Política

Feijóo toma medidas para que Díaz Ayuso no le haga sombra en el PP

Ha dado orden a los vicesecretarios de que no repitan la estrategia de Pablo Casado que convirtió a la presidenta en líder nacional

Feijóo y Ayuso.
photo_camera Feijóo y Ayuso.

Alberto Núñez Feijóo quiere controlar a Isabel Díaz Ayuso. El nuevo líder del PP se niega a que se convierta en una amenaza como le ocurrió a Pablo Casado. Y ha empezado a tomar medidas, que ya ha comunicado a los vicesecretarios en la primera reunión del comité de dirección, para impedir que la presidenta “le haga sombra”.

Por lo pronto, según explican a Confidencial Digital fuentes próximas a Feijóo, la elección de los componentes de la nueva dirección del PP encierra también un mensaje rotundo para Ayuso.

El nuevo líder se ha propuesto “arrinconarla” en su territorio, la Comunidad de Madrid, y que olvide cualquier pretensión de ocupar un puesto de privilegio, y distinto al del resto de barones del partido, para influir en la estrategia nacional.

Así, la presidenta madrileña no ha colocado a ningún afín en el comité de dirección que marcará la política de la formación, dominado por políticos adscritos al PP de Andalucía (una vicesecretaría y la portavocía) y de Galicia (con el puesto clave de la vicesecretaría de organización).

Una pinza que consolida la alianza entre Feijóo y el presidente de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, mientras que ha dejado en fuera de juego a Díaz Ayuso.

Es la primera orden a los vicesecretarios

En la dirección del PP no se ha pasado por alto que, nada más iniciarse la era Feijóo, Ayuso ha intensificado su perfil político y hasta emprendió una gira europea, que desplegó con un gran eco mediático, a dos días del congreso que eligió al líder gallego como presidente. Una proyección mediática de la presidenta que molestó en Génova.

Por ello, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de la nueva dirección del PP, una de las primeras órdenes de Núñez Feijóo a los vicesecretarios ha sido clara: no confrontar con Isabel Díaz Ayuso para no darle protagonismo, más proyección, con el objetivo de ‘apagarla’ como líder nacional.

Que Ayuso no le haga sombra en el PP

No se pasa por alto que Ayuso no ha rehuido además ningún debate en las últimas semanas, sino que ha intensificado su oposición a Pedro Sánchez, y ha tenido un protagonismo especial en sus críticas al Gobierno.

En definitiva, una actividad que Feijoo teme que le haga sombra en el PP, como le ocurrió a Pablo Casado, y amenace el liderazgo que aún tiene que consolidar, según admiten algunos de sus más allegados.

 

Hay que tener en cuenta que la caída de la anterior cúpula del partido coincidió con un momento de gran intensidad política a nivel nacional e internacional: el conflicto del Sahara, la guerra de Ucrania, la crisis energética y el colapso del abastecimiento que provocó la huelga de los transportistas. Y Díaz Ayuso no ha desaprovechado la oportunidad para erigirse como ‘lideresa’.

Pablo Casado la convirtió en líder nacional

En el equipo de Feijóo cuentan con que Isabel Díaz Ayuso no va a dejar de ser la política más icónica de la España actual, ni sus fans van a dejar de pedirle ‘selfies’ y fotos dedicadas.

Pero destacan que, sin Pablo Casado, ella no podrá ser lo mismo que era. Defienden que Díaz Ayuso creció como líder nacional del PP en la confrontación con la anterior dirección. La presidenta madrileña era una amenaza para Pablo Casado.

En cambio, existen dudas de que lo vaya a ser para Alberto Núñez Feijóo, según la estrategia marcada por el líder gallego. Ayuso seguirá brillando, pero tendrá que hacerlo de otra manera. El nuevo presidente no confrontará con ella, como sí hizo el anterior. La respetará, como al resto de los presidentes autonómicos. Ni más ni menos.

Recuerdan que la guerra fratricida que mantuvo con Casado relanzó las aspiraciones de la presidenta. Los estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) arrojaron un desplome del respaldo popular a la candidatura de Ayuso a la Presidencia del Gobierno, pasado el efecto de las elecciones del 4-M.

Una tendencia que comenzó a revertirse a finales del año pasado, destacan, cuando más resonaban los tambores de guerra entre Génova y la Puerta del Sol.

El encaje de Ayuso en el nuevo PP

Fuentes del entorno de Alberto Núñez Feijóo admiten que uno de los desafíos más complicados del nuevo líder es el encaje de las aspiraciones reales de Isabel Díaz Ayuso, sin olvidar tampoco su futuro judicial en caso de que sea investigada por la Fiscalía a causa de los contratos de su hermano con la Comunidad de Madrid.

Pero lo que tiene claro el futuro líder es que necesita una Ayuso fuerte para poder ganar las elecciones generales. Por ese motivo, la conveniencia se va a imponer sobre las posibles tensiones, aseguran en su entorno.

De entrada, el nuevo líder del partido ya había asumido que, una vez que se celebrase el congreso extraordinario del PP, llegaría el turno del cónclave regional de Madrid. Y ha dado el visto bueno a que Ayuso alcance su gran objetivo del momento: la presidencia del partido en la región y concentrar todo el poder orgánico e institucional en Madrid.

Feijóo es consciente de que es en el PP de Madrid donde está “el gran problema a resolver”. Si todo sigue conforme al guion previsto por la nueva dirección, y la Fiscalía cierra el caso que podría afectar a Ayuso por los contratos a su hermano, la presidenta se hará con la dirección del PP regional. Y ha pactado con ella que eso ocurra en mayo.

El PIB sube un 0,2% en el primer trimestre, una décima menos de lo esperado

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?