Política

La Fiscalía se partió en dos en el debate sobre la imputación de Trapero

Los fiscales de la Audiencia Nacional se negaron hasta el último momento a que sea juzgado por este delito. Finalmente se impuso el criterio de María José Segarra

Trapero acude a declarar a la Audiencia Nacional.
photo_cameraTrapero acude a declarar a la Audiencia Nacional.

El miércoles, el periódico El Independiente publicaba la celebración de un “cónclave” entre los fiscales que investigan el referéndum de independencia de Cataluña en el Tribunal Supremo y en la Audiencia Nacional. La promotora fue la fiscal general del Estado, María José Segarra.

El motivo de la reunión, celebrada en la sede del Ministerio Público, era unificar criterios de actuación de los fiscales. Y es que. Mientras que en el Supremo se ha procesado a Oriol Junqueras y al resto de ex consellers por rebelión, sedición y malversación, la AN ha procesado al ex mayor de los Mossos, José Luis Trapero, por dos delitos de sedición y otro de pertenencia a organización criminal.

Segarra instó a los fiscales que participaron en el encuentro a seguir la misma línea en los procedimientos. Estuvieron presentes, del TS, Fidel Cadena (que dirige la acusación), Consuelo Madrigal, Javier Zaragoza y Jaime Moreno. Por parte de la AN, fueron convocados el fiscal jefe, Jesús Alonso; el teniente fiscal, Miguel Ángel Carballo; y el encargado del procedimiento sobre Trapero, Pedro Rubira.

Imagen de unidad

Según ha podido saber Confidencial Digital, se trató de una reunión tensa. Segarra instaba “veladamente” a acusar a todos los implicados por un delito de rebelión. Su principal argumento era la necesidad de dar una imagen de “unidad” para transmitir “que cada fiscal no va por libre y hace lo que le parece”.

Se mostró convencida de que había que poner en valor la fortaleza del Estado de Derecho haciendo ver la unidad de criterio de la Fiscalía tanto en el Supremo como en la AN.

Lo que significaba, según las fuentes consultadas por ECD, que los fiscales de la AN debían acusar a Trapero y a la cúpula de los Mossos por rebelión, como ha hecho el Supremo.

Intenso debate

Algo a lo que Rubira, encargado del asunto, se negó en rotundo. Alegó que en los hechos por los que se ha procesado al ex mayor la violencia, requisito indispensable para la rebelión, está ausente.

Trapero está acusado de dos delitos de sedición por el asedio a la conselleria de Economía del 20 de septiembre del año pasado y por el referéndum del 1-O. En ambas fechas, los Mossos no intervinieron para proteger a los guardias civiles que registraban las dependencias de la Generalitat ni para impedir la consulta ilegal.

En ninguno de los dos casos la actuación de los Mossos provocó violencia, según el fiscal, por lo que no sería pertinente que Trapero fuera juzgado por rebelión. El código penal la define como “alzamiento violento y público para declarar la independencia de una parte del territorio nacional”, entre otros fines. Está castigada con entre 25 y 30 de prisión.

Rubira argumentó varias veces en contra de las intenciones de Segarra. En un principio, Alonso y Carballo le apoyaron, pero ante la determinación de la fiscal general y de los del Supremo terminaron cediendo. Finalmente, Rubira tuvo que hacerlo también.

Por su parte, los fiscales del TS se mostraron plenamente convencidos de la acusación por rebelión contra los ex consellers procesados. En ningún momento, según ha sabido este confidencial, se plantearon cambiar su estrategia y pedir las penas por sedición.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes