Política

Reservistas voluntarios del Ejército reúnen en una semana 5.000 euros en una colecta para pagar la silla de ruedas de un niño con cáncer de médula

Ángel, de dos años, fue desahuciado por el hospital madrileño 12 de Octubre tras haber contraído una infección hospitalaria, tal y como denunciaron sus padres. Un grupo de reservistas voluntarios de las Fuerzas Armadas ha querido colaborar económicamente con la familia.

Ángel Álvarez Palos es un niño de dos años de edad que tiene un cáncer de médula. Estando ingresado en el hospital 12 de Octubre de Madrid contrajo una infección hospitalaria y fue expulsado por el centro médico. El niño tuvo que ser trasladado al materno infantil de Badajoz.

A partir de este momento todo fueron problemas para la familia de Ángel: al desahucio del hospital se unió la necesidad de comprar unas férulas para las piernas. Estas prótesis estaban valoradas en 499 euros, un dinero que los padres no tenían.

Ángel Álvarez, padre del niño y oficial de construcción, y Carmen Palos, madres del niño y cocinera, habían tenido que dejar sus respectivos trabajos para trasladarse a Madrid y así acompañar a su hijo durante su estancia en el 12 de Octubre. No tenían dinero y la ayuda de familiares permitió su estancia en la capital.

Fue entonces cuando la historia de Ángel y su familia llegó a oídos de Sara Fernández Zurita, sargento reservista del Ejército de Tierra. Se enteró de la situación que estaba pasando esta familia y enseguida decidió poner dinero de su propio bolsillo para comprar las férulas.

Pasado el tiempo y habiendo pagado también una almohada para mayor comodidad del niño, se hizo necesario adquirir una silla de ruedas especial para Ángel. La silla se salía del presupuesto de los padres y de Sara, por lo que esta última se puso en contacto con los reservistas del Ejército para pedir ayuda económica.

De esta forma, en menos de una semana se han conseguido 5.000 euros con los que se ha adquirido la silla de ruedas que necesitaba Ángel. El resto del dinero se les ha entregado a los padres del pequeño.

La ortopedia que vendió la silla de ruedas también quiso colaborar en la ayuda a este niño y rebajó el precio final.

El pasado 3 de julio, Sara y dos reservistas más acudieron al domicilio de la familia para celebrar el cumpleaños de Ángel y aprovecharon para regalarle una camiseta con el escudo de la Reserva Voluntaria y una pequeña boina del Ejército de Tierra.

Vea a continuación una fotografía del pequeño Ángel:

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable