Política

Análisis de Ferraz tras la sentencia de los ERE: “La que queda tocada es Susana Díaz”

Fue la número dos de Griñán en la Junta y de José Antonio Viera en Sevilla. No van a ir a por ella para que asuma el desgaste político

Susana Díaz y Pedro Sánchez.
photo_cameraSusana Díaz y Pedro Sánchez.

Una vez confirmada la sentencia de los ERE, todos los partidos de la oposición dirigieron sus ataques hacia Pedro Sánchez. Dirigentes del PP, Vox y Ciudadanos, e incluso el ex líder naranja, Albert Rivera, pidieron la dimisión del presidente en funciones. No obstante, en Ferraz descartan que el caso vaya a pasar factura al jefe del Ejecutivo.

Así lo aseguran al Confidencial Digital altos cargos del PSOE, que recuerdan la “nula vinculación” de Sánchez con lo que ocurría en Andalucía entre los años 2000 y 2009, periodo en el que se cometieron el grueso de las irregularidades en la Junta.

En esos años, destacan desde la ejecutiva, el actual presidente en funciones estaba dando sus primeros pasos en política, y alejado de cualquier cargo orgánico. En el año 2000, afirman, “estaría por Kosovo trabajando para el Parlamento Europeo”. Después, de 2004 a 2009, fue concejal en Madrid, “sin nada que ver con Andalucía”.

Susana Díaz sí que ha quedado tocada

La sentencia de los ERE, por tanto, “no va a tener ningún coste político” para Pedro Sánchez. Otra cosa hubiese sido, eso sí, si ésta se hubiera conocido antes de las elecciones, ya que “ahí podríamos haber perdido diputados”. En todo caso, afirman las fuentes consultadas, “el futuro político del presidente está más que garantizado”.

De Susana Díaz, sin embargo, los dirigentes socialistas contactados por ECD no pueden decir lo mismo: “Ella sí que ha quedado tocada porque tiene vinculación directa con los inculpados y además ocupó puestos de responsabilidad en la Junta durante esos años”.

En primer lugar, recuerdan estos cargos del PSOE, Díaz fue la número dos del ex consejero José Antonio Viera, uno de los condenados a prisión, en el PSOE de Sevilla. De hecho, fue la elegida por el ex consejero para sustituirle al frente de la federación.

Además, y ésta es la vinculación más relevante, la sevillana fue también la mano derecha de José Antonio Griñán al frente de la Junta, al ser nombrada consejera de Presidencia por el entonces jefe del ejecutivo autonómico. Después, como es sabido, fue su sucesora al frente del partido y del gobierno regional.

Y, si todo esto fuera poco, algún cargo socialista también recuerda que el PP ya acusó a Díaz de haber financiado su Máster con dinero de los ERE. Una ofensiva que desde el PSOE temen que los populares recuperen.

Ferraz no forzará su dimisión

Pese a todo lo expuesto anteriormente, en Ferraz descartan medidas drásticas contra Susana Díaz. De hecho, las fuentes consultadas afirman que “ni Pedro Sánchez quiere que dimita”.

En primer lugar, afirman desde el PSOE, hay que esperar al recurso que, con toda seguridad, van a presentar Chaves, Griñán, y el resto de condenados ante el Supremo: “Si acuden de nuevo al Tribunal, tenemos que mantener, aunque sea a nivel orgánico, la apuesta por su inocencia. Y eso es incompatible con el cese de Susana”.

Además, Sánchez tiene claro que impulsar ya un relevo para Díaz sería quemar de forma inmediata al sucesor: “Ahora va a haber un desgaste tremendo. Va a haber golpes por parte del resto de los partidos. Y esos golpes los tiene que recibir ella”, comentan dirigentes socialistas.

Así las cosas, la hoja de ruta de Sánchez pasa por esperar el recurso ante el Supremo y no tomar decisiones precipitadas. Eso sí, si el Alto Tribunal ratifica la sentencia, Ferraz abriría la puerta de salida a Díaz. En todo caso, añaden esas fuentes, “para eso aún queda”, por lo que el presidente mantendrá, al menos durante un tiempo, la amnistía concedida a la ex presidenta de la Junta.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?