Política

El PDeCAT presiona para que propongan ya otro nombre

Tres espantadas en ERC para presidir el Parlament

Carme Forcadell no quiere repetir por recomendación de su abogado. Mundó ha renunciado al acta después de que su nombre empezara a sonar. Roger Torrent prefiere ser portavoz

Carme Forcadell, Roger Torrent y Marta Rovira.
photo_cameraCarme Forcadell, Roger Torrent y Marta Rovira.

Esquerra Republicana tiene todo a favor para presidir el nuevo Parlament de Cataluña: el PDeCAT le ha garantizado su apoyo y los resultados del 21-D otorgan también a los independentistas mayoría en la Mesa. No obstante, el partido aún no ha elegido un candidato y ya ha sufrido tres espantadas.

Según reconocen a El Confidencial Digital dirigentes de ERC, el propio Carles Puigdemont desde Bruselas, y también su equipo de negociadores en Cataluña, ofreció a los republicanos, a los pocos días del 21-D, la presidencia del Parlament a cambio de su apoyo en la sesión de investidura. Una oferta que está provocando más tensiones de las esperadas dentro de Esquerra.

En un primer momento, los de Junqueras desconfiaron de la “ambigüedad” del PDeCAT, que no especificaba si el candidato a esa investidura iba a ser Puigdemont. Una vez resuelta esa incógnita, el siguiente paso lo ha de dar la propia Esquerra, eligiendo a quién quiere situar al frente de la Mesa.

Esa decisión, no obstante, no está tomada a menos de una semana de la reapertura del Parlament.

El “no” de Forcadell por recomendación de su abogado

Los cargos de ERC consultados por este diario confirman que la primera persona que rechazó la presidencia de la Cámara autonómica fue, precisamente, la última que ha ocupado ese cargo: Carme Forcadel.

La ex líder de la Asamblea Nacional Catalana era, desde las elecciones del 21-D, la favorita para repetir en el puesto, pero “ella tenía claro, también desde el primer momento, que no podía ser reelegida”.

Las fuentes consultadas explican que Forcadell ha confesado, a su entorno más próximo, que su abogado le recomendó no volver a estar al frente del Parlament, ya que su situación procesal, y los cargos que se la imputan, lo desaconsejaban: “Cualquier decisión polémica le llevaría de nuevo a la cárcel”, aseguran sus compañeros.

Mundó era la alternativa, pero dejó el acta

Descartada Forcadell para la presidencia, las miradas de ERC, pero también de los diputados de JxCAT se desviaron a Carles Mundó. El ex consejero de Justicia parecía la persona idónea para presidir el Parlament, después de haber logrado la libertad condicional y tras haberse mantenido hasta el último día en el Govern antes de la aplicación del 155.

El propio Mundó era consciente de que su nombre aparecía en todas las quinielas, pero pese a ello -o según el PDeCAT precisamente por eso- decidió renunciar a su acta de diputado y apartarse de la primera línea política.

Desde ERC aseguran que esta decisión obedece a “motivos personales” y no tiene nada que ver con su candidatura a la presidencia del Parlament. De hecho, añaden, “desde la dirección no se le hizo ninguna propuesta formal en ese sentido”.

Torrent prefiere la portavocía

En la misma tarde del martes en la que se conoció la renuncia de Mundó, y también la dimisión de Artur Mas, en los pasillos del Parlament empezó a circular el nombre de un tercer candidato a presidir la Mesa: el del diputado republicano Roger Torrent.

El ex alcalde de Sarrià de Ter es bien visto por el PDeCAT, donde se le considera una “persona idónea” para estar al frente de la Cámara. En ERC, sin embargo, descartan esa posibilidad y apuntan a la verdadera aspiración de Torrent: convertirse en el portavoz de Esquerra en el Parlament.

De hecho, añaden las fuentes consultadas, muchos en el partido republicano dan por hecho que “Roger será nuestro portavoz”, aunque añaden: “de momento no está cerrado nada”.

Presiones del PDeCAT

Los dirigentes de Esquerra consultados por ECD acusan al PDeCAT de estar presionando a la formación para que nombre ya un candidato a la Mesa y, de hecho, echan en cara a los ex convergentes de “soltar nombres sin sentido”, como el de Marta Rovira, para intentar acelerar cualquier decisión.

Los republicanos, además, aseguran que el PDeCAT “quiere que seamos nosotros los que presidamos el Parlament y que aprobemos la investidura telemática que ellos quieren hacerle a Puigdemont.”. Una maniobra para “quedar ellos impunes y que seamos los demás los que asumamos las consecuencias”.

Por todo ello, lanzan la siguiente advertencia: “Las cosas no se hacen así”.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo