Política

El abandono de Génova ha sido un “calentón” de Casado

La decisión se ha tomado a toda prisa, no había nada previsto y fue descartada por el líder del PP hace dos años

Fachada de Génova 13.
photo_camera Fachada de Génova 13.

Pablo Casado sorprendió este martes a los barones y dirigentes del PP en el Comité Ejecutivo Nacional. En un cónclave destinado a hacer balance del “mal resultado” en las elecciones catalanas, anunció que el partido abandona el emblemático edificio en la calle Génova, 13. Una decisión que se ha tomado a toda prisa en una semana.

 “Cambiaremos la sede nacional del PP de ubicación, pues no debemos seguir en esta sede ni un minuto más, cuya reforma está siendo investigada en los tribunales”, anunció el líder del PP.

La noticia dejó perplejos a los propios trabajadores de Génova y a los barones y dirigentes del partido. Varios de ellos reconocían que no sabían nada. La decisión se ha tomado tras el devenir de los acontecimientos de los últimos días entre el secretario general, Teodoro García Egea, y el propio Casado.

El vídeo del día

IAG pierde 6.923 millones en 2020 frente a beneficios de 2019 por el Covid

Pese a que la dirección del PP ha hablado de que el partido se irá de la sede “cuanto antes”, fuentes conocedoras de la decisión, que conocían muy pocas personas, aseguran a Confidencial Digital que el anuncio, en este momento, ha venido precipitado por la presión mediática que está provocando el juicio por la presunta ‘caja B’ del partido. “Ha sido un calentón de Casado”, admiten en su entorno.

De hecho, las fuentes consultadas explican que “a día de hoy, no hay ni una nueva ubicación mirada”, y aunque insisten en que “habrá mudanza sí o sí”, apenas hay nada previsto todavía.

Lo descartó hace una semana

Hace poco más de una semana, Pablo Casado trató de apagar el incendio que se había iniciado días antes cuando el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, decidió cumplir su amenaza y tirar de la manta.

El líder de los populares trató de sofocar las llamas levantando una especie de cortafuegos entre el viejo PP, que “ya no existe”, y el nuevo, que representa “algo distinto a esa época”.

Pero entre sus planes para desligarse de un pasado manchado por la corrupción no entraban, al menos en ese momento, un cambio de sede ni de siglas. “El proyecto político va mucho más allá de una imagen”, aseguró en una entrevista en Onda Cero.

No veía necesaria la venta de la sede nacional de la calle Génova, en Madrid, cuya remodelación presuntamente se pagó con esa ‘caja B’ nutrida con donaciones de empresarios. “Mi partido –insistió- merece la pena”.

El tiempo

(pulsar sobre el mapa para ver el tiempo de hoy)

Además, después de los constantes rumores sobre el futuro de la sede nacional del PP, la actual dirección del partido se mostró contundente a finales de 2018: “Génova no se vende”. Casado era consciente de que existían muchas voces favorables a la venta del edificio, pero defendía que “no podemos renunciar a nuestro pasado”.

Tras la salida de Rajoy del PP

Hay que recordar que la idea de vender la sede nacional del partido, situada en el número 13 de la calle Génova de Madrid, surgió en plena campaña de las primarias del PP.

Su impulsora fue Soraya Sáenz de Santamaría, pero ni María Dolores de Cospedal ni Pablo Casado la descartaron. Una vez proclamado el nuevo presidente, parecía que el proyecto se había paralizado, pero no era así.

La difusión de las reuniones mantenidas entre Cospedal y José Manuel Villarejo en Génova resucitó una propuesta que se daba por amortizada. Hasta tal punto, que en la ejecutiva nacional alguno se replanteó su postura inicial.

Los dirigentes que apostaban por la venta del edificio para “refundar realmente el partido” y “empezar de cero”. Sostenían, en ese sentido, que la actual sede está demasiado vinculada con la corrupción y que los populares jamás podrían liberarse de ese mantra si la ejecutiva nacional seguía trabajando allí.

“No tenemos porqué irnos”

La opinión de Pablo Casado y su equipo de colaboradores, sin embargo, era distinta. Las fuentes consultadas entonces por Confidencial Digital explicaban que el presidente del partido descartaba totalmente vender la sede de Génova 13: “Fue un anuncio de campaña más que una propuesta seria, y además no la propusimos nosotros”.

El presidente del PP era consciente de que, en el pasado, ha habido capítulos, y actitudes, que han puesto al edificio del PP en la diana mediática. No obstante, consideraba que no por eso el partido debía renunciar a la que ha sido su casa durante casi 40 años.

En ese sentido, desde su equipo recordaban que Pablo Casado ha afirmado, en muchas ocasiones, que “hay que estar orgulloso del pasado del PP”. Génova 13, añadían, “forma parte de nuestra historia y, por eso, el presidente apuesta por mantenerlo”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?