Política

Hablan los expertos: a Rusia y China no les interesa una guerra EEUU-Irán

Alertan del riesgo para las tropas españolas tras la solicitud de Trump a la OTAN

Banderas de Iran, EEUU, y UE de fondo
photo_cameraBanderas de Iran, EEUU, y UE de fondo

La coyuntura en Oriente Próximo está cada vez más candente. El bombardeo de dos bases militares estadounidenses en Irak por parte de sus vecinos iraníes no parece ser el último que pueda producirse en la región. Este ataque se enmarca dentro de la “venganza por Soleimani” que ya había anunciado el líder supremo Ali Jamenei.

El objetivo de Irán, como han vuelto a aseverar desde el gobierno de Teherán, es que la presencia estadounidense desaparezca por completo de la región. Han asegurado también que cualquier país que colabore con Estados Unidos y con su “ejército terrorista” en un acto agresivo contra Irán, será objeto de un ataque.

El gobierno iraní tampoco ha cerrado la puerta a llevar a cabo más arremetidas contra posiciones e intereses estadounidenses, y aunque en las bases atacadas no había militares españoles, sí que hay 550 efectivos españoles desplegados en Irak. Estos soldados, según ha asegurado la vicepresidenta Carmen Calvo, no tienen previsto abandonar la Operación Apoyo a Irak, al menos por el momento. Sólo han sido enviados a Kuwait una decena de militares.

Según afirma a ECD Juan Carlos Fernández Cela, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, el anuncio de Irán de abandonar parcialmente el acuerdo nuclear, unido a la inseguridad de navegar por el Estrecho de Ormuz y el aumento del precio del petróleo, derivado en parte de esta inseguridad, supondrá una escalada en la tensión entre ambos países.

Si no se plantean medidas correctoras por la vía del incremento de producción de otros países, la tendencia podría estabilizarse y mantenerse. Este aumento no significaría nada positivo para la economía europea ni, desde luego, para la española.

Por su parte, Salvador Sánchez Tapia señala como dato clave que ni Rusia ni China están interesados en un conflicto entre Estados Unidos e Irán que pueda desembocar en una guerra abierta entre ambas naciones que ponga en peligro sus intereses.

Para Rusia...

El experto Salvador Sánchez Tapia, investigador principal del think tank Global Affairs and Strategic Studies de la Universidad de Navarra, apunta que “Rusia está haciendo esfuerzos para reemplazar a Estados Unidos como la principal potencia en la región”, al mismo tiempo que trata de ofrecer la imagen de Norteamérica como un “socio poco fiable, que abandona a sus aliados en dificultades”.

El aumento de la crisis puede tener un impacto negativo en ese afán, retrasándolo o, en el peor de los casos, terminando con él si finalmente Estados Unidos revierte su política de gradual abandono de Oriente Medio, motivado por la tensión con Irán.

Rusia no es tanto un aliado incondicional de Irán, si no más bien un aliado de conveniencia. “Irán es un competidor de Rusia por influencia en la región, particularmente en Siria, y puede intentar influir negativamente sobre el islamismo de la Federación Rusa”. Además, en Moscú no estarían especialmente felices con la bomba nuclear en Irán.

Para China...

“La postura de China está supeditada por su gran dependencia del flujo estable de petróleo de Oriente Medio. Por este motivo, no tiene ningún interés en la inestabilidad que acarrea este incremento de la tensión”, asegura Sánchez Tapia a ECD. Lo más probable es que actúe como un moderador, y se sirva de la crisis como una oportunidad para incrementar su influencia en la región. “China no está interesada per se en convertirse en árbitro de la seguridad en la región, pero sí está interesada en una región estable, amigable para el comercio”.

El proyecto “One Belt, One Road”, que trata de construir una especie de nueva Ruta de la Seda y tiene a esa región como un elemento clave, es otra de las razones por las que China tratará de mantener la crisis dentro de unos límites asumibles. “Una guerra abierta entre USA e Irán podría afectar negativamente a este proyecto”, concluía Salvador.

Fechas clave

27/12/19 - En la base K1, ubicada a 15 kilómetros al noroeste de la petrolera Kirkuk, en el norte de Iraq, un contratista civil estadounidense muere y varios miembros del personal estadounidense e irakí resultan heridos en un ataque de una treintena de cohetes contra una base militar. Estados Unidos responsabiliza a las milicias chiítas irakíes.

29/12/19 – Estados Unidos, como represalia por el bombardeo, despliega un ataque aéreo en Iraq y Siria contra cinco instalaciones vinculadas a milicias respaldas por Irán. 25 personas resultan muertas como consecuencia.

31/12/19 – Manifestantes, miembros o simpatizantes de las milicias chiítas mayoritariamente, irrumpen en la embajada estadounidense en Bagdad. Consiguen entrar en el recinto y queman parte del muro, además de algunas cabinas y torres de vigilancia.

02/01/20 – El secretario de defensa, Mark Esper, advierte a Irán que si continua su campaña contra los intereses de Estados Unidos en la región “lo lamentará”, dado que están listos para afrontar un “comportamiento más ofensivo” visto el intento de asalto de su embajada en Irak.

03/01/20 – Qassem Soleimani, el general más poderoso del ejército iraní, es asesinado en un ataque con drones reivindicado por la Casa Blanca porque estaba desarrollando "planes activos" para atacar a las tropas y diplomáticos estadounidenses.

08/01/20 – Irán bombardea una base militar de Estados Unidos en Irak. Donald Trump comparece y confirma que ningún estadounidense ni irakí ha sido herido y que impondrá más sanciones a Teherán.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?