Política

Rechaza a Podemos como socio

Susana Díaz ensaya en Andalucía un gobierno con Ciudadanos que lleve a Pedro Sánchez a La Moncloa

Diseña una coalición y estudia el reparto de consejerías. El acuerdo abre la puerta a un Ejecutivo en Madrid con Albert Rivera como vicepresidente

Pedro Sánchez y Susana Díaz.
photo_cameraPedro Sánchez y Susana Díaz.

Susana Díaz era, al inicio de esta legislatura, la favorita en todas las quinielas para ser la candidata del PSOE en las próximas generales. Su derrota ante Pedro Sánchez en las primarias del partido la ha mantenido en Andalucía, pero un movimiento suyo tras las autonómicas puede ser determinante para el futuro gobierno de España.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz muy próximos a la presidenta de la Junta, Díaz ha analizado con su equipo de asesores las últimas encuestas electorales publicadas en la región, con el objetivo de estudiar alianzas para formar gobierno después de los comicios autonómicos.

El escenario electoral en el que trabaja la sevillana, y que ha sido confirmado por el último estudio demoscópico del Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía, dependiente de la Universidad de Granada, es el de un PSOE consolidado como partido más votado y con hasta tres posibles apoyos para la legislatura: los procedentes de Ciudadanos, PP y Unidos Podemos.

Nuevo acuerdo con Ciudadanos...

Los socialistas, según esta última encuesta, obtendrían más del 34 por ciento de los votos, seguidos por los de Albert Rivera (19,8%), y los populares (18,3%). La suma de Podemos e Izquierda Unida, que hace cuatro años acudieron por separado pero que en los próximos comicios pactarán, empataría con el PP con el mismo porcentaje de votos.

En la dirección del PSOE andaluz tienen claro que, incluso manteniéndose esta previsión electoral, el PP obtendrá más escaños que Ciudadanos, mientras que la suma de Podemos e Izquierda Unida, a pesar de padecer un leve retroceso con respecto a 2015, podría tener también la llave del Gobierno de la Junta.

Ambos partidos, por tanto, podrían ser socios de los socialistas, aunque solo la formación morada exigiría su entrada en el Gobierno. No obstante, Susana Díaz tiene claro que no pactará con ninguno de los dos: “Ella ya eligió a Ciudadanos hace cuatro años y va a mantener esa alianza en la próxima legislatura”.

… con Gobierno de coalición

La situación, no obstante, va a cambiar con los nuevos comicios y eso es algo que tienen más que asumido en el PSOE andaluz: “Ahora ellos van a superar con creces los 9 escaños obtenidos en 2015. Pueden conseguir el doble y van a poner más exigencias”.

En ese sentido, Susana Díaz y sus colaboradores dan por hecho que la formación naranja condicionará su apoyo en la investidura a su entrada en el gobierno de la Junta. Una entrada, además, que no será simbólica: “Albert Rivera ya ha dicho que quiere entrar en gobiernos y con consejerías importantes”.

Dicha exigencia, no obstante, será aceptada sin problemas por los socialistas, que de hecho ya trabajan en ese futuro gobierno de coalición: “Sabemos que vamos a eso. Susana también. Lo aceptamos y, además, lo consideramos una oportunidad para Andalucía... y también para España”.

Primer paso para un pacto Sánchez-Rivera

Esta última reflexión, realizada por un estrecho colaborador de Díaz, refleja a las claras el gran objetivo de ese gobierno de coalición en Andalucía: abrir la puerta a Pedro Sánchez para que pacte con Albert Rivera después de las elecciones generales de 2019.

El secretario general del PSOE anunció, nada más recuperar ese cargo, que su objetivo era acercarse a Podemos. No obstante, las últimas encuestas electorales advierten de la necesidad de buscar un nuevo socio: “Iglesias y los suyos se desploman y no van a ser la llave del Gobierno. Con Ciudadanos, sin embargo, tenemos todas las posibilidades de llegar a La Moncloa”.

Las relaciones en Madrid entre los socialistas y los de Albert Rivera estaban “frías” antes de verano, con el regreso de Sánchez. No obstante, el desafío soberanista en Cataluña, y una serie de acuerdos alcanzados en el Congreso -pensiones ligadas a IPC, derogación de la ley mordaza y de la prisión permanente revisable- han permitido “acercar posturas”.

Objetivo: no depender de Podemos

Esa línea de acción parlamentaria, unida a una alianza en Andalucía, “son los cimientos perfectos para conformar un gobierno de coalición”, apuntan desde el entorno de Susana Díaz. Un pacto de Gobierno que, de hecho, ya se produjo en 2016 y solo el voto en contra de Podemos en la investidura impidió que pudiera prosperar.

De cara al escenario político que pueda producirse tras las generales, las fuentes consultadas tienen claro que, en esta ocasión, “los números salen sin Podemos” si se mantienen las previsiones electorales que muestran todas las encuestas.

En ese sentido, desde el PSOE explican que, de confirmarse el triple empate con PP y Ciudadanos, y la caída de la formación morada a los 50 escaños, la coalición con los de Albert Rivera sería suficiente para garantizar la mayoría.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo