Política

La alcaldía de Madrid para Villacís, baza de Sánchez para lograr el “sí” de Cs a la investidura

El PSOE ha enviado el mensaje a barones de Ciudadanos de que se pueden negociar contrapartidas en ayuntamientos y asambleas regionales si logran convencer a Inés Arrimadas

Begoña Villacís.
photo_cameraBegoña Villacís.

“Con Rivera no”... pero parece que con Arrimadas sí. Pedro Sánchez ha respondido a la carta de la líder provisional de Ciudadanos aceptando una reunión entre ambos para hablar de la investidura, pero dejando fuera a Pablo Casado. El presidente no descarta un apoyo de Cs si el pacto con ERC no prospera y se ha propuesto explotar, desde ya, esa vía.

Así lo aseguran al Confidencial Digital dirigentes nacionales y autonómicos del PSOE, que confirman la puesta en marcha del llamado “Plan B para la investidura”: buscar el apoyo de Ciudadanos si se confirma que las conversaciones con Esquerra encallan.

Tanto en Moncloa como en Ferraz empiezan a asumir que el objetivo de formar gobierno antes de Navidad es casi imposible. ERC quiere celebrar antes su congreso nacional, previsto para el 19 de diciembre, y sus principales dirigentes, con Carlos Aragonés y Gabriel Rufián a la cabeza han advertido que ellos no tienen “ninguna prisa”.

Ante ese escenario, y el miedo creciente a que la postura de los republicanos sea un mero paripé, el PSOE ha decidido moverse e iniciar, poco a poco, un acercamiento a Ciudadanos. Las fuentes consultadas afirman que la carta de Arrimadas a Sánchez ha precipitado los acontecimientos, pero lo cierto es que ya se activado la ofensiva para lograr el “sí” de Cs en la investidura.

Cs puede sustituir a ERC

A día de hoy, Inés Arrimadas solo parece dispuesta a facilitar la reelección de Sánchez si el PSOE se abre a un gran pacto de estabilidad con PP y Ciudadanos. Una propuesta que ya ha sido rechazada por Moncloa.

Desde el gabinete de Sánchez, que ya ha anunciado “las puertas abiertas” de Moncloa para Arrimadas, solo contemplan un pacto con Cs que permita la formación de gobierno sin depender de los separatistas de Esquerra.

La oferta es clara: “Si Ciudadanos no quiere que sean los independentistas de ERC los que sustenten el gobierno, solo tienen que votar a favor de la investidura”. A cambio, añaden, “nosotros podemos facilitar que la acción de Cs en ayuntamientos y comunidades no dependa de Vox”.

La alcaldía de Villacís

El PSOE, por tanto, está dispuesto a sentarse a negociar con Ciudadanos contrapartidas en forma de pactos de gobierno a nivel local y autonómico, con el objetivo de lograr nuevas alianzas que se puedan extender también al Congreso. De esa forma, “aislaríamos tanto a Vox como a los independentistas”, sostienen.

Dentro de esa nueva hoja de ruta, la principal oferta que los socialistas preparan para convencer a Ciudadanos es permitir a Begoña Villacís convertirse en alcaldesa con los votos del PSOE y de Más Madrid.

Esta ofensiva, aseguran las fuentes consultadas, empezó a fraguarse la semana pasada, cuando Ciudadanos votó en el consistorio a favor de la reprobación a Javier Ortega Smith después de un discurso de Begoña Villacís contra el “negacionismo” que hace Vox de la existencia de la violencia de género.

Las palabras de Villacís, consideradas “brillantes” por el Grupo Socialista, sirvieron para que desde el PSOE se filtrara una posible oferta para convertir a la actual vicealcaldesa de Madrid en alcaldesa. Esa mano tendida, afirman los cargos socialistas consultados, “se mantiene vigente” e “irá a más” en las próximas semanas.

Contactos con barones de Cs

Todo ello, a pesar de que Villacís, al ser preguntada por ese posible acuerdo con el PSOE, despejara balones fuera. Desde el PSOE consideran que esa negativa “forma parte del guión” y que, de haber una “oferta formal”, el discurso cambiará.

En todo caso, el PSOE quiere darle carácter nacional a la estrategia de plantear a Cs pactos alternativos a los que ahora mantienen con PP y Vox. En ese sentido, desde Ferraz recuerdan que Eduardo Castro, presidente de Melilla, gobierna gracias al PSOE y Coalición por Melilla. Un acuerdo que dejó fuera de juego a Partido Popular y Vox y que podía repetirse en otros territorios.

Para lograr ese vuelco en comunidades y ayuntamientos, el PSOE ha empezado a contactar, a nivel regional, con algunos barones de Ciudadanos o su entorno más cercano.

El mensaje que les han trasladado es claro: si consiguen convencer a Inés Arrimadas de llegar a un acuerdo de investidura con el PSOE, el partido podría hacer lo propio en gobiernos municipales e incluso regionales.

El objetivo es que estos dirigentes presionen a la actual lideresa de Ciudadanos para lograr un cambio de criterio de cara a la investidura. Un viraje en el que Pedro Sánchez ya está trabajando.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable