Política

Dirigentes del PSOE avergonzados con el caos de los test rápidos: “Nos han engañado como a chinos”

Admiten su “estupor” porque “esto no le ha pasado ni a Torra”. Dudan del acuerdo de compra de material sanitario con Pekín por 432 millones anunciado por el ministro Illa

Test coronavirus
photo_cameraTest coronavirus

Los muy anunciados test rápidos de coronavirus con los que el Gobierno quería empezar a hacer la prueba a capas más amplias de la población para saber cuál es la dimensión real del contagio en España se han demostrado que no sirven. Un tropiezo del Ministerio de Sanidad que ha desatado duras críticas en el PSOE a la gestión de la crisis.

El pasado domingo el Ministerio anticipó el inicio del reparto de 640.000 test de detección rápida y procedió “a la distribución de los primeros 9.000 en la Comunidad de Madrid”, según el ministro Salvador Illa, quien aseguró que “a lo largo de esta semana” se iba a recibir “un millón más que ya hemos adquirido”.

Pero este miércoles la Comunidad de Madrid denunció la inutilidad de los test: “No valen. Nos dieron 9.000 sin haberlos validado, y gracias a la prudencia de la Consejería de Sanidad no se hizo distribución masiva”, se quejaron en el equipo de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

La polémica con los test rápidos se produce en plena oleada de contagios y fallecidos. Hasta este jueves, España ha registrado 56.188 positivos y 4.089 muertes. La Comunidad de Madrid sigue siendo el principal foco de la pandemia, con un total de 17.166 casos, seguido de Cataluña, con 11.592, y País Vasco, con 3.946.

“Nos han engañado a como chinos”

Pues bien. Según ha podido saber Confidencial Digital por varios dirigentes del PSOE, la gestión del Ministerio de Sanidad, que ha quedado en evidencia con este episodio, ha desatado duras críticas internas en el partido. “Nos han engañado como a chinos”, lamentan en el equipo de un presidente autonómico socialista. “El ridículo ha sido espantoso”, añaden.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, tuvo que reconocer este jueves que los test rápidos que había recibido Sanidad no sirven. “Se validaron 9.000 en el centro de Microbiología y algunos hospitales de Madrid y esa validación nos dicen que las especificaciones no correspondían a lo que venía marcado en la CE. Hemos devuelto los test y nos van a enviar otros nuevos”, zanjó.

El ministro Illa también se apresuró a aclarar que los test rápidos devueltos tenían la marca CE y fueron comprados a un proveedor nacional después de que la Embajada de China en España avisara de que se habían adquirido a una empresa sin licencia

Pero la oposición ya ha comenzado a criticar la actuación. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha preguntado retóricamente al presidente del Gobierno: “Señor Sánchez, ¿Esto tampoco se podía saber? ¿A quién le va a echar la culpa de esto?”. Y se ha contestado a sí mismo: “Debe asumir responsabilidades”.

Dudan del “gran anuncio” de Illa

En un contexto de fuerte escasez de material, una de las buenas noticias que habían recibido las autonomías se vuelve ahora un chasco. Después de salir al mercado mundial a comprar más de 52 millones de mascarillas, la inutilidad de los test comprados por Sanidad les pone en la tesitura de seguir comprando material, y de manera urgente.

Desde el Gobierno se han esforzado en transmitir que esta operación no está relacionada con la compra de material sanitario anunciada por el ministro de Sanidad, pues se inició antes de que las autoridades chinas facilitaran nuevos listados de sus proveedores al Gobierno de España.

Sin embargo, en el PSOE “ya no se fían del gran anuncio de Illa”, quien adelantó este miércoles un acuerdo de compra de material sanitario con China por 432 millones: “En cuanto a respiradores, hay acuerdo con dos proveedores, que suministrarán 950 equipos entre abril y junio. Y con dos proveedores que suministrarán 11 millones de guantes durante cuatro semanas”.

Illa destacó que ese contrato se centraría en la adquisición de EPI, más de 550 millones de mascarillas, 5,5 millones de test rápidos, 950 respiradores y 11 millones de guantes.

“Esto no le ha pasado ni a Torra”

Los dirigentes socialistas consultados por ECD reconocen en privado su “estupor” porque “esto no le ha pasado ni a Torra y en cambio se la han colado al Gobierno de España”.

Destacan que la Generalitat si realizó varias comprobaciones documentales antes de seguir adelante con la compra de material sanitario a la firma ‘Basic Devices’ ante las sospechas de estafa tras un aviso de CaixaBank y Banco Sabadell.

Hay que recordar que la compañía se presentó al Govern como un importador de productos chinos dispuesto a hacer llegar material sanitario por valor de 60 millones de euros en plena pandemia.

La negociación entre la Generalitat y la firma dejó el trato en 35 millones para adquirir dos millones de máscaras quirúrgicas, dos millones de máscaras de protección y 1,5 millones de trajes anti Covid-19.

Al cerrarse la operación los sistemas de seguridad de las entidades bancarias implicadas en la transferencia saltaron, congelaron la transacción y avisaron a la Generalitat de que ‘Basic Devices’ nunca había manejado un ingreso tan abultado. También observaron que la empresa tampoco había protagonizado antes operaciones de ese tipo. Finalmente, la compra siguió adelante. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?