona francesa, decidan cambiar de sitio a los dos españoles.

Ese temor demuestra que los servicios españoles tienen localizado y ‘controlado’ el lugar donde ahora están retenidos Vilalta y Pascual. Una circunstancia que explica por qué desde el Gobierno se afirma, con toda rotundidad, que ambos “están bien”. Lo volvió a decir ayer la vicepresidenta De la Vega.

Un cambio de zona podría provocar que los informadores que trabajan sobre el terreno pierdan la pista de los dos cooperantes.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?