Política

Campaña de Igualdad para sensibilizar contra las violencias “económica” y “digital” que sufren las mujeres

El ministerio de Irene Montero trata de concienciar a las víctimas de maltrato y a la sociedad también ante el ciberacoso y el aborto forzoso

El Ministerio de Igualdad lanzará este año 2022 y en 2023 varias campañas de publicidad y otras acciones de comunicación que tendrán un objetivo común: la “sensibilización y concienciación social contra las distintas formas de violencia contra las mujeres”.

Así consta en una licitación que ha abierto la Secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género, consultada por Confidencial Digital. El presupuesto base de licitación es de 1,33 millones de euros, IVA incluido, por una duración inicial de 12 meses con posibilidad de prórroga por 12 meses adicionales.

El ministerio que dirige Irene Montero busca para ello una empresa que se encargue del “diseño de una estrategia general de comunicación que permita identificar, bajo una misma perspectiva, todas las campañas y acciones que se desarrollen a lo largo del contrato”.

Su idea es elegir “un enfoque común que otorgue valor y amplifique la potencia y notoriedad de las acciones de sensibilización de la Delegación del Gobierno contra la violencia de género, a través de las distintas campañas, estableciendo un concepto global, que quedará reflejado en el “claim” y en cada una de las piezas de la propuesta”.

Las campañas y acciones de concienciación sobre la violencia contra las mujeres se lanzarán en tres oleadas de temáticas específicas, con distintos públicos objetivos.

Violencia vicaria, económica, digital...

Igualdad deja claras ciertas ideas que deberán abordarse en los distintos productos publicitarios y de comunicación que se lanzarán en esas campañas.

Señala que “la violencia de género es la forma de desigualdad y discriminación más extrema entre mujeres y hombres que se ha producido a lo largo de toda la historia, en todos los países y culturas con independencia del nivel social, cultural o económico de las personas que la ejercen y la padecen”.

También precisa que la violencia de género incluye “un extenso abanico de acciones y situaciones que exceden de las relaciones afectivas, pero que se asientan sobre las relaciones de poder hombre-mujer”.

La documentación del contrato del Ministerio de Igualdad detalla qué distintas situaciones considera violencia de género:

 

-- Violencia en el ámbito de la pareja o expareja (violencia física, sexual, psicológica o económica).

-- Acoso, stalking y ciberacoso

-- Violencia vicaria

-- Violencia económica

-- Violencia digital

-- Violencia sexual (incluidas la violación y las agresiones sexuales)

-- Acoso sexual (incluyendo el acoso sexual laboral y el que se produce en ámbitos públicos)

-- Matrimonio forzoso

-- Mutilación genital femenina

-- Aborto y esterilización forzosos

Se entiende que la “violencia económica” es la que ejerce un hombre sobre su pareja, estrangulando económicamente a su víctima, a través de la fiscalización y recorte abusivo de sus gastos.

La violencia vicaria la cometen aquellas personas que utilizan a los hijos en común para perjudicar o chantajear a su pareja.

En cuanto a la violencia digital, se considera el acoso, extorsión, amenazas o insultos a través de aplicaciones de mensajería, correo electrónico, redes sociales... por tanto, un concepto muy similar a otro de la lista, el ciberacoso y el ‘stalking’, es decir, la vigilancia o persecución obsesiva a través de internet.

“Cuestión de Estado”

En los pliegos del contrato, la Secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género teoriza sobre la violencia de género: “En las dos últimas décadas las violencias machistas han obtenido una mayor visibilidad social y se ha puesto de manifiesto la envergadura de los desafíos a que se enfrentan los poderes públicos para su prevención y erradicación”.

Además, sentencia que “la violencia contra la mujer no es una cuestión individual, sino social; y no se trata de una problemática coyuntural, sino estructural”.

Y establece que “combatir todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico o perjuicio económico para la mujer, tanto en la vida pública como en la vida privada, debe ser una cuestión de Estado, ya que constituye una violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

Controladas, amenazadas, asesinadas

Tras repasar las “conquistas” que se han producido en la lucha contra la violencia de género, lamenta que “el abordaje integral de la violencia machista en todas sus formas constituye un desafío pendiente, ya que las mujeres siguen siendo controladas, amenazadas, agredidas y asesinadas”.

Advierte además de que “han repuntado otras formas de violencia de género al compás de los cambios producidos por la globalización, como la trata de mujeres y de niños/as con fines de explotación sexual o la violencia digital”.

Ante esta realidad, Igualdad “trabaja en la identificación y reparación de las disfunciones y carencias del sistema, para visibilizar todas las formas de violencia, acompañar a todas las víctimas -prestando especial atención a aquellas que han estado siempre en los márgenes de las políticas públicas como las mujeres migrantes o con una situación administrativa irregular- y cumplir con todas las obligaciones en la atención de sus derechos de atención, protección, justicia y reparación”.

Cualquiera debe denunciar

Las campañas de sensibilización del ministerio tendrán varios objetivos, o transmitirán varios mensajes:

-- “Que desde el Ministerio de Igualdad estamos con todas las víctimas y para todas las víctimas de la violencia machista. Un mensaje de apoyo unilateral y sin fisuras. Diez años después de la campaña ‘Hay salida’ avanzamos en la lucha contra la violencia de género para reforzar el compromiso de todas las instituciones públicas con las víctimas”.

-- “Que nuestro país es cada vez más capaz de dar una respuesta eficaz en materia de prevención, de detención precoz, de atención integral especializada y de reparación a las mujeres víctimas de violencia de género y también a sus hijos e hijas y a sus familias. Porque cada vez existen más puertas institucionales seguras para tenderles la mano y para garantizar todos sus derechos (más puertas, más grandes y más seguras). Que las mujeres no están solas en esto, y que cuando lo necesiten pueden acudir al 016, a los servicios sociales, farmacias, hospitales, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, y resto de servicios especializados, que siempre van a encontrar una mano tendida”.

-- “Que existe una alianza interinstitucional (Estado, Comunidades Autónomas, Municipios) que no va a descansar en su lucha por la erradicación de la violencia contra las mujeres, en cualquier lugar, situación, condición social o administrativa en la que se encuentren”.

-- “Que la lucha contra las violencias machistas es un reto de toda la sociedad, una tarea conjunta que requiere de una acción unitaria y de la máxima cooperación y colaboración en el rechazo, identificación y denuncia de cualquier situación de violencia de género, en cualquier entorno (en el ámbito laboral, en los espacios de ocio, en los centros educativos) y con cualquier mujer”.

Las campañas de concienciación se articularán a través de varios medios: spots, vídeos divulgativos para redes sociales, vídeos internos para el Ministerio de Igualdad... y otros formatos para distintos soportes publicitarios.

Putin promulga los tratados de adhesión a Rusia de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?