Política

Pablo Casado arrastra a alcaldes del PSOE a rebelarse contra Pedro Sánchez

Ha convencido a los de Sevilla, La Coruña, Palma, Mérida, Castellón… de que se nieguen a transferir al Estado los superávits de sus ayuntamientos y a que se movilicen en septiembre

Pablo Casado.
photo_cameraPablo Casado.

El plan del Gobierno para usar el superávit de los ayuntamientos ha dejado solo a Pedro Sánchez. Alcaldes de todos los partidos -incluidas formaciones que sostienen al Ejecutivo- se han puesto en pie de guerra contra la propuesta de ceder al Estado sus remanentes. Y el PP está consiguiendo arrastrar a la rebelión a ediles del PSOE.

Un ambiente que no es el más propicio para el Gobierno, en medio de la escalada de contagios de coronavirus, y que ha provocado cierto nerviosismo en algunos territorios. 

Para aplacar la revuelta, el Ministerio de Hacienda ha anunciado este martes que se hará cargo de los intereses de los saldos bancarios de los municipios que se acojan al acuerdo, lo que podría suponer un ahorro de casi 70 millones de euros para las entidades locales. 

Sin embargo, esa cesión por parte de María Jesús Montero no ha servido para frenar la rebelión municipal. Varios alcaldes de distintas formaciones, entre ellas ERC, Compromís y BNG, se han unido en contra de la propuesta del Gobierno, que todavía debe ser convalidada por el Congreso en septiembre.

Se suman también alcaldes del PSOE

Los alcaldes del PP han expresado rotundamente su rechazo al plan de Hacienda desde el primer momento, pero ahora están consiguiendo arrastrar a destacados alcaldes del PSOE y de Unidas Podemos a la rebelión contra Pedro Sánchez.

Fuentes de Génova aseguran a Confidencial Digital que uno de los alcaldes que encabeza el malestar de los socialistas por el acuerdo entre el Ministerio y la FEMP es el primer edil de Mérida, Antonio Rodríguez, que curiosamente era hasta ahora el portavoz del PSOE en la FEMP. 

Se le suman también otros destacados alcaldes socialistas como los de Sevilla, La Coruña, Lugo, Las Palmas, Palma de Mallorca, Cáceres, Jaén, Huelva, Castellón, Burgos, Logroño y Soria.  

Según las fuentes consultadas por ECD, las gestiones con ayuntamientos del PSOE las está protagonizando el vicesecretario Territorial del PP, Antonio González Terol, por orden expresa del presidente del partido, Pablo Casado.

Desacuerdo y malestar generalizado

En el PP explican que estos alcaldes han mostrado en privado su oposición a la última propuesta del Gobierno, consistente en que las entidades locales que cedan su superávit al Estado no tengan que pagar los intereses que actualmente abonan a entidades financieras por tener los remanentes inactivos.

La mayoría de los ayuntamientos, según fuentes de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) consultadas por ECD, rechazan entregar el superávit al Gobierno, y también que se les marquen las pautas del gasto. Y existe un desacuerdo generalizado entre municipios de todos los colores políticos.

El portavoz del PP en la FEMP, Jorge Azcón, ha solicitado un encuentro con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en nombre de nueve alcaldes de ocho partidos, quienes acaban de suscribir un documento de rechazo al decreto del Gobierno.

Son los de Madrid, Murcia y Zaragoza, las tres del PP; Cádiz (Adelante Cádiz), Granada (Cs), Lleida (ERC), Pontevedra (BNG), Reus (PDeCAT), Santa Cruz de Tenerife (CC) y Valencia (Compromís). 

Reconocen miedo a represalias del PSOE

Los alcaldes consideran que el decreto del Gobierno es una “incautación” de los superávits municipales, y también que los criterios acordados para la distribución de esos fondos son injustos e insolidarios, perjudican gravemente a cientos de miles de habitantes de muchos municipios, y crean una inaceptable situación de agravio.

Fuentes del PP cuentan que por el momento “los alcaldes del PSOE no se han atrevido a plasmar su firma en ese documento porque admiten que tienen miedo a represalias”. 

Pero el malestar por la propuesta es compartido por muchos de ellos, ya que “tiene difícil justificación ante sus vecinos, en un momento en el que los servicios sociales de los ayuntamientos están desbordados por la crisis que ha dejado la pandemia”.

Sin criticar abiertamente al Gobierno, algunos ayuntamientos del PSOE se suman también a la petición a Hacienda de poder utilizar su superávit en compensar las cuentas por el mayor gasto que han de acometer para cubrir las necesidades provocadas por la pandemia. 

De hecho, destacan que así prácticamente no se tendrían que afectar las inversiones que necesitan sus municipios y que estaban presupuestadas en 2020 y lo estarán en 2021.

Apoyo en la FEMP por disciplina de voto

El PSOE en la Federación de Municipios ha garantizado en público el cierre de filas de los regidores socialistas ante el acuerdo con Hacienda. 

Sin embargo, el malestar interno que se vive en importantes ayuntamientos del PSOE va en aumento. “No nos quedó más remedio entonces que acatar la disciplina de voto”, admiten a ECD en uno de los consistorios que apoyó la medida y ahora discrepa de la decisión del Gobierno.

Algunos de ellos reconocen en privado que hubo incertidumbre en que pudiera ser rechazada la propuesta por la Junta de Gobierno, y el presidente de la FEMP, Abel Caballero, se tuvo que emplear a fondo para intentar calmar a alcaldes del PSOE y que no se sumaran a los votos en contra. 

Dispuestos a manifestarse en septiembre

Pero hay numerosos ayuntamientos en manos del PSOE que rechazan la medida, y existe un cabreo latente entre numerosos alcaldes, que no quieren hablar públicamente y todavía confían en que se reconduzca la situación antes de la convalidación del decreto en el Congreso.

Sin embargo, algunos de ellos admiten que están dispuestos a manifestarse ante el Ministerio de Hacienda en septiembre, si antes no hay una rectificación, con el fin de poder usar sus remanentes económicos, en un momento especialmente complicado para los vecinos de muchos municipios del país.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes