Política

La cena en la que Rajoy dio la consigna de que los ministros no hablen del caso Bárcenas: el Gobierno tiene que quedar al margen

Fue en una cena discreta en Almería con altos cargos del PP y del Gobierno. Mariano Rajoy no está dispuesto a que el caso Bárcenas salpique la acción del Ejecutivo. Dio orden a los ministros de que no entren a responder a las acusaciones que se están publicando estos días en la prensa sobre el supuesto cobro de sobresueldos de la cúpula del partido.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, la consigna del presidente es clara: hay que alejar al Gobierno, y por tanto a los ministros, de toda la polvareda surgida en los últimos días en relación a los presuntos pagos en negro en el Partido Popular.

Que no salpique al Gobierno

Fuentes con acceso al Palacio de la Moncloa explican que Rajoy no quiere que el escándalo Bárcenas pueda terminar pasando factura al Gobierno. Ni a los ministros, ni a él como presidente.

Considera que ahora, cuando los inversores y la prensa internacional comenzaban a mirar con optimismo a España, sería “gravísimo” tener que asumir otro duro golpe contra la credibilidad del país, donde pudiera verse desde fuera a un Ejecutivo bajo la sospecha de la corrupción.

Lo más sensato, según ha reflexionado el presidente a su equipo de máxima confianza, es que sean los dirigentes del partido los que den la cara. Y, concretamente, su secretaria general, María Dolores de Cospedal -quien está al tanto del día a día del partido- y aquellos que han ostentado cargos de responsabilidad en el PP en los últimos años. Pero, en ningún caso, quemar en exceso a los miembros del Gobierno.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes